La vida en los cuarteles bajo el 1er Imperio, por Alain Pigeard

Esta semana nos ponemos otra vez el uniforme gracias a Alain Pigeard (Dijon, 1948), que es uno de los grandes historiadores especialistas en la historia de Napoleón y en la era napoleónica. Ha publicado unos 63 libros y más de 400 artículos en diferentes revistas como Historia, Le Figaro, La Revista Napoleón, Tradition (en la que se incluye nuestra entrada de hoy), Napoléon Ier y The Magazine, etc. Ha visitado todos los lugares napoleónicos desde Córcega hasta Santa Elena a través de 160 campos de batalla. Asesor histórico en varias películas napoleónicas, es también comentarista-guía en las colecciones de pintura napoleónica del Palacio de Versalles.
Tal como nos narra Pigeard, la vida del soldado francés no sólo transcurría en los campos de gloria y muerte de las grandes batallas napoleónicas sino que se veía salpicada de ocasionales estancias de diversa duración, en los cuarteles, las cuales como veremos no gozaban de las simpatías de los militares franceses de la época. Nadie mejor que un especialista como Pigeard para retrocedernos en el tiempo y mostrarnos los quehaceres y la vida cotidiana de los militares del Emperador acantonados en tiempos de paz:  
\”Si nos referimos a la correspondencia de Napoleón quien escribió el 16 de noviembre de 1806 que \”los conscriptos no necesitan pasar más de ocho días en el cuartel\”, uno estaría tentado a creer que los soldados de los ejércitos napoleónicos nunca vivían en los cuarteles. Esta frase, escrita en pleno período de los dolorosos comienzos de la campaña de Polonia, traduce todo el entusiasmo del Emperador, ¡que tanta necesidad tiene de hombres! Y sin embargo, entre la conclusión de la paz de Tilsit, en julio de 1807, y la renovación de hostilidades con Austria en abril de 1809, algunos regimientos estuvieron cerca de dos años dentro de los cuarteles.(1)

Escena de cuartel de caballería. Dibujo de Myrbach para el libro de memorias del capitán Parquin.

LA VIDA EN LOS CUARTELES EN EL IMPERIO

Esta existencia, lejos de las batallas con nombres prestigiosos, es mucho menos conocida y no ha despertado la pluma de los memorialistas; así que encontramos poca información sobre este estado de la vida militar.
La revista \”Tradition\”(1) te ayudará a entrar en la habitación de un soldado del Imperio y seguirlo todo el día en su vida diaria, lejos de la gloria …

EL DESPERTAR

El día del soldado comienza de forma variable de acuerdo con las instrucciones del jefe de cuerpo. En principio, el reglamento prevé el despertar a las 6:00 en el verano (del 1 de abril al 30 de septiembre) y a las 7:00 en el invierno. El soldado es despertado con el toque de tambores: \”El despertar\”.

El cabo de la escuadra (hay en principio dos por habitación) levanta a los soldados y hace la llamada, que luego se informa al sargento mayor; luego verifica el estado de los presentes y se dirige al ayudante de semana que está a cargo de recibir la llamada de todas las compañías. Acabados la llamada y levantarse, se procede luego a limpiar las habitaciones; esto consiste en hacer las camas y sacudir los colchones, barrer las habitaciones, airear los lugares abriendo las ventanas y al final, guardar los uniformes, el equipo y el armamento según esté prescrito como veremos más adelante. Mientras tanto, los lugares comunes se limpian por los detenidos en las dependencias de policía, por los conscriptos, en su defecto por los soldados amonestados, lo que parece excluir a los hombres de las compañías de élite.
Cuando el trabajo está terminado, el soldado debe vestirse con la vestimenta prescrita. Entre la llamada de la mañana y la sopa de la mañana, se harán todos los informes especiales de las compañías y el informe del regimiento.
A las 8 en punto, el cirujano mayor del cuerpo visita a los hombres registrados en el registro de los enfermos.

El cuartel de Auxonne (Côte-d\’Or). La mayoría de los cuarteles, como el de Auxonne, datan del siglo XVIII. Para evitar tener que alojar a las tropas, las comunas ricas tenían un cuartel construido. Este fue construido a partir de 1759 con el dinero de la venta de madera de los bosques cercanos. El pabellón \”Real\”, representado aquí, albergaba a 47 oficiales. Fue aquí donde un joven segundo teniente llamado Buonaparte, que acababa de ser nombrado miembro del regimiento La Fère, llegó en junio de 1788. El primer regimiento de artillería a caballo se alojó aquí entre 1810 y 1812.

