Jean-Baptiste Bessières, Mariscal del Imperio, Duque de Istria y Coronel-General comandante de la caballería de la Guardia Imperial.

Jean-Baptiste Bessières (a)
\”Si Bessières es un mariscal, entonces todo el mundo puede ser uno\”. Tales fueron las palabras de Marmont. Napoleón fue quizá más justo que él cuando escribió en  Santa Elena: \”Bessières tenía una especie de fría bravura, y estaba tranquilo en el fragor de los combates. Tenía muy buenos ojos y era muy experimentado en las maniobras de caballería, las más adecuadas para dirigir las reservas de caballería\”. (7) 

Bessières no era de alta cuna, pero adoptó los modales y las miradas de un caballero como el más cercano jefe de la Guardia de Napoleón. Alto, guapo, con una figura elegante y una sonrisa encantadora, el comandante de la Guardia Imperial cautivó a todo el mundo por su inteligencia y su porte distinguido, que tenía un sabor peculiar debido a su adhesión a llevar el pelo recogido en una coleta embadurnada en pólvora al estilo Ancien Régime,  incluso cuando este ya estaba pasado de moda. Usualmente llevaba el uniforme de los viejos guías de Napoleón del ejército de Italia con las distinciones de mariscal. Sus antecedentes como comandante de la Guardia de la Guardia de Napoleón, los Guías del Ejército de Italia, le privaron de la amplia experiencia que merecían los mariscales antes de asumir el alto mando. Como Murat, sin embargo era un excelente comandante de caballería y también probó ser un administrador capaz en la Guardia. Pero sus pocos intentos de mando independiente no fueron un éxito y Napoleón prefirió usar a Bessières como comandante de caballería.

El nombre de Bessières permanecerá constantemente unidos al de la caballería de la Guardia Imperial: asistió a todas las grandes jornadas del ejército francés. Su valor personal era extraordinario. En Wagram, una bala de cañón le arrojó de su caballo sin herirle de consideración: se escuchó un grito de dolor en la línea. Napoleón acudió a caballo y dijo: \”Bessières, eso ha sido un buen disparo! Ha hecho llorar a mi Guardia. \”(Napoleón en Sta. Helena).  Fue querido personalmente en un grado extraordinario entre sus soldados, y (a diferencia de la mayoría de los generales franceses de la época) entre sus oponentes. Se dice que se celebraron misas por su alma por los sacerdotes de la España insurgente, y el rey de Sajonia levantó un monumento a su memoria en el lugar en que cayó mortalmente herido.

Carga de la Guardia Consular a caballo en Marengo, 14 de junio de 1800 (por A. Lalauze). Conducidos por el jefe de brigada Bessières y por el capitán Eugenio de Beauharnais, los granaderos a caballo y los cazadores a caballo que se han unido a Kellermann, ponen en fuga a los jinetes de Liechtenstein.

CRONOLOGÍA

Bessières, pintado 
por Meissonier.(c)

1768 – Jean Baptiste Bessières nace en Prayssac, capital del departamento de Lot, cerca de Cahors (sur de Francia), el 6 de agosto. Su padre, cirujano de profesión (oficio que desempeñaban los barberos, hasta confundirse en una sola profesión en la Francia pre-revolucionaria), quería que su hijo siguiera sus pasos, pero el futuro estallido de la Revolución abrió un campo más amplio al audaz joven gascón. Murat nació en el mismo departamento año y medio antes.

1789 – En septiembre es nombrado capitán de granaderos en la Guardia Nacional de Prayssac.

1792 – Abandona Cahors y la profesión médica y parte hacia Paris junto con Murat. Caballero en la Guardia Constitucional del Rey, el 7 de abril. Se licencia con dicho cuerpo en el mes de julio. Toma parte en la jornada del 10 de agosto*. El 1 de noviembre se encuentra en la Legión de Caballería de los Pirineos, que se convierte en el 22º de cazadores a caballo. Nombrado ayudante el 1 de diciembre.

