La España anterior a la Guerra de Independencia, por Shannon Selin.

Durante el siglo XVIII y XIX España fue visitada por muchos ciudadanos europeos, muchos de los cuales dejaron por escrito las impresiones de sus viajes, aunque como señala María del Mar Serrano: \”España no era un país suficientemente conocido tampoco por los lectores habituales de relatos de viaje, puesto que no fue hasta bastante entrado ya el siglo XIX cuando se produjo la eclosión de este tipo de obras sobre España.\” [2] Uno de estos viajeros fue Robert Semple, ciudadano estadounidense de padres ingleses, que gracias a su pasaporte pudo viajar por países que normalmente estaban vetados a los británicos, y que recopiló sus vivencias e impresiones en varios libros, entre ellos, \”Observations on a journey through Spain and Italy to Naples; and thence to Smyrna and Constantinople: comprising a description of the principal places in that route, and remarks on the present natural and political state of those countries\”, publicado en Londres en 1807. 
Shannon Selin, (https://shannonselin.com), recoge en su encomiable página web algunas de las impresiones del viaje de Robert Semple en su paso por España y concretamente por su capital, Madrid, así como aspectos tan diferentes como la vestimenta, las diversiones, la cultura, el carácter de los españoles o ya más comprometidamente, sus apreciaciones sobre la figura del controvertido Godoy o las figuras del rey y la reina en la corte. 
Agradecer especialmente desde estas líneas a Shannon Selin su amable autorización para poder reproducir traducido su artículo en nuestro blog.
La autora, con \”La pradera de San Isidro\”, de Francisco de Goya (1788), de fondo. (a)

LA ESPAÑA ANTERIOR A LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

En 1805, el escritor británico Robert Semple viajó por España. Sus observaciones sobre el viaje, publicadas en Londres en 1807, dan una idea de cómo era España antes de la Guerra de la Independencia (1807-1814) y antes de que Napoleón colocara a su hermano mayor, José Bonaparte, en el trono español. En el momento de la visita de Semple, Carlos IV, miembro de la familia Borbón, era el rey de España. Carlos se interesó poco en los asuntos de gobierno, dejándolos en manos de su esposa, la reina María Luisa, y del primer ministro español, Manuel de Godoy, quien se pensaba que era el amante de la reina. España se encontraba en una alianza forzada con Francia. Estos son algunos de los pensamientos de Semple sobre España:

 

\”Feria de Madrid en la Plaza de la Cebada\”, por Manuel de la Cruz Vázquez, hacia 1770-1780 (b)

Carreteras españolas

\”Las carreteras de Portugal están en un estado de lo más descuidado, mientras que en España, apenas pasamos las fronteras, las vemos excelentes desde Badajoz a Madrid. Los portugueses no tienen escrúpulos en confesar su razón de, no solo abandonar así sus caminos hacia España, sino conducirlos absolutamente por el terreno más difícil y pedregoso: \”No queremos\”, dicen, \”hacer un camino a Lisboa para los españoles\”. Los españoles, por el contrario, construyen excelentes caminos, en todas direcciones desde su metrópoli hasta las fronteras, e incluso hacia Francia…. Con el mismo espíritu, los españoles no ocultan sus fortificaciones y puertos. Cualquier persona puede obtener en Madrid excelentes planos de Cádiz, Ferrol, Barcelona, ​​etc. publicados por el gobierno, y muy superiores en precisión a los ejecutados en otros países. Los franceses, por el contrario, están sumamente celosos de estos puntos.\” [1]