LOS INFORMES

El informe diario para cada compañía será dado por el cabo al Intendente-tesorero. Este informe indica los movimientos de la tropa (las entradas al hospital, los hombres que se van de permiso, los que salieron de prisión, etc.). Después de la verificación, los informes se envían al capitán de la compañía a través del sargento mayor. El informe de la compañía está firmado por el capitán; él menciona, para cada compañía, el número de los presentes y las razones de las ausencias; luego lo envían de vuelta al Intendente-tesorero.

A las 9:30, el ayudante principal y el ayudante de semana van al encuentro del mayor de semana para entregarle el informe general; el mayor irá luego al coronel para informar sobre todos los movimientos de la tropa del día anterior. Recibido el informe, el coronel indica para el final del día el \”horario del regimiento\” que está escrito por el ayudante en un libro de órdenes particular.

LA SOPA DE MAÑANA

A las 10 en punto de la mañana, el tambor de servicio, por un toque específico, anuncia la hora de la sopa. Los soldados comen en su habitación. La compra de alimentos es respaldada por la propia tropa. La gestión ordinaria se confía en principio a un cabo que lleva un registro de recibos y gastos. El cabo \”ordinario\” que va de compras, lleva consigo un fusilero para llevar provisiones y controlar los gastos. ¡Por tradición, estos dos hombres tienen el derecho de invitarse a sí mismos en la mesa común! Todos los días, un soldado es nombrado para hacer la sopa. Si es malo, es castigado con el zapato. A veces se contratan cocineros para esta tarea. Dos veces al mes, el capitán de cada compañía recibe un certificado de los panaderos, los carniceros y otros proveedores, ya que los pagos son regulares.  
Mientras los soldados comen la sopa, los lugartenientes semanales revisan la limpieza de las habitaciones.

LA LLAMADA

\”La llamada al orden\” a las 10:30 h, se realiza con un repique de tambor que  reúne al regimiento al completo para la llamada en la plaza de armas. Las compañías se alinean desarmadas en tres filas y con la vestimenta prevista el día anterior, aunque puede ser también con armas y bagajes,
Los soldados de la guardia -en uniforme y armados- son igualmente inspeccionados. La llamada se efectúa por el sargento-mayor que entonces revisa la uniformidad de los hombres. Cumplidas estas formalidades, las compañías forman en círculo y escuchan las órdenes de servicio y las tareas para el día.
Los tambores y los músicos del regimiento son inspeccionados por el tambor-mayor. Si el tiempo es demasiado malo para la llamada, ésta puede realizarse dentro de las habitaciones o en los corredores. En el informe general, el capitán a cargo de la \”policía\” visita a los enfermos, las dependencias de policía y la prisión, a fin de informar seguidamente al comandante del regimiento.
A las 11:15 de la mañana, la llamada para la guardia de servicio es dirigida por el ayudante-mayor en la plaza de armas. Los soldados que \”bajan\” de la guardia deben descargar las armas con el tirabuzón y enseñar los cartuchos. ¡Los soldados montan guardia con el mosquete cargado!

El teniente Chevalier nos ha dejado este testimonio notable, ingenuo pero precioso. Incluso entre los Cazadores a Caballo de la Guardia, la sala de policía está llena y hay una docena de cazadores matando el tiempo. El grupo central juega a las cartas, de hecho el \”noble jeu de la Drogue\” que se juega dos contra dos, juego en el que la carta J (el valet, llamado Mandrin) es la carta más fuerte. A la derecha, un soldado juega con un perro y otro fuma, el grupo de la izquierda está discutiendo. El mobiliario es lo más simple posible, tres bancos y una cama grande en las coberturas están desordenadas. La pared está cubierta de pintadas: \”Vivir libre o morir\”, \”Libertad, Igualdad, Marengo, Austerlitz, Wagram, Borodino\”, \”Amor y Gloria\”, \”Morir por la patria es lo más bello, lo más envidiado\”, \”A las armas ciudadanos\”, \”Bonaparte primer Cónsul de la República Una e Indivisible\”, \”Aníbal, Julio César, Alejandro, Turenne, Federico: total Napoleón\”(sic), etc. No hay nada estandarizado sobre el atuendo de los hombres castigados en la sala de la policía, pues casi todos están vestidos con gorras de servicio. (Con la amable autorización de la Fundación Dosme-Thiers)

