Película. "Napoleon" (1927), de Abel Gance

Portada de la edición de 2016
\”Cerca de mil películas se han hecho para el cine y la televisión sobre Napoleón y su época, que es el doble de las producciones dedicadas a la historia de Cristo y los comienzos del cristianismo. El propio Napoleón ha aparecido en la pantalla 295 veces, a menudo interpretado por estrellas internacionales como Charles Boyer, Marlon Brando, Rod Steiger, Jean-Louis Barrault, Daniel Gélin, James Mason, Trevor Howard, Claude Rains, Paul Muni, Denis Hopper, Werner Krauss, etc.\”(1)

La cita anterior es de Hervé Dumont, uno de los articulistas del libro de 60 páginas que acompaña a esta cuidada edición de la mítica cinta \”Napoleón\”, de Abel Gance, producida por el British Film Institute en el año 2016. El artífice de esta nueva versión, así como la anterior de 1981, es el cineasta, historiador de cine, productor, autor, y ganador de un Óscar honorífico, Kevin Brownlow, conocido por su ingente trabajo documentando la historia de la era del cine mudo.

Brownlow empezó su reconstrucción del \”Napoleón\” de Abel Gance en 1969 y más tarde se convirtió en una colaboración con el Archivo Nacional del British Film Institute. En el año 2000, esta versión extendida fue producida haciendo uso de todo el material adicional que desde entonces se había descubierto. Esta nueva y última restauración digital ha sido hecha a partir del negativo de la película del año 2000. Ha sido completamente regradada en las tintas y tonos originales; usando avanzadas herramientas de restauración, la imagen ha sido estabilizada, los daños y degradaciones sustancialmente reparados y la amplia gama de fuentes de la película más estrechamente integradas.

Como largometraje, los puntos fuertes de la película son varios: innovadores encuadres en movimiento y panorámicos, degradados, tonalidades multicolores, escenas intimistas y de multitudes (con un revolucionario sistema de filmado con tres cámaras, antecesor de la futura Panavisión), unos actores muy \”puestos\” en sus personajes y la actual banda sonora a cargo de Carl Davis* para trazar un gran lienzo de las primeras épocas de niñez y juventud del llamado por entonces Buonaparte, desde sus inicios en la academia de Brienne hasta el comienzo de su famosa Primera Campaña de Italia.

Kevin Brownlow (a)

Como relato histórico, en cambio, peca de una excesiva mitificación del personaje al que presenta como un adalid seguidor de los valores de la República (la escena en el anfiteatro con los fantasmas de los dirigentes revolucionarios ejecutados: Marat, Danton, Robespierre y Saint-Just), las escenas con el fondo animado con los compases de la Marsellesa y otras: Buonaparte ó Bonaparte podría haber haber apostado en su momento y por propio interés por los ideales republicanos, pero fue el mismo Napoleón el que acabó con el movimiento republicano como forma de gobierno, ya en la etapa del Consulado, ya que lo asociaba (no sin razón) a la ola de terror y descontrol en que se había sumido Francia. Además, es bien conocida su aversión a La Marsellesa como cántico popular, y le disgustaba que sus soldados la cantaran. Gance también se inventa en la trama un personaje ficticio, Violine Fleury, que siente un amor no correspondido (adoración se diría) por Napoleón que no casa muy bien en la historia.

Hablar sobre si es la película favorita de uno sobre el personaje no es fácil -probablemente no lo sea, de hecho no lo es- aunque por la calidad de su innovadora puesta de sus escenas y su arriesgada apuesta para reflejar de una manera detallada la vida de Napoleón (Abel Gance** quería hacer seis filmes sobre las diferentes etapas de la vida del corso, de los que este era el primero) merece sin duda un sitio entre los mejores filmes sobre el personaje y la época, a pesar de haber sido filmado hace unos nada despreciables 90 años a fecha de hoy. Su largo (muy largo) metraje – unos 332 minutos, más de 5 horas y pico de película- podría ser un freno para su visionado, pero al igual que los buenos vinos, su ingesta no se hace aburrida -al contrario- y demuestra, al igual que otros grandes títulos del cine mudo, que se puede hacer una apreciable obra de arte con técnicas imaginativas*** hoy quizás rudimentarias y sin ordenadores de por medio.