Impresiones de Madrid

\”(Madrid) presenta altos edificios y construidos en piedra; las calles bien pavimentadas y limpias, y los edificios públicos que no están ennegrecidos por el humo, como en Londres, parecen recién construidos. Los grandes ornamentos de Madrid, excluidos sus palacios e iglesias, son sus puertas, parecidas a tantos arcos triunfales, y el Prado o paseo público. La erección de estas puertas fue la gloria o la debilidad de Carlos III, quien se ha preocupado de registrar su nombre en ellas en largas inscripciones; pero se olvidó de agregarles muros, lo que, en mi opinión, habría aumentado mucho el efecto. Hermosas puertas se colocan aquí y allá con un muro miserable, que con unos pocos tres libras se derribarían en una hora; tan extrañamente se mezclan aquí la magnificencia y la pobreza. El Prado, por el contrario, es admirable en todas sus partes, siendo un paseo amplio, adornado con hermosas fuentes, y dividido en avenidas por hileras de árboles…. [2]
(En) los domingos, el rey, la reina y la familia real van y vuelven por el camino de los carruajes y saludan constantemente a la gente cuando pasan. Es en el Prado donde el forastero puede estudiar con provecho la vestimenta, el aire y el andar de los españoles; porque entonces todos pasan en revista ante él, desde el príncipe hasta el mendigo. El noble se baja de su carruaje y deambula entre la multitud, aparentemente despreocupado por su elegante vestido y los adornos de su ojal, aunque nadie los mira tan a menudo como él; el ciudadano se viste a la moda general en toda Europa hace treinta años; mientras que las clases bajas que se aventuran por el Prado, aún visten la ropa echada al hombro, y así conservan las últimas reliquias de la antigua toga.
Todos los hombres llevan gorros de tres cuartos y fuman puros; para este último propósito, los muchachos corren por el Prado con una especie de mecha encendida, que arde sin llama, y ​​sirve para encender los puros. En oposición a ellos, los aguadores, con sus porosas vasijas y copas de barro, venden el agua fresca de las fuentes vecinas; y los diversos gritos de fuego, fuego y agua dulce, agua, se escuchan por encima del murmullo de la multitud mezclada. Pero las mujeres atraen principalmente las miradas del extraño. Su vestimenta sencilla y elegante, sus velos, que sirven para cualquier propósito que no sea el de ocultar sus rostros, la libertad de su andar y su apariencia atractiva, pero no inmodesta, tienden a hacer que un inglés olvide por un momento que son muy inferiores en punto de verdadera belleza a las mujeres de su propio país.\” [3]

Fuera de Madrid

\”Los pueblos y aldeas de España pueden compararse casi universalmente a islas en medio del océano, donde se viaja de una a otra, sin ver ningún objeto intermedio que recuerde la idea de habitación humana. De Lisboa a Madrid, salvo dos o tres lúgubres castillos, no hay un solo asiento de caballero visible en la carretera. Los antiguos períodos de guerra interna y rapiña parecen haber dejado una impresión tan fuerte en la mente y las costumbres de la gente, que temen habitar excepto cerca unos de otros y en grupos para protegerse mutuamente.\” [4]

La Corte española

\”Se puede decir que toda la población de Madrid, compuesta por unas doscientas cincuenta mil almas es, simplemente, un apéndice de la corte, cuya ausencia se siente inmediata y sensiblemente. Para romper, o más bien evitar el resurgimiento del antiguo espíritu feudal, la Corona insiste en que el conjunto de la nobleza española resida en la capital y lo que en un principio fue una institución política se ha vuelto ahora tan de moda, que el destierro del país se considera el castigo más grave. De este gran concurso de nobleza, los modales incluso de las clases bajas comparten mucha urbanidad, aunque en algunos puntos se mezcla con una atención a lo puntilloso. Si dos porteadores se encuentran, no dejan de saludarse con el título de señor y caballero, pero todas las filas están celosas de ceder el muro al andar por las calles, y no pocas veces se han dado duelos por este motivo. Sin embargo, los asesinatos son menos frecuentes, considerando la población, que en la mayoría de las grandes ciudades de España.\” [5]

Comida española

\”En su dieta, los ciudadanos son templados y uniformes. El plato universal y habitual para todas las clases, es el puchero, una especie de guiso de carne y una excelente especie de guisante que crece con la máxima perfección cerca de San Ildefonso; con mucho, esto forma el conjunto de la cena, y es verdaderamente un plato nacional, que se sirve regularmente todos los días en la mesa del rey, así como en la del más pobre mecánico. En la mayoría de los demás artículos de su cocina se utiliza mucho el aceite y, en general, de una calidad muy indiferente; de hecho lo usan lo mismo para sus cocinas que para quemar sus lámparas. El aceite de Valencia es excelente, por eso nunca se encuentra en las carreteras, y un inglés se sorprende al descubrir que, excepto en Madrid, no puede obtener, a ningún precio, un aceite tan bueno como el que se usa comúnmente en Londres. Hay algunos terratenientes que extraen su vino y su vinagre de la misma barrica; pero todos sacan el aceite para sus lámparas y sus ragouts del mismo cántaro; con tanto aceite, agua, vinagre, ajo y pan, cortados en trocitos y mezclados en frío, un español forma un revoltijo, con el que apacigua su hambre durante todo el día…