 


TAREAS Y EJERCICIOS

Desde el final de la llamada hasta la sopa de la noche, la jornada del soldado está cubierta por las tareas domésticas, el tiro al blanco (dos veces por semana), el manejo de las armas aprendiendo la carga del rifle en 12 tiempos y 18 movimientos, las maniobras (tres veces por semana), según lo definido por la regulación de la infantería de 1 de agosto de 1791, que permanecerá en vigor hasta 1831.

El entrenamiento de la formación en cuadro para la infantería es particularmente ejecutado, ya que es la base misma de la resistencia de la infantería a las cargas de caballería. El soldado usa los pantalones de tela, la chaqueta y el gorro de servicio para estos ejercicios o más tarde, el pokalem.

LA SOPA DE LA TARDE

A las 16 en punto en invierno, o a las 17 en punto en verano, el tambor de servicio anuncia repicando el tiempo para la sopa. ¡El cabo y los soldados se encuentran por segunda vez en el día para mojar el pan! El cabo designa a aquellos que llevarán la sopa a los hombres de la guardia.

EL RETIRO

Todas las noches, a la hora fijada por el jefe del cuerpo, los tambores del regimiento están todos en la plaza de armas para \”batir la retirada\”; Los suboficiales y los soldados están presentes en el cuartel.
Media hora más tarde, otro toque de tambor indicó la llamada de la tarde en cada sección por el sargento, en presencia del sargento mayor y el teniente de la semana. Un sistema jerárquico de informes llega al jefe del cuerpo. Después de la llamada, el cuartel se cierra, si es materialmente posible .

APAGAR LOS FUEGOS

El horario es prescrito por el jefe del cuerpo y se anuncia con un último toque de tambor o trompeta en la caballería. Excepcionalmente, el comandante del cuerpo puede ordenar inspecciones nocturnas a las habitaciones si lo considera necesario.

LA HIGIENE

Aunque las personas hagan su limpieza personal, esto no se entiende con el mismo sentido que en la actualidad. En la mayoría de los casos, se trata de frotarse la cara y el cuerpo con agua fría y, a veces, afeitarse. ¡En cualquier caso, nos afeitamos todos los domingos! En cuanto a los baños, son raros, excepto si uno está cerca de una corriente de río.

EL SÁBADO

Salvo excepción, este es el día en que no hay ejercicios o maniobras. El día está reservado para las obras de limpieza y buen desempeño: los muebles de las habitaciones deben lavarse, las mantas de las camas deben batirse con bastones duramente, los colchones removidos o vueltos. Además de esto, el soldado debe verificar el estado de su equipo, su armamento y su atuendo.

EL DOMINGO

Todos los domingos por la mañana, a las 10.30h, hay una inspección general del regimiento. la realiza el jefe del cuerpo acompañado por todos los oficiales. Los hombres están presentes naturalmente con la vestimenta que se les fija; Por lo general, es el abrigo, la chaqueta y los pantalones de piel entre los jinetes. En la caballería, si el jefe del cuerpo lo decide, la inspección se puede hacer con los caballos equipados y los jinetes montados, este tipo de revisión permite a los oficiales verificar el estado de los equipos, cinturones, bridas, monturas etc.
Si la inspección se lleva a cabo fuera del lugar de depósito, se hace inicialmente al nivel de cada compañía por el capitán, luego por el jefe de cuerpo para la inspección general.

En cuanto a las revistas en la Guardia Imperial, cuando el Emperador está presente, no son todo muy anodinas, como lo demuestra Jean-Baptiste Barres. La inspección descrita se celebró cerca de París, el 11 de septiembre de 1806, en la llanura de Sablons. Es cierto que se entrará en campaña contra Prusia en menos de un mes:
\”Las compañías se desplegaron en una sola fila, las bolsas en el suelo, abiertas ante cada hombre, y los jinetes a pie sosteniendo a sus animales por la brida, el Emperador caminó más allá del frente de la fila, preguntaba a los hombres, comprobó las armas, los sacos, la ropa, con una lentitud desesperante, y también comprobó los caballos, los cañones, los cajones, los furgones, con la misma solicitud, la misma atención que para la infantería.\”


