La guerra de asedio en la Península 1808-14, por David Chandler (I)

Os obsequiamos con la primera de dos entregas de un más que interesante artículo de David Chandler (1934-2004), profesor en la academia militar inglesa de Sandhurst, sobre la guerra de asedios en la Guerra de Independencia. Figura ya mítica entre los estudiosos de la época napoleónica por sus cuantiosos aportes literarios y pedagogicos de una calidad contrastada sobre la época,  The Telegraph glosó en un breve apunte la figura de Chandler en 2004: 
\”David Chandler, que murió a los 70 años, fue durante 15 años jefe del departamento de estudios de guerra de la Real Academia Militar de Sandhurst y autor de un relato exhaustivo de las batallas de Napoleón que es improbable que se mejore, a pesar de tener una legión de rivales.
Las Campañas de Napoleón (1967), que se extiende a más de 1.000 páginas, es una buena y clara historia narrativa que satisface tanto a los expertos como a los lectores ordinarios. Chandler no sólo demuestra los orígenes de la \”gran táctica\” de Napoleón; también muestra cómo el Emperador creó sus fuerzas y empleó su genio para la improvisación con un éxito impresionante, hasta que los delirios sobre lo que era alcanzable lo llevaron al reino de lo imposible y llevaron a la derrota final en Waterloo.
El libro ha sido traducido a varios idiomas, aunque no al francés. Aun así, el general de Gaulle escribió a Chandler en francés declarando que había superado a todos los demás escritores que habían escrito sobre la carrera militar del emperador. El general Norman Schwarzkopf, el comandante estadounidense en la guerra de Irak de 1991, fue influenciado por Chandler; y muchos oficiales británicos de alto rango han sido sus discípulos. Hace dos años, el presidente Putin añadió sus alabanzas al autor, sin embargo, Chandler observó con ironía, que el libro no le había aportado ningún rublo desde que había sido pirateado en Rusia.\” (2)

\”The Forlorn Hope* at Badajos\” (1906), por Vereker Monteith Hamilton (a) 

INTRODUCCIÓN

David Chandler (b)

\”Haz pocos asedios y libra muchas batallas\”, el mariscal francés Condé recibió una vez este consejo  del gran Turena en el siglo XVII; \”cuando seas dueño del campo, los pueblos nos darán la ciudad\”. Este sabio consejo fue ignorado durante gran parte del siglo XVIII; las guerras de asedio y maniobras de ajedrez precedieron a la búsqueda de grandes batallas, hasta la época de Federico el Grande, aunque hubo algunos comandantes excepcionales, Marlborough, el príncipe Eugenio y Carlos XII entre ellos, que habitualmente buscaban lo que Clausewitz denominaría más tarde \”la sangrienta solución de la crisis\” cuando las circunstancias lo permitían.