A destacar las escenas donde el jóven Napoleón arremete en solitario contra el reducto enemigo en la batalla de bolas de nieve en Brienne y su llegada al campamento del Ejército de Italia una vez nombrado comandante en jefe, donde Masséna, Augereau, Sérurier y el resto de comandantes del desnutrido y desharrapado ejército de la República, descubren pronto que el recién llegado \”advenedizo\” puede controlarlos a todos con sólo su mirada de águila.

Panorámica del campamento del cuartel general francés en Albenga, en el golfo de Génova. (b) 

LA PELÍCULA

La película, titulada \”Napoléon Vu por Abel Gance\”, se estrenó en la Ópera de París el 7 de abril de 1927. De una duración de tres horas y media, contó con una partitura de Arthur Honegger; más tarde se proyectó una versión de seis horas y media aunque el corte original de Gance se dice que había sido de nueve horas. Una película de tal longitud siempre habría luchado por encontrar proyecciones, y la película fue reducida a una variedad de versiones más cortas, cada vez más incomprensibles. Su destino comercial, y la llegada del sonido, condenó los sueños de Gance a seis películas (aunque su guión para la parte seis, Napoleón en el exilio en Santa Helena, fue filmado en 1929 por Lupu Pick en Alemania como Napoléon en Santa Helena).(1)

La batalla campal entre los alumnos con bolas de nieve, en Brienne.

Napoleón cumpliendo un castigo (su carácter rebelde le llevó a ello más de una vez) y con la compañía de un águila.

La entrada al Club de los Cordeliers (Cordeleros): la creación del club tuvo por objeto vigilar la Asamblea y ser el espíritu crítico de la misma. Asimismo se propuso ayudar a los indigentes, lo que no hicieron los jacobinos (la entrada era libre). Se entraba en el club sin pagar ninguna cuota; una bandera extendida en la puerta servía para recoger los donativos que se quisieran hacer.

Napoleón en su habitación contemplando el alborozo republicano en las calles

Napoleón escapa de Córcega, al haber perdido su pulso con Paoli****.

Napoleón se presenta al general Carteaux en Toulon, como segundo al mando de la artillería. Tras la baja de Dommartin, el comandante al cargo de la artillería, fue reemplazado por Napoleón, que posteriormente sería recomendado para el grado de mayor, una nominación que se confirmó el 19 de octubre. Carteaux, celoso de la ascendencia que el \”Capitán Cañón\” (el apodo que dio a Napoleón) ganaba día a día, trató de frustrar sus planes. Le negó el apoyo de infantería que necesitaba para hacer avanzar sus baterías. El asedio se detuvo. El 14 de octubre, Napoleón demostró a Barras, otro comisario de la Convención, la importancia de deshacerse de Carteaux si iban a retomar Toulon. Tras la destitución de Carteaux, el mando fue asignado el General Doppet, que tenía el gran inconveniente que no resistía la visión de la sangre. Final y felizmente un antiguo y capaz oficial realista, el General Jean-François Dugommier, reemplazó a Doppet, y enseguida se percató de la valía de Napoleón y de sus planes. Al conquistarse Toulon, Bonaparte fue ascendido a general el 24 de diciembre de 1793. Tenía 24 años. 

La famosa batería de \”los hombres sin miedo\” en Toulon.

La conquista de las posiciones inglesas en Toulon.

 Paris. Dantón, al pie de la guillotina. Después le seguiría Robespierre.

Los presos esperando su llamada para el verdugo. Josefina, quien vivía en París, se convirtió en una figura importante, luchando por la liberación de muchos de sus amigos aristócratas, hasta que ella misma fue encarcelada en la prisión de Carmes, en donde, al más puro estilo melodramático, se reencontró con Alejandro de Beauharnais, su ex-esposo. Su antiguo y tormentoso amor se había transformado en plácida amistad, por lo que fue traumático para Josefina el ver cómo se llevaban al que había sido su marido a la guillotina, sólo cinco días antes del fin del reinado del Terror de Robespierre.

Napoleón en su habitación tapa la lluvia que le entra por la ventana con el plan para la conquista de Italia que le había rechazado el entonces comandante del Ejército de Italia, Kellermann (padre), y luego el Directorio. Tiempo después pondría en práctica ese mismo plan. Una curiosa -y graciosa- escena de la película.
Napoleón jugando con Lazare Hoche y Josefina detrás del segundo.
La rápida boda. El regalo de Barras fue el mando del Ejército de Italia.
La despedida y marcha hacia el país transalpino.