REVISTAS MENSUALES Y TRIMESTRALES

Cada mes, una visita general de la ropa y los efectos del pequeño equipo de los suboficiales y los soldados se lleva a cabo por los capitanes en cada compañía. Los objetos se comprueban con el carnet individual en poder de cada hombre. También lee un extracto de las regulaciones militares sobre los puntos principales y el reglamento se publica en la sala para los recién llegados.
Cada trimestre, el jefe de cuerpo hace una visita de los efectos de ropa  y los zapatos del regimiento. Además, está obligado a hacer lo mismo a su llegada y a su salida del regimiento, todo esto, por supuesto, registrado en los registros reservados para este fin.

LA DISCIPLINA

Los castigos deben anotarse en un registro especial, presentado al jefe del cuerpo; él puede suprimirlos, aumentarlos o conservarlos. La jerarquía de los castigos es la siguiente: tareas de la habitación, la plaza de armas, el cuartel, servicio en las puertas de la ciudad o el cuartel, servicio en la sala de policía durante un mes. En 1791 el reglamento preveía el castigo de la bebida para los borrachos a razón de una pinta por día durante tres días; este castigo, considerado un castigo corporal, será suprimido por el decreto del 4 de mayo de 1792, la prisión por quince días, la mazmorra por cuatro días a pan y agua, y el piquete por tres días; notar que solo la mazmorra y la prisión suspenden las funciones militares.


Este remarcable dibujo del teniente Chevalier nos da una idea de lo que era una habitación de Cazadores a caballo de la Guardia Imperial acantonado en la actual Escuela militar, por entonces \”Cuartel Bonaparte\” en París. Doce hombres ocupan la habitación; a la derecha las camas donde duermen dos cazadores se hacen de acuerdo con la ordenanza sobre la gran plataforma por encima de la cama se coloca el porta-mantos hecho y cerrado; se colocan sobre abrigos doblados y empaquetados; en general el gorro protegido por una caja etiquetada con el nombre de su dueño. El porta-documentos, el sable y la cartuchera están colgando de un clavo debajo del tablón del que hablamos arriba. Al fondo de la sala están colgadas las bridas de los caballos y por debajo de los cubos de lona para los caballos. A la izquierda de la ventana, mosquetes y pistolas se cuelgan bajo la etiqueta del nombre del propietario, la pletina por fuera y el percutor abatido. Las sillas de los caballos se colocan en la habitación cuando no hay un lugar especialmente organizado. En los estantes de la izquierda está el pan (estante superior) y los otros alimentos frescos y vegetales debajo; en el nicho, a la derecha de la chimenea, se almacenan utensilios y sartenes para hacer la \”sopa\”. El mobiliario común es muy simple; algunas mesas y sillas La habitación se calienta gracias a una chimenea que también se utiliza para preparar las comidas. La escena que se muestra es \”la cérémonie de savatte\” que consistía en castigar a un soldado culpable de una falta cualquiera. El sargento presidía la \”ceremonia\”, el culpable, doblado en dos, presentaba su trasero con el fin de recibir una serie de golpes con el zapato. ¡Este castigo, más humillante que doloroso, en principio, eliminaba el deseo de reincidir!    (Con la amable autorización de la Fundación Dosme-Thiers)

UNA HABITACIÓN DE SOLDADOS

Las habitaciones están previstas por regla general para 14 a 16 hombres, si es posible integrantes de la misma escuadra y la misma sección. En la puerta está el nombre de los ocupantes, así como en cada cama de la habitación.