Otros dos grandes ingredientes de la cocina española son el tomate o manzana del amor y la vaina del pimiento verde. Los primeros cocidos, los segundos hervidos y comidos con pan, forman en sus estaciones artículos muy comunes del alimento de las clases bajas. [6]

(Los) mercados de Madrid están escasamente abastecidos de carne, pero abundantemente de verduras y frutas; de estos últimos, las uvas, melones, melocotones y cerezas son deliciosos. En sus grandes entretenimientos, les gusta traer un plato tras otro; reservando lo mejor para el último, como si se deleitaran en sorprender a sus invitados, seducirlos y obligarlos a comer más, después de estar ya satisfechos. Durante la cena beben bastante vino diluido con agua y con unas cuantas botellas de vino francés terminan la comida. Después de levantarse de la mesa, se sirve café para todos y finaliza la reunión. La mayoría de los invitados se retiran a la siesta o la siesta de la tarde, universal en toda España; y por la noche se vuelven a formar frescas veladas, ya sea para las cartas, el Prado o el teatro.
Así como el puchero es la cena general, así una sola taza de chocolate, con un poco de pan, es el desayuno universal de los españoles; después de lo cual beben uno o dos vasos de agua fría. Siempre que viajan llevan chocolate con ellos, y cuando no pueden conseguir nada más, con un poco de agua tibia y algo de pan, hacen una especie de comida con la que están contentos. Sin embargo, he tenido muchas ocasiones para señalar que su templanza es quizás, en general, más restringida que constitucional o voluntaria. En todas las mesas públicas he visto que un español come tanto como el extranjero a su lado. En el uso del vino son ciertamente templados, y un español borracho, incluso de la clase más baja, apenas se ve en las calles de Madrid.\” [7]

Del fumar

\”[Los españoles] fuman inmoderadamente, y a todas horas, desde que se levantan hasta que se acuestan. No usan pipas, sino que fuman la propia hoja de tabaco enrollada, o cortada pequeña y envuelta en una ligera cubierta, como papel, o las finas hojas de maíz. Grandes cantidades de tabaco así preparado se importan de La Habana, bajo el nombre de puros, en ligeras cajas de cedro o caoba, de mil cada una. Los envueltos en la hoja de maíz se llaman padhillos [N.T. Palillos?], o pajitas, y son fumados principalmente por las mujeres, para cuyo uso también se hacen otros de papel blanco, adornados con una especie de alambre de oro. He visto mujeres de cierto rango jugando a las cartas y fumando estos padhillos.\” [8]

Diversiones

\”Danza de los Majos a orillas del Manzanares\”, de Francisco Goya, 1777 (c)

\”Las diversiones son ahora muy parecidas a las de otras partes de Europa, y contienen poco que sea nacional, desde la supresión de las corridas de toros por el actual rey. La humanidad fue el motivo alegado de esta supresión; pero se dice que se debió a que el pueblo expresó en voz alta su descontento por algunas órdenes dadas por él en relación con el manejo de una corrida en la que él estuvo presente. El murmullo se llamó motín: el despotismo se alarmó; y ya sea para mostrar su poder o sus temores, el rey prohibió de inmediato esta diversión favorita de un gran pueblo. El calor del clima desalienta los ejercicios atléticos; caminar por el Prado, montar en carruajes, naipes, fumar y jugar al billar, son, por tanto, las principales diversiones de los madrileños. Sus teatros rara vez están abarrotados sino en la representación de una nueva pieza; y el gusto del público ciertamente no es aquí muy correcto, y a menudo aplaude no solo bufonadas sino la indecencia…
La obra generalmente es seguida por un baile de una o dos personas, y es el fandango o la bolera. El primero no es muy decente, pero el segundo, en el que los bailarines marcan el ritmo con sus castañuelas, es agradable. A la gente le gustan asombrosamente ambos y, aunque el baile dura muy poco tiempo, parece que a menudo obtiene más placer que el conjunto de la obra. La vestimenta de las bailarinas es la de las andaluzas, cargada en exceso de adornos, lentejuelas y flecos, pero produciendo un efecto rico y seductor.\” [9]