Se afirma a menudo que la Revolución Francesa y las guerras napoleónicas vieron un cambio radical en estas actitudes y que los enfrentamientos a gran escala se convirtieron en la norma en lugar de la excepción. Esto es verdaderamente cierto para aquellas campañas llevadas a cabo por el mismo Napoleón después de 1796. El asedio de nueve meses de Mantua (mayo de 1796 – febrero de 1797), interrumpido dos veces y reanudado tantas veces, desilusionó totalmente al \”pequeño cabo\” sobre la conveniencia de los asedios como importantes puntos focales de las campañas. Y fue relativamente raro después – como, por ejemplo, los sitios de Génova en 1800, el de Danzig en 1807, o el bloqueo de Hamburgo en 1813-14 – que la guerra de asedio jugase un papel central, y esto la mayoría de las veces más que la insistencia de los enemigos de Francia. Un análisis de las estadísticas comparativas para los años 1680-1748 y 1749-1815 revela que el primer período tuvo 167 asedios importantes por 144 batallas, mientras que el segundo tuvo 289 de los primeros por 568 de las segundas. Así, el total respectivo cae desde la cercana paridad en el primer periodo de setenta años a una proporción de dos a uno a favor de la acción de la batalla en el segundo. La tendencia contra el tiempo y los costosos, elaborados asedios, es evidente a partir de estas figuras, y el comentario del conde de Orrery a finales de 1670 que \”… hacemos la guerra más como zorros que como leones; tienes veinte asedios por una batalla\” tuvo en gran medida que dar paso al dictado de Napoleón que \”… sólo veo una cosa, el cuerpo principal del enemigo, que trato de aplastar, confiando en que los problemas secundarios se resolverán por sí mismos\”.
Una excepción importante a esta regla general fue la guerra en la Península, donde hubo 15 asedios y 19 batallas significativas en el período principal 1808-14 de siete años de lucha. Pueden sugerirse tres razones principales para esta variación de la tendencia europea general:
– Primero, los pueblos y ciudades de Portugal y España eran a menudo centros importantes de población, el gobierno local y el control fiscal – y su relativa escasez en estos países, básicamente inhóspitos y poco poblados, hicieron de su posesión -y su negación al enemigo- una cuestión de importancia estratégica. 
– En segundo lugar, Arthur Wellesley, sucesivamente conde, marqués y duque de Wellington, fue, a pesar de su merecida reputación como táctico y comandante de genio, esencialmente un comandante del siglo XVIII en su amplio concepto estratégico (salvo en su apreciación de la importancia central de la lucha guerrillera). A diferencia de Napoleón, cuyos conceptos estratégicos dinámicos e inescrupulosos eran cercanos a las campañas de blitzkrieg de 1939-1940 y 1967, \”The Peer\”** era esencialmente cauteloso y consciente de la administración. Sabía cuándo tenía que aceptar grandes riesgos, pero raramente se comprometía con ellos. Al igual que Montgomery, que rehuyó el ser atacado con prematuras ofensivas en el desierto occidental en 1942, Wellington sabía esperar hasta que todo estuviera listo antes de tomar la iniciativa. Avanzaba entonces con considerable prudencia, siempre asegurando que su triple sistema de abastecimiento (es decir, los barcos de río y los convoyes de bueyes en la retaguardia, los trenes de mulos intermedios y los trenes divisionales avanzados y el transporte regimental) estuviera en buen estado de funcionamiento. Para asegurar estas comunicaciones vitales, necesitaba tomar muchas ciudades que Napoleón simplemente habría bloqueado o incluso ignorado, y su incapacidad para emprender costosos asaltos en tales lugares (porque sus recursos militares tanto en términos de hombres como de equipo eran siempre inferiores a los de sus oponentes, al menos en el sentido cuantitativo) hizo inevitable el uso frecuente de la guerra de asedio. \”Seguro más que arrepentido\” fue la máxima guía de Wellington. 
– Y en tercer lugar, los buenos caminos eran escasos en la Península, los ríos navegables aún más raros, y el libre uso de los que estaban disponibles para la línea de avance del ejército o las comunicaciones de retaguardia hizo imperativo el control de muchas ciudades, enclavadas alrededor de los puentes principales de los ríos o, aún más considerablemente, de banda a banda en cruces vitales de las regiones montañosas e inhospitalarias que dividen Portugal de España.

EL CASO PARTICULAR DE LA PENÍNSULA

La geografía básica militar de la zona fronteriza española-portuguesa es importante para cualquier explicación de la guerra de asedio en la Guerra Peninsular. Esencialmente habían cuatro rutas que unían los dos países -dos basadas ​​en grandes ríos y dos en vías terrestres. El río Duero, el pasaje más septentrional sobre la región fronteriza, atraviesa un país difícil sin el beneficio de las carreteras principales; era difícil de navegar en sus tramos central y superior y no proporcionaba una línea de avance muy adecuada para ninguno de los dos ejércitos. Lejos al sur, las amplias aguas del mítico Tajo eran una propuesta muy diferente, y este río figura de manera significativa en estas campañas. Era la ruta más directa entre Lisboa y el lejano Madrid, y unas buenas carreteras se vinculaban con él. Sin embargo, también, había desventajas prácticas. Para los aliados que avanzaban desde su base de Lisboa, siempre existía el problema de moverse río arriba (como también el caso del Duero discurriendo del oeste) contra las corrientes. Además, la ciudad de Alcántara era un notable obstáculo al este de la frontera española. Para los franceses, el río planteaba iguales problemas, principalmente relacionados con la falta de una fuerza naval o fluvial capaz de desafiar a la Marina Real, cuyas flotillas de cañoneras y otras embarcaciones ejercían un control casi incuestionable de los límites del Tajo hacia el sur, garantizando un paso seguro para los convoyes de barcazas que llevaban material de guerra para el ejército de Wellington. Por lo tanto, en efecto, el Tajo proporcionaba un fuerte baluarte defensivo que custodiaba los accesos a Lisboa desde las direcciones de Cádiz y Badajoz, y una importante ruta de suministros para los aliados en muchas de sus campañas.
Sin embargo, la mayoría de las operaciones militares se centraron alrededor de los dos corredores terrestres. El más septentrional de estos pasaba por Almeida en la frontera portuguesa a través de una zona montañosa e inhóspita hacia Ciudad Rodrigo, en España. El corredor sur estaba igualmente dominado por las respectivas fortalezas de Elvas y Badajoz. El utilizar estos pasos libremente, implicaba tener la posesión de estas fortalezas clave – y aquí tenemos una razón importante para los asedios importantes asociados con los nombres de estos lugares. Hasta la fase final de las campañas (cuando el interés se desplazó hacia los lejanos Pirineos, donde San Sebastián, Pamplona, ​​Figueras y Perpiñán desempeñaron papeles similares como obstáculos en las dos carreteras principales uniendo España con Francia), estas cuatro ciudades fronterizas, dos españolas y dos portuguesas, tuvieron un papel determinante en la fortuna de sucesivas campañas. A partir de 1813, cuando Wellington cambió sus comunicaciones principales de Ciudad Rodrigo a Santander y (más tarde) los puertos cercanos de San Sebastián – utilizando la flexibilidad proporcionada por la Marina Real y los convoyes mercantes para vincular a Lisboa con la guerra por vía marítima – la importancia de los dos corredores se redujo, pero de 1809 a 1812 figuraban de manera prominente en el inicio de cada campaña, ya fuera aliada o francesa.
Zona fronteriza entre España y Portugal, con las zonas descritas por Chandler. Los ríos Duero y
Tajo  no se muestran en su totalidad, sólo hasta su paso a la altura de Madrid