El carruaje que le transporta no es lo suficientemente rápido para Bonaparte, por lo que decide coger un caballo. En Albenga, Cuartel General del Ejército de Italia. Presentes estaban Sérurier, La Harpe, Victor, Cervoni, Mouret, Doujard, Donmartin, Joubert y, dominando este grupo de hombres ilustres el gran Masséna y el invencible Augereau.

AUGEREAU –Imaginaos imponiéndonos este pequeño advenedizo de Bonaparte, este general de callejón. Doy mi palabra, yo, Augereau, me niego a obedecer. Voy a lanzar la verdad en su rostro. ¿Y tú, Masséna?

MASSÉNA – “Sólo deja que venga”

Los vanidosos generales dan la espalda al recién llegado. Uno a uno se irán levantando y descubriendo sus emplumados sombreros. El resto es historia.

Escenas al final de la película que culminan con el poderoso efecto de triple pantalla denominado Polyvision, mientras Napoleón conduce a su ejército hacia Italia. Fue una de las más potentes demostraciones de imaginación cinematográfica en su época.

REPARTO

– Gina Manès ……………… Joséphine de Beauharnais
– Albert Dieudonné ……… Napoleón Bonaparte
– Eugénie Buffet …………. Letizia Bonaparte
– Anabella ………………….. Violine Fleury
– Vladimir Roudenko ….. Jóven Bonaparte

El alter ego napoleónico en forma de águila, en una original escena cargada de simbolismo.(c)

– – – – – – o – – – – – – 

(*) La épica película de Abel Gance de 1927 en la que Brownlow había dedicado su vida a la restauración y que Coppola había presentado en Estados Unidos en 1981 en una restauración reeditada con una orquestación de su padre, Carmine Coppola. Existía un bloqueo legal de cualquier proyección de la película en los Estados Unidos que no presentara la partitura de Coppola, que durante treinta años había impedido a los entusiastas del cine estadounidense ver la película en forma en la que Brownlow había restaurado y continuaba restaurando, ya que la película había crecido más en los años siguientes, había tenido su color tintado y tonificante restaurado, y por supuesto vino con la famosa (y cada vez mayor) partitura de Carl Davis.(1)

(**) \”Certainly Gance was extravagant. He spent far too much of other people’s wealth. And he paid for that extravagance with the rest of his career. He tried to make routine, commercial films but that was not his strength. He did not, therefore, like so many directors, end up in comfortable retirement. His old age was marked by anxiety and debt. But of course this is the classic fate of great artists. For pioneers make history, not money.\”(2)

(***) Se utilizaron muchas técnicas innovadoras para hacer la película, incluyendo cortes rápidos, extensos primeros planos, una amplia variedad de tomas de cámara de mano, toma de posición, disparos de punto de vista, configuraciones de múltiples cámaras, exposición múltiple, superposición, cámara submarina, imágenes caleidoscópicas, tintado de la película, pantalla dividida y planos en mosaico, proyección de múltiples pantallas y otros efectos visuales.(3)

(****) Pasquale Paoli (o Pascal Paoli) fue un corso que luchó por la independencia de Córcega de Génova y Francia (después que Génova hubiera vendido Córcega a Francia en 1764). La familia de Bonaparte apoyó la campaña de Paoli hasta que Paoli fue derrotado. Él huyó a Inglaterra, volviendo en 1790 cuando fue elegido presidente. Apoyó la revolución inicialmente pero volvió al partido realista cuando discrepó con el tema de la ejecución del rey. Napoleón servía en la Guardia Nacional de Córcega en este momento, distanciandose de Paoli y denunciándolo como traidor, cuando se enteró de las tendencias realistas de Paoli. Paoli finalmente huyó a Inglaterra en 1795. Sigue siendo un símbolo de la independencia corsa.

_________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) – https://thebioscope.net/2012/03/26/napoleon-vu-par-kevin-brownlow/
(2) – https://www.spectator.co.uk/2016/11/the-greatest-and-longest-silent-film-ever-made/
(3) – https://es.wikipedia.org/wiki/Napole%C3%B3n_(pel%C3%ADcula_de_1927)
(4) – http://www.imdb.com/title/tt0018192/trivia?ref_=tt_trv_trv
(5) – \”Napoleon on film: legend, prejudice and manipulation\” – Hervé Dumont, libro ilustrado junto a la edición del DVD.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s