Museos

\”Apenas hay una iglesia o un convento que no contenga alguna peculiaridad arquitectónica, algún cuadro, estatua o columna digna de ser vista. El palacio del Retiro, y más aún el nuevo palacio, contiene muchas curiosidades y valiosas pinturas. Esta última, como muchas grandes empresas españolas, permanece inconclusa; si se completa, sin duda sería el palacio más importante de Europa….
Sobre todo, el Museo Real no debe pasar desapercibido. Aquí no se necesitan boletos ni dinero para poder entrar. Está abierto algunos días de la semana y a horas determinadas, durante las cuales se admite a todas las personas de apariencia aceptablemente decente. La colección de animales, aves, minerales, troncos y otros artículos de historia natural, no es quizás superior a la de muchos otros países; pero las curiosidades de América del Sur, y que se muestran aparte, son como no se pueden encontrar en ningún otro lugar. Allí no solo se conservan pieles de animales y aves, propias de ese continente, sino también armas, vestidos y utensilios de los antiguos peruanos… La visión de estos trofeos, comprados a costa de tanta sangre inocente, despierta profundas reflexiones en la mente.\” [10]

Huesos Santos

\”Las procesiones religiosas se gestionan aquí con gran magnificencia, y de hecho pueden calificarse como una de las principales diversiones del pueblo. A veces es la reliquia de un mártir, a veces de una santa e incluso de un apóstol, o de un padre primitivo de la iglesia. El inapreciable cráneo, o brazo o dedo se lleva por las calles revestido de oro y cubierto con un dosel, y la gente se arrodilla a medida que se acerca. Pero grande es la alegría cuando todo el cuerpo de un santo, o una bolsa entera de huesos sagrados es el tema de la pieza. Se dan a conocer públicamente las calles por donde ha de pasar la procesión, y los habitantes cuelgan sobre sus balcones ricas alfombras y cortinas de terciopelo, al mismo tiempo que se apiñan de mujeres vestidas con sus mejores ropas. Primero marcha una banda de música que toca melodías solemnes; luego los coristas que entonan himnos, y les sigue una larga fila doble de monjes, con cirios encendidos y generalmente vestidos de blanco.
Por fin aparece la reliquia sagrada, llevada por seis u ocho sacerdotes robustos, en un santuario de plata maciza, y sombreada del aire nocturno por un rico dosel de seda. Un sacerdote lo precede, blandiendo un incensario de plata, que arroja nubes de perfume, y caminando hacia atrás, para no parecer faltar al respeto a los huesos sagrados. Una compañía de soldados con bayonetas fijas cierra la procesión; y felices son los elegidos para este servicio, no solo por la santidad del oficio, sino también porque se les paga un cuarto de dólar cada uno. Una gran multitud de ambos sexos, y de todas las edades y condiciones, sigue al conjunto con la cabeza descubierta. Vi las reliquias de Santa Bárbara llevadas y atendidas… sostuve a una niña en mis brazos, para que pudiera ver por encima de las cabezas de la multitud, y durante este tiempo algún piadoso español aprovechó la oportunidad para hurgar en mi bolsillo.\” [11]

Espías

\”Aprecio bastante los modales de los habitantes [de Madrid]; pero lamento encontrar sus conversaciones más privadas entorpecidas por el miedo a decir cualquier cosa que pueda llegar a oídos de un gobierno celoso. Me siento como todos los demás, meramente un apéndice y uno de los esclavos de la corte. Espías envueltos en grandes capas están en las esquinas de todas las calles. Los hombres conversan aquí en susurros y encogimiento de hombros, y estoy cansado de que mis amigos me recuerden constantemente que no debo hablar con tanta libertad.\” [12]