Estas fueron, pues, las principales razones para que la Guerra Peninsular tuviera -proporcionalmente- más asedios que otras partes de la Europa desgarrada por la guerra en ese momento. Cabe mencionar también la desesperada defensa de muchos patriotas españoles en ciudades como Zaragoza, Barcelona y Gerona, cuyos enormes conventos e iglesias, serpenteantes y estrechas calles y caminos, obligaron a los franceses a recurrir a bloqueos y asedios formales en sus intentos de obtener un dominio real sobre el norte central y el norte de España, pero estas operaciones no son el tema principal de este artículo, aunque el significado central de la resistencia popular en tales lugares, asociado con la aún más vital guerrilla en la lucha en el campo, debe mantenerse constantemente en mente si las campañas de los ejércitos anglo-portugueses de Wellington y de Beresford tienen que ser estudiadas de una manera inteligible. Pues fue la combinación de la necesidad de montar operaciones continuas de contra-insurgencia junto con los requerimientos de grandes ejércitos en campaña para cumplir con las diversas incursiones aliadas y operaciones de asedio los que plantearon a los franceses un problema estratégico insoluble. Para contener a la guerrilla debían dispersarse para dominar el campo; para hacer frente a Wellington o para aliviar sus guarniciones sitiadas tuvieron que concentrar sus fuerzas, y así relajar mucho su control sobre las ciudades. Estos factores, junto con la inadecuada disposición del alto mando francés, explican el costo y el colapso final de la guerra francesa en la península. \”Si creyera que costaría 80.000 hombres, no la emprendería\”, se había jactado Napoleón en 1808. En abril de 1814, la \”úlcera española\” habría representado más de 25.000 víctimas francesas, y sólo un poco más de una cuarta parte de ellas fueron directamente atribuibles a las pérdidas en batallas o asedios. La enfermedad y el asesinato representaron el resto en proporciones aproximadamente iguales. Pero si la guerra popular suponía una mayor presión para los franceses, es importante apreciar que sin la perturbadora situación de Wellington en la Península, la lucha guerrillera podría haber sido contenida por las 300.000 tropas francesas disponibles en 1812. Cada lucha característica tenía su propio papel para jugar – ambas interdependientes – y esto es igualmente cierto en los asedios de Wellington que inmovilizaron fuerzas francesas y de sus aliados por considerables períodos de tiempo, ayudando así a la extensión de lucha guerrillera.