Las camas están diseñadas para dos hombres. Muy a menudo, un veterano comparte el lecho con uno más joven; duermen sobre un colchón y un jergón y se protegen con una manta. La habitación se calienta gracias a una chimenea, pero generalmente con un pequeño hornillo; el combustible es turba o madera. Cuando se trata de turba, se pone al lado de la chimenea, para la madera, se debe colocar debajo de las camas. Cuencos y otros instrumentos para cocinar se almacenan cerca de la chimenea. Encima de la cama hay una tabla sobre la que se coloca, doblada boca abajo, la ropa, el gorro colocado en una caja, la mochila y la bolsa de polvo para blanquear los correajes.
Los zapatos están colgados, las suelas hacia afuera, con clavos plantados en el tablero mencionado anteriormente. La ropa sucia está encerrada en una bolsa, pero nunca debe colocarse entre el colchón y el banco. La limpieza de la ropa se confía con mayor frecuencia a una lavandera pagada por el soldado, ya que los uniformes está expresamente prohibido lavarlos, solo se permite el cepillado. Cuando sabemos que la regulación prevé un período de entre dos y tres años para los uniformes, ¡podemos imaginar fácilmente lo que podrían parecer después de una campaña!
Las armas también se almacenan en la habitación. Los rifles se colocan en una parrilla y cada arma se identifica con una etiqueta con el nombre de su propietario. La cartuchera, provisto de estos cartuchos, está en el espacio entre la cama y la pared, acompañado por el pequeño sable (briquet).
Los cabos se alojan con la tropa, es decir con su escuadra, el tambor se aloja con la primera escuadra. El sargento mayor, los sargentos, el cabo-intendente, viven juntos en una habitación separada. El tambor mayor, los músicos y el tambor corporal tienen una habitación especial, al igual que los ayudantes. Desde el empleo de segundo teniente, se les reserva una habitación privada.
En opinión general, la lectura de memorias militares muestra que a los soldados no les gustaba la vida de cuartel, la lectura de las memorias de Stanislas Girard reflejan cuánto se ocupaba todo un día y comenzando temprano, especialmente en la caballería porque era necesaria cuidar, además, del caballo.
Cada soldado soñaba con un buen acantonamiento en la buena Baviera, un país rico y amigable donde los soldados franceses eran particularmente apreciados, especialmente por las bávaras …
_________________________________________________________________________________


La jornada de un guardia de honor


Los testimonios sobre la vida diaria en los cuarteles son extremadamente raros, por lo que parecía interesante citar un extracto de los recuerdos de Stanislas Girard, guardia de honor del 2º regimiento. La acción tiene lugar en 1813. \”Desde mi incorporación a la Séptima Compañía, permanecí tres días en los cuarteles de Fort Metz, que son bastante buenos, cada escuadrón tenía su habitación donde hay ocho camas, una chimenea, tablas para poner los efectos y los ganchos para suspender el arnés del caballo. Cada habitación tenía asignada una cocinera, a la que el grupo pagaba diariamente. Sobre las cinco de la mañana, una trompeta toca la llamada y las cinco y media suena: \”Dale la patada a los caballos\”. A las seis en punto, la llamada, todos los guardias van al lugar con su equipo, los brigadieres hacen primero una llamada, luego el sargento, a la derecha, a la izquierda, etc., cada uno va a su caballo, hacia los establos, la barriga durante media hora, lo lleva a beber, regresa y permanece cerca de él mientras come avena.  Luego vamos al forraje, algunos con cuerdas para el pajar, los otros con sus bolsas de avena. Entonces ya son las nueve o diez en punto; si suena la llamada de bota-silla, toda la parafernalia debe ser desmontada y recogida; a veces es simplemente para inspeccionar las bridas u otras cosas, pero otras veces es para salir y maniobrar en la llanura. Cuando volvemos, desmontamos; debemos regresar a la habitación, silla, cubierto, schabraque, bridas, etc. Cenamos sopa, hervida y verduras; luego cada uno limpia sus efectos y los arreglamos, cada uno en su lugar; a veces nos acostamos en nuestra cama. A las tres en punto suena la segunda llamada, y a las cinco montamos por segunda vez, a veces por primera vez. A menudo, por la mañana, nos ponemos pantalones de lino y vamos al río; pero por la tarde, nos indican el vestido para llevar y la manera de ensillar, es decir, si se pone solo la silla de montar o si ponemos todo el guardarropa.\”

_________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) – \”La vie a la caserne sous le Premier Empire\” – Alain Pigeard, Magazine TRADITION, núm. 14, mars 1988
(2) – https://fr.wikipedia.org/wiki/Alain_Pigeard

Imágenes:

a) – https://www.geneanet.org/cartes-postales/view/5886346#0, por Jacques Fumey.
b) – \”La vie a la caserne sous le Premier Empire\” – Alain Pigeard, Magazine TRADITION, núm. 14, mars 1988
c) – \”La vie a la caserne sous le Premier Empire\” – Alain Pigeard, Magazine TRADITION, núm. 14, mars 1988
b) – https://www.pinterest.es/pin/183029172333855144/

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s