1793 – Es nombrado subteniente el 16 de febrero. Ascendido a teniente el 10 de mayo. Adjunto al ayudante general Quesnel el 1 de septiembre.

1794 – El 8 de marzo es ascendido a capitán en el 22º de cazadores. Participa en las campañas con el ejército de los Pirineos Orientales.

1795 – Participa en las campañas con el ejército de los Pirineos Orientales.

1796 – Transferido al ejército de Italia y se distingue en el combate de Cremona el 11 de mayo. Sin embargo, como cualquier otro de los exitosos soldados de la época, Bessières debió su rápida promoción a su temprana amistad con el gran corso. Fue Murat quien llamó la atención de Napoleón al futuro comandante de la Guardia Imperial, y Bonaparte, con su ojo de águila, inmediatamente apreció sus cualidades. El 5 de junio es nombrado capitán comandante de los Guías en el ejército de Italia por el mismo Bonaparte. Toma parte en la batalla de Roveredo, el 4 de septiembre, cuando rompió el centro de la línea austriaca y con la ayuda de seis cazadores a caballo más, capturó dos cañones al enemigo. Nombrado jefe de escuadrón en el mismo campo de batalla.

1797 – Se distingue en la batalla de Rivoli, el 15 de enero, en el combate de La Favorita, el 16, y en el sitio de Mantua. El comandante en jefe Bonaparte le encarga que lleve a Paris las banderas capturadas y las presente al Directorio ejecutivo. Confirmado como jefe de escuadrón el 4 de marzo y nombrado jefe de brigada el día 9. Al final de la campaña sería promocionado a coronel y como una muestra más de la confianza de Napoleón, fue nombrado tutor de su hijastro Eugenio.

1798 – Se embarca con la expedición de Egipto el 19 de mayo, distinguiéndose en el asedio de San Juan de Acre y la batalla de Aboukir.

1799 – Regresa a Francia con Bonaparte el 9 de octubre. Toma parte en la jornada del «18 brumario», en Saint-Cloud. Bonaparte crea la Guardia a Consular, con cuatro batallones de infantería y dos regimientos de caballería. Lannes mandará la infantería y Bessières, el 10 de noviembre, la caballería. Comandante en jefe de la guardia del Cuerpo legislativo, el día 30.

1800 – Se distingue en Marengo, el 14 de junio. Nombrado general de brigada, segundo comandante de la caballería de la guardia de los Cónsules, el 18 de julio.

Marie J. Lapeyrière. (d)

1801 – Se casa el 26 de octubre con Marie-Jeanne Lapeyrière, con la que tiene un hijo. Ascendido a comandante de la caballería de dicha Guardia, el 20 de noviembre.

1802 – Promocionado a general de división, el 13 de septiembre.

1805 – Comandante de la división de caballería de la Guardia Imperial en la Grande Armée, el 23 de septiembre. En los combates de Brünn, el 18 de noviembre, encabeza la caballería que pone en ruta al enemigo con una brillante carga. El 2 de diciembre participa en la batalla de Auterlitz.

1806 – Participa en la batalla de Jena el 14 de octubre. Comandante del 2º cuerpo de reserva de caballería el 10 de diciembre.

1807 – Participa en las batallas de Eylau y Friedland. Asiste a la entrevista de Tilsit el dia 25 de junio.

1808 – Al mando de todas las tropas y las provincias entre el Duero y los Pirineos, el 19 de marzo. Fija sus cuarteles en Burgos. Envía varios destacamentos a Logroño, Zaragoza, Segovia, Valladolid y Santander, entre el 7 y 21 de junio. Toma Palencia el 8 de junio. El 14 de junio gana la batalla de Medina del Río Seco**, lo que hace exclamar al Emperador cuando conoce la noticia: \”C\’est une seconde bataille de Villa Viciosa. Bessières a mis mon frère Joseph sur le trône d\’Espagne.\”

Llega a Benavente el 19 de junio y a Zamora el 20. Asegura las comunicaciones con Portugal. El 25 de octubre entra en Miranda del Duero y en Aranda del Duero el 16 de noviembre. El 9 de noviembre es nombrado comandante de caballería de la Armée d\’Espagne. Entra en Madrid el 4 de diciembre. Persigue a los españoles el 6 de diciembre en Guadalajara. Pasa el Esla el día 30 y persigue al enemigo hasta Puente de la Velana.