El carácter español

\”(Los) españoles son generalmente serios, de andar y aire algo majestuosos, pero no conservan su carácter en todo momento, siendo excesivamente aficionados a los objetos y dichos risibles; ni hay en Europa ningún idioma, que tanto abunda en expresiones cotidianas, calculadas para provocar una sonrisa, como el español. Me parece que se equivocan mucho quienes suponen que los españoles no son más que un pueblo grave y serio. Conservan una gravedad forzada, especialmente con extraños; porque la dignidad y la antigua gloria de su país, están siempre presentes en la mente de un verdadero español; pero se entregan a toda diversión y placer, a su alcance, con una especie de furia, que demuestra que su seriedad es más habitual que constitucional. Concibo la grandeza del alma como el carácter que afectan por encima de todos los demás; sin embargo, en esto se contentan con sonidos vacíos y un nombre vanidoso, en lugar de apuntar a la realidad. Por tanto, un español puede sentarse dócilmente y ver a su rey insultado, su país vendido y tributario de Francia, y sus propios privilegios y libertades personales reducidos; y aunque no pueda hacer una sola lucha, ni siquiera desahogar un suspiro inútil por la grandeza caída de España, todavía puede preservar su grandeza de alma.
¿En qué consiste entonces? En la jactancia de que el sol nunca se pone sobre los dominios españoles; en informarte que España era la sede del saber, la civilización y la filosofía, cuando Inglaterra, Francia y Alemania estaban cubiertas de bosques y parcialmente habitadas por bárbaros; asegurarte que los españoles son los más honorables y nobles de entre todas las naciones; en la construcción de puentes de piedra sobre riachuelos; uniendo arcos triunfales a muros de barro; en la planificación de los esquemas más magníficos para unir el Duero; el Ebro; y el Tajo; el Níger y el Nilo; el Mar del Sur y el Caribe; pero nunca ejecutándolos.\” [13]

La familia real española

\”Carlos IV de España y su familia\”, de Francisco Goya, 1800 (d)

\”El Rey es un hombre de buenas intenciones, pero de comprensión limitada, y un mero esclavo de los placeres de la caza, que constituye no solo su única diversión, sino su principal ocupación. Sus pensamientos están constantemente ocupados por perdices, liebres y jabalíes; y su mayor hazaña es haber disparado tantas armas en el transcurso de un día. Estas están constantemente presentes para él, listas y cargadas por sus cazadores, tan rápido como puede descargarlas, y por eso la matanza que a veces hace es casi increíble. Hay que reconocer que es un excelente tirador; pero lo que es más importante para él, parece ser consciente de los efectos fatales de esta pasión ciega en el monarca de un gran reino, y ha dado órdenes estrictas de que no se permita que sus hijos adquieran propensiones similares. En su persona es muy alto y robusto, y en general está sano, debido sin duda al ejercicio constante que realiza y a su templanza en la bebida, siendo el agua su única bebida. Tal es el actual Rey de España. Su consorte forma lo contrario con su carácter insensible, siendo intrigante, vengativa y esclava de pasiones muy distintas a las de la caza. \”Es a través de ella\”, dicen los españoles en secreto, \”que se degrada la realeza y se deshonra el nombre español. Para satisfacer sus indignas pasiones, se ha levantado de entre las filas a un desgraciado para dominar nuestra nobleza y vender nuestro país a Francia.\” [14]

Manuel de Godoy

\”(Godoy) es odiado universalmente; pero eso es en privado: ante él hasta los Grandes de España deben lucir una sonrisa, y Madrid está lleno de sus espías. Sin embargo, es sabiamente consciente de las incertidumbres de las revoluciones, y se dice que ha depositado grandes sumas de dinero en bancos extranjeros, además de tener grandes cantidades de metálico atesoradas secretamente en su propia posesión…. (Su) propio regimiento de dragones siempre está cerca de él, monta guardia en su puerta y envía destacamentos para atenderlo donde quiera que vaya. He sido testigo de las maldiciones secretas que acompañaron a este avance, pero los sables de sus dragones son afilados y ¡ay del español que se oiga murmurar!\” [15]

La visión de los españoles sobre Francia

\”(El) gobierno real es el de Francia, y cualquier general francés que sea el embajador en Madrid, es en efecto rey de España… Los habitantes de toda esta inmensa extensión son generalmente audaces con el cuchillo en la hora de la oscuridad; pero tiemblan con la bayoneta de cara por el día. Sin embargo, por extraño que parezca, el odio de Francia y los franceses es universal en todo este distrito. Al hablar de los franceses hay una mezcla de odio, desprecio y, sin embargo, de pavor, que no debe ser concebido por quienes no lo han presenciado. Si cada español o portugués tuviera un solo francés al alcance de su largo cuchillo, la contienda sería corta. Pero otras naciones deben enfrentar su disciplina, sus bayonetas y su artillería.\” [16]