 

LOS ASEDIOS EN SU CONCEPCIÓN

Las técnicas de la guerra de asedio habían cambiado poco durante un siglo y medio, y el gran maestro de Luis XIV en asedios, tanto en sus aspectos defensivos como en ofensivos, Sébastien le Prestre, Señor de Vauban, se habría sentido tan en su casa en las trincheras ante Badajoz o Burgos como en aquellas ante Mons, Tournai o Lille de su misma generación. Pero si las técnicas estaban en gran parte inalteradas, ciertas actitudes y convenciones habían cambiado bastante: la más notable quizás, la actitud de los comandantes franceses de las guarniciones que consideraban como su deber el ofrecer resistencia como en los siglos XVII y XVIII que permitían al defensor capitular en ciertas circunstancias sin pérdida alguna del honor militar.
Los asedios pueden dividirse en tres tipos principales: contenciones, bloqueos y regulares. Una contención implicaba dejar una fuerza -a menudo la caballería y la infantería ligera – para observar una fortaleza o ciudad menor que no era bastante importante para garantizar un asedio a gran escala. El papel de la fuerza de observación debía limitarse simplemente a vigilar la guarnición, e interceptarla si ésta intentaba impedirlo. Un bloqueo era un asunto más complicado, el objetivo del cual debía ser negar el fácil acceso al enemigo o la salida del lugar afectado. Así, se tenían que destinar partidas para bloquear todas las carreteras y caminos que conducían a la ciudad, colocar explosivos u otros obstáculos dispuestos a través de los ríos que discurrían por el lugar para interrumpir cualquier barco o tráfico de barcazas y, en general, enviar patrullas para vigilar el campo. Tal bloqueo raras veces sería totalmente efectivo: los individuos o aún pequeñas partidas podrían aún -a cualquier riesgo- abrir su camino hacia la ciudad evitando los caminos y esquivando patrullas pero, logísticamente, el lugar se hallaba aislado. Un bloqueo era siempre el paso preliminar para el establecimiento de un asedio regular. Éste, la categoría tercera y principal, era una operación que implicaba una tentativa a toda costa de capturar la ciudad en cuestión – por el hambre o por asalto después del fracaso de las tentativas de negociar una capitulación. Estos asedios regulares podrían durar períodos considerables de tiempo, implicando grandes cantidades de hombres, armas y otros equipos, y eran a menudo costosos en términos de víctimas de un sitiador – los estragos de las enfermedades en trincheras insalubres que creaban un riesgo tan significativo a la vida humana como los riesgos de un asalto local o general, o el día de día -las pérdidas de víctimas ocasionales por proyectiles enemigos.
Antes de la descripción paso a paso de la conducción de un asedio en la Península, es necesario considerar la naturaleza de las defensas en este período y las opciones abiertas a una guarnición para proseguir la defensa de una manera vigorosa. En un sentido muy real, la ventaja a menudo se situaba del lado de la defensa – considerando que los suministros de la guarnición fueran suficientemente abundantes y que tuviera adecuadas provisiones para las necesidades, tanto de los soldados como (más bien menos importante, pero todavía un factor para ser tenido en cuenta) de cualquier población paisana en la ciudad. Naturalmente era también necesario que las defensas estuvieran en buenas condiciones de mantenimiento. Finalmente, tener al menos alguna perspectiva de auxilio por una fuerza amistosa – un ejército de campaña capaz de marchar dentro de la zona del asedio con efectivos suficientes para repeler a las partidas en el bloqueo y de esta manera forzar el abandono de los trabajos de asedio por parte de las fuerzas sitiadoras.
Sólo raras veces todas estas condiciones podían obtenerse pero aún una combinación de ellas podría garantizar una férrea defensa – siempre con el buen ánimo de la guarnición. Durante el conflicto peninsular, las guarniciones francesas generalmente disfrutaban de una moral alta – aunque la conclusión abrupta del segundo sitio de Burgos, después de sólo dos días completos de operación de asedio en junio de 1813, sea un ejemplo del caso contrario. Las guarniciones aliadas tenían un registro más variable: Almeida fue rendida antes de tiempo al mariscal Ney por el general de brigada Cox el 28 de agosto de 1810, después de sólo 12 días – aunque la explosión del almacén principal el día anterior contribuyera a ello decisivamente. Por otra parte, una guarnición aliada de 25,000 hombres (incluyendo 9,000 tropas británicas y portuguesas) demostró ser capaz de sostener Cádiz por dos años y medio – aunque la mayor parte de aquel tiempo los franceses solo fueran lo bastante fuertes para imponer un bloqueo más bien que conducir un asedio regular, y la guarnición también disfrutó de la ventaja inestimable del contacto periódico con el mundo exterior por medio de la Marina Real británica, que nunca se vio completamente privada de acceso al puerto.
Desde tiempos inmemoriales, las fortificaciones han sido diseñadas para cumplir con ciertos principios:
– En primer lugar, deben dar protección contra el fuego enemigo tanto para la guarnición como para los habitantes de la ciudad, y que cualquier intento de asalto resulte extremadamente peligroso para el atacante.
– Segundo, las defensas existentes deben estar diseñadas para hacer el mayor uso posible de la tierra sobre la que están construidas con el fin de mantener al atacante, sobre todo su artillería, a distancia.
– En tercer lugar, deben ofrecer a los defensores buenos campos de tiro en todas las direcciones – de naturaleza en enfilada siempre que sea posible.
– En cuarto lugar, deberían ser lo suficientemente fuertes para mantener a los sitiadores a raya hasta que una fuerza de ayuda amiga pudiera ser organizada y llevada a levantar el sitio – en otras palabras, las defensas deben ser capaces de ganar tiempo.
– Y, por último, deberían diseñarse para permitir que la guarnición hiciera una defensa activa -por medio de salidas y otros artificios- como un medio para ganar tiempo ambos y recuperar de alguna manera la iniciativa de manos del enemigo.
A medida que la artillería se hacía más poderosa en su potencia destructiva y más larga en su alcance, el diseño de las fortificaciones se adaptó a las nuevas circunstancias. Para reducir al mínimo el efecto del tiro directo o indirecto, las defensas tendieron a hundirse en la tierra más que a sobrepasarla, y se confiara más en las zanjas amplias y profundas, protegiendo los profundos bastiones y otras defensas con un estudiado campo de tiro, antes que sobre los altos muros de épocas anteriores. Cuanto más poderosas se hicieron las armas, más complicados se convirtieron los trabajos necesarios para mantenerlas en una razonablemente respetable distancia. Por lo tanto, era costumbre encontrar sucesivas líneas de defensa que se extendían alrededor de una fortaleza o ciudad. El total de sus complejidades no se pueden describir aquí, pero las principales características merecen una mención. La defensa externa más importante eran las características topográficas que guardaban las cercanías a la ciudad. Así, en Badajoz, el Fuerte San Cristóbal que se encontraba más allá del Río Guadiana, y el Fuerte Picurina (o Pardaleras – en la Sierra de Viento) – en un terreno alto en el lado sur de la pueblo. Esas defensas debían ser tomadas – o al menos controladas – por un sitiador antes de que este pudiera enfrentarse a las principales fortificaciones posteriormente.