1809 – Destinado a la Armée d\’Allemagne y encargado de comandar el cuerpo de la reserva de caballería el 10 de abril. Participa en los combates de Landshut, Ebelsberg y Aspern-Essling. En esta última Lannes se enfrentó a Bessières porque entendía que no le estaba proporcionando suficiente apoyo a sus vacilantes tropas y le ordenó que cargara al enemigo en lugar de fingir. Bessières desafió a Lannes a un duelo. El mariscal André Massena intervino e impidió el duelo entre los dos mariscales
frente a sus tropas. El 28 de mayo es elevado a la dignidad de Duque de Istria. El 6 de julio en la batalla de Wagram, una bala de cañón mata a su caballo y le hiere en una pierna. Pero al final de la jornada, cuando los soldados, después de su gran esfuerzo, ya no podían enfrentarse a las líneas ininterrumpidas de austriacos que se retiraban lentamente, Napoleón, contrariado por su fracaso, se enfrentó a su caballería ya su comandante con reproche: \”¿Alguna vez se vio algo así? Ni prisioneros ni armas! Este día será contemplado sin ningún resultado.\”. Posteriormente nombrado comandante de la 16° division militar y de las tres divisiones de Guardias nacionales reunidos en Saint-Omer, Lille y Ostende, el 20 de agosto. Nombrado general en jefe de la Armée du Nord, el 11 de septiembre. Se distingue en la toma de Flessingue, el 15 de diciembre.

Escudo de armas de
Jean-Baptiste Bessières (e)

1810 – Toma el mando de la Guardia Imperial, el 19 de enero. Comandante y gobernador de Estrasburgo, el 19 marzo, con ocasión del viaje de la Emperatriz Maria-Luisa.

1811 – General en jefe de la Armée du Nord, en España, el 15 de enero. Gobernador de Castilla La Vieja y León. Participa en la batalla de Fuentes de Oñoro***, el 5 de mayo, donde las fuerzas francesas de Masséna son derrotadas y Bessières juega un papel importante en el resultado al no cooperar con el primero e impedir que utilizara su caballería a tiempo.

1812 – Comandante de la caballería de la Guardia Imperial en mayo de 1812. Se distingue en el combate de Gorodnia, el 24 de octubre. El mariscal, después de la quema de Moscú, fue uno de los consejeros que llamó Napoleón para decidir si el ejército debía retirarse o avanzar. Dio su opinión contra el impetuoso Murat; y firme y enfáticamente declaró en favor de la retirada. Napoleón lo escuchó en silencio, pero acabó la reunión sin dar su propia opinión.

1813 – Comandante de la caballería de la Guardia Imperial en la campaña de Sajonia. El 1 de mayo, en la batalla de Weissenfels, en un desfiladero cerca de la villa de Rippach, cerca de Lützen, en el momento en que se había adelantado para hacer un reconocimiento resultó muerto por una impacto de bala de cañón. Por la noche se supo que Bessieres había caído, y la tristeza embargó a la Guardia Imperial. Napoleón mandó embalsamar el cadáver, y lo envió al Hotel de los Inválidos, donde proyectaba darle grandes honores, pero su derrocamiento se lo impidió. Escribió la siguiente carta de corazón a la desconsolada viuda: \”Mi prima: tu marido ha muerto en el campo de honor. La pérdida que tu y tus hijos habéis sostenido es grande, pero la mía es aún mayor. El duque de Istria ha tenido una muerte noble, y sin sufrimientos; ha dejado una reputación sin mácula, la mejor herencia que pueden heredar sus hijos. Mi protección les está asegurada; ellos heredarán todo el afecto que yo tenía por su padre \”.