En 1808, Godoy perdió el poder y Carlos IV se vio obligado a abdicar en favor de su hijo, Fernando VII. Cuando Carlos pidió ayuda a Napoleón, Napoleón obligó tanto a Carlos como a Fernando a renunciar al trono español. En cambio, instaló a su hermano José como rey de España. Los ciudadanos de España se rebelaron contra José y la ocupación francesa de su país. Una combinación de guerra de guerrillas y ayuda armada británica (dirigida por el duque de Wellington) finalmente expulsó a los franceses de España y Portugal, contribuyendo en gran medida a la caída del poder de Napoleón en 1814.

También podeis leer (en inglés) los siguientes textos de Shannon Selin sobre España: 

El ambiente en Cádiz después de la batalla de Trafalgar

José Bonaparte: De rey de España a Nueva Jersey

La invasión francesa de España en 1823

– – – – – – o – – – – – –

[1] – Robert Semple, Observations on a Journey Through Spain and Italy to Naples, Vol. I (London, 1807), pp. 55-57.
[2] – Ibid., pp. 58-59.
[3] – Ibid., pp. 60-61.
[4] – Ibid., p. 65.
[5] – Ibid., pp. 69-70.
[6] – Ibid., pp. 70-71.
[7] – Ibid., pp. 72-73.
[8] – Ibid., pp. 73-74.
[9] – Ibid., pp. 74-76.
[10] – Ibid, pp. 77-78.
[11] – Ibid., pp. 78-81.
[12] – Ibid., p. 83.
[13] – Ibid., pp. 207-209.
[14] – Ibid., pp. 214-215.
[15] – Ibid., pp. 216-217.
[16] – Ibid., pp. 217, 218-219.

_________________________________________________________________________________
La escritora de novela histórica Shannon Selin tiene una maestría en ciencias políticas, especializada en las relaciones internacionales. Selin escribe sobre ficción histórica y tiene un excelente blog sobre la historia napoleónica y del siglo XIX en general.

Vive en el Canadá, donde está trabajando en la próxima novela de su serie sobre Napoleón. Puedes leer sus relatos y su blog de historia en shannonselin.com.

_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) – https://shannonselin.com/2019/10/spain-before-peninsular-war/
2) – http://www.ub.edu/geocrit/geo98.htm
3) – https://en.wikipedia.org/wiki/Robert_Semple_(Canada)

Imágenes:

b) –  https://shannonselin.com/2019/10/spain-before-peninsular-war/
c) –  https://shannonselin.com/2019/10/spain-before-peninsular-war/
d) –  https://shannonselin.com/2019/10/spain-before-peninsular-war/

Categorías:Sin categoría

2 respuestas

  1. con esta cita \”\”Las carreteras de Portugal están en un estado de lo más descuidado, mientras que en España, apenas pasamos las fronteras, las vemos excelentes desde Badajoz a Madrid. Los portugueses no tienen escrúpulos en confesar su razón de, no solo abandonar así sus caminos hacia España, sino conducirlos absolutamente por el terreno más difícil y pedregoso: \”No queremos\”, dicen, \”hacer un camino a Lisboa para los españoles\”. Los españoles, por el contrario, construyen excelentes caminos, en todas direcciones desde su metrópoli hasta las fronteras, e incluso hacia Francia…. Con el mismo espíritu, los españoles no ocultan sus fortificaciones y puertos. Cualquier persona puede obtener en Madrid excelentes planos de Cádiz, Ferrol, Barcelona, ​​etc. publicados por el gobierno, y muy superiores en precisión a los ejecutados en otros países. Los franceses, por el contrario, están sumamente celosos de estos puntos.\” [1]\” Quería comentar que el profesor Jesús Cantera Montenegro tiene un libro donde explica el motivo del buen estado de las carreteras desde la etapa de los borbones y el real cuerpo de ingenieros militares. Edificios de Madrid tan representativos como el Museo Reina Sofía, en su origen un hospital, era obra de este cuerpo militar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s