 

LAS DEFENSAS DE UNA FORTALEZA

La línea externa de la traza de defensa principal comprendía el glacis – un área de terreno nivelado de hasta 200 yardas (unos 188 m) de ancho – que dejaba a un atacante sin cobertura alguna de vista o fuego. En el lado interior de este se construía un \”camino cubierto\” – un sistema de empalizadas y posiciones de tiro que protegían un camino que recorría todo el perímetro alrededor de la fortaleza, lo que daba a la guarnición la oportunidad de mover sus fuerzas de un sector a otro con la máxima velocidad cuando surgiera la necesidad. Más allá del camino cubierto, llegaba la primera zanja, quizá de treinta pies (unos 9 m.) de profundidad y de ancho, con estacas afiladas en el fondo si no estaba llena de agua, protegiendo las escarpadas paredes de los revellines vecinos, las semi-lunas y otras defensas situadas en el centro del complejo de zanjas para proporcionar a los defensores plataformas de tiro y al mismo tiempo una medida de protección física para el bastión principal (o muro cortina) más allá.

Sección tipo de una fortaleza estilo Vauban con sus partes (c)

 

Detrás de estos revellines se extendía la zanja principal, tal vez de unos sesenta pies o más de ancho y treinta pies de profundidad (unos 18 m de ancho y 9 metros de profundidad), húmedo o seco según las circunstancias. En su contraescarpa (o en la pared externa) se encontraban galerías internas con huecos que dominaban el pie de la zanja y el lado escarpado (o interior) de la misma. Situadas en revellines y otras obras, cerca del pie de la zanja, habrían caponeras – puestos de fuego diseñados para barrer una buena longitud de los fosos, transversalmente. Luego, más allá de estas defensas, se alzaba la pared escarpada vertical y, por encima de esta, los macizos bastiones de piedra y cortinas de muros unidos a ellos. Los bastiones usualmente presentaban caras inclinadas en la zanja, y estaban construidos masivamente. El muro de piedra se construía de unos sesenta pies (unos 18 m) de escombros y tierra, cuya cohesión a largo plazo mejoraba aún más plantando hierba tosca y árboles tipo sauce para que sus raíces pudieran consolidar la tierra más firmemente. Encima de estos bastiones estaban las plataformas de artillería, provistas de grandes aspilleras para los cañones. A lo largo de cresta del bastión discurría un camino de vigilancia, a menudo provisto de ocasionales garitas para centinelas.