Muerte del Mariscal Bessières (f)
– – – o – – – 

(*) – La jornada del 10 de agosto de 1792 fue una insurrección, durante la Revolución francesa, que puso fin a la monarquía de Luis XVI, por lo que también es conocida como la «segunda revolución». El hecho principal fue el asalto del palacio de la Tullerías por los insurgentes, miembros de las secciones parisinas y de los sans-culottes de París, junto con las tropas «federadas». El rey buscó la protección de la Asamblea Legislativa, pero fue suspendido de sus funciones constitucionales y detenido junto con su familia. Al mismo tiempo se decidió convocar elecciones por sufragio universal para formar una Convención Nacional que asumiera todos los poderes del Estado y redactara una nueva Constitución. Cuando la Convención se reunió el 21 de septiembre proclamó la República francesa.(5) Ese fatídico día, Bessières aprendió su primera lección de guerra con el asalto de las Tullerías, y con sus ojos juveniles contemplaba su primer campo de batalla, la Place du Carrousel y el jardín del palacio, en el que estaban esparcidos los cuerpos mutilados de la valiente Guardia Suiza. Durante la continuación de esta horrible masacre, se esforzó por salvar a los miembros de la casa de la Reina; y, a riesgo de su propia vida, logró arrancar a algunos de ellos de las manos de la multitud. Luego tuvo que desaparecer entre el caos de la ciudad.

(**) – El 14 de julio encontró a los ejércitos españoles en posición fuera de Medina del Río Seco, unos pocos kilómetros al este de Valladolid. Los españoles, sin saber si los franceses avanzaban desde la dirección de Valladolid o Burgos, habían colocado al ejército de Blake en la carretera de Valladolid y el de Cuesta en la carretera de Burgos. Percibiendo de un vistazo, sin embargo, la posición errónea que Cuesta había asumido, Bessières decidió avanzar. El general español había colocado a sus hombres en dos líneas, una directamente detrás de la otra, y casi una milla y media aparte. Bessières, que había aprendido el arte de la guerra bajo Napoleón, vio de inmediato que una hábil maniobra pronto podría destruir la ventaja de los números. A pesar de que el acercamiento al frente ascendía bruscamente, ordenó a Lasalle que atrajera la atención del enemigo con ataques parciales de caballería, hasta que, por un movimiento de flanco, pudiera arrojar el peso de sus tropas en el espacio entre las líneas. Sucedió en su maniobra que cayó en la parte trasera de la primera línea, al mismo tiempo que Lasalle, oyendo sus cañones, cargó furiosamente enfrente; la carga provocó la huida de una tumultuosa multitud sobre el campo de batalla. Pero mientras los franceses, en el desorden del éxito, presionaban con gritos después que el enemigo huyera, Cuesta avanzó audazmente su segunda línea. El ataque fue hecho con valentía, y los primeros batallones de los franceses bajaron antes de la carga, y el grito de la victoria fue oído en las filas españolas. La confusión de los franceses aumentó, y por un tiempo el resultado de la batalla fue dudoso. Pero Bessières, que veía el desorden que se extendía por su ejército, se dio cuenta enseguida de que la crisis había llegado, y poniéndose a la cabeza de mil doscientos jinetes, estalló como una furia espantosa en el flanco del enemigo. Todo se hundió delante de él; y, justo entonces, la división que había estado persiguiendo a los restos de la primera línea que volvía, el ataque se renovó con vigor, y después de una breve pero feroz lucha los españoles fueron completamente derrotados. Cerca de 6.000 muertos y heridos españoles se encontraban en el campo de batalla, mientras que 1.500 presos permanecieron en manos de los franceses.(2)  

(***) – Desafortunadamente el mariscal era humano, como sus camaradas, y en lugar de apoyar a Masséna con lealtad, rompió con él por la cuestión de los suministros y, por su inacción en Fuentes de Oñoro, tuvo gran parte de culpa en que los franceses perdieran dicha batalla. A pesar de que se excusó con Napoleón, y aseguró la desgracia del príncipe de Essling, en la opinión del duque de Wellington fue la negativa de Bessieres