Plano y partes de una fortaleza tipo estilo Vauban. (d)

Detrás de los bastiones grandes rampas a los lados procuraban una vía hasta la ciudad interior, y el acceso a las paredes de la cortina se efectuaba igualmente por las escaleras. En estas defensas se encontrarían algunos lugares y plazas de armas donde la guarnición podría reunirse. Muy a menudo, otra línea interior de defensa podría trazarse dentro de este complejo, ya fuera diseñada en líneas similares o incorporando viejas murallas de la ciudad, como a lo largo del sector norte de Badajoz. Por último, se dotó a cada fortaleza importante de una ciudadela o castillo, una entidad defensiva autónoma incorporada en la traza principal del recinto que proporcionaba a la guarnición un último refugio en caso de que se viera forzada a abandonar las principales defensas y la ciudad. Los caminos que entraran en la ciudad estarían dominados por tetes-du-pont especiales y por barbacanas, y provistos de puentes y diversas formas de barricadas.

En conjunto, tales defensas constituían una serie formidable de obstáculos para un atacante, siempre que la guarnición fuera bastante numerosa, bien abastecida y decidida. Por otra parte, un defensor decidido no se permitiría limitarse a una defensa pasiva si conocía su trabajo. Se prepararían por adelantado una serie de minas de diferentes tamaños antes de cualquier asedio bajo los puntos más obvios, a menudo bajo el glacis y a veces incluso debajo de revellines y otras obras de defensa. Una serie de túneles unirían estas minas a las defensas principales, y los barriles apilados de pólvora podrían encenderse desde dentro del baluarte por medio de mechas y pistas de pólvora. A continuación, un defensor podría usar las numerosas estrechas puertas de salida para enviar fuertes partidas de ataque para atacar a los asaltantes, explotar sus baterías y derruir sus trincheras, infligiendo tanto caos como fuera posible en ambos, hombres y materiales, antes de retirarse nuevamente dentro de los muros.

Lámina mostrando un caballo de frisa o frisia. (e)

Tales medidas fueron empleadas por la defensa tanto en Ciudad Rodrigo como en Badajoz y muchas otros asedios peninsulares. Incluso cuando se había abierto una brecha en las defensas principales, un defensor podía rápidamente colocar minas debajo de ellas, caballos de frisia (troncos de madera con picas y hojas de espada clavadas) y tablones engrasados encima y excavar cuidadosamente una serie improvisada de defensas dentro de la brecha, lo que hacía que una tentativa de asalto general a través de la misma fuera una perspectiva desalentadora para un ejército sitiador. Por supuesto, en los tiempos más caballerescos del siglo XVIII, tales asaltos eran raros, porque las convenciones de guerra declaraban que un defensor que se había mantenido durante 48 días, y que tenía una brecha \”practicable\” en sus principales defensas (es decir, una cuya caída de escombros formara una cuesta suficientemente suave para permitir que un soldado atacante se subiera sin tener que usar sus manos para hacerlo) tenía pleno derecho a entablar negociaciones con el comandante atacante y a concertar una capitulación mutuamente aceptable sobre las mejores condiciones que se pudieran conseguir. Este no fue el caso en la mayoría de los asedios peninsulares, sin embargo, para los comandantes defensores, imbuidos de lealtad a Napoleón y del temor de su ira, entendían que su deber era resistir a ultranza, cuyo resultado en Badajoz comentaremos un poco más tarde.

En la brecha en Badajoz (f)

– – – o – – –

(*) Para una buena descripción de lo que era un \”Forlorn hope\” que puede ser traducido por \”vana esperanza\”, referirnos a nuestra entrada sobre Gordon Corrigan y Waterloo.

(**) Alusión a Wellington por su título de \”Par\” aludiendo a su membresía asociada a la nobleza británica.

___________________________________________________________________________________

Fuentes:

http://www.deepfriedhappymice.com/html/bookrev_fletcher_penaspects.html, sobre una reseña de \”Peninsular War, The: Aspects of the Struggle for the Iberian Peninsula\”, edited by Ian Fletcher, 1998, Spellmount Limited.
http://www.telegraph.co.uk/news/obituaries/1476163/David-Chandler.html

Imágenes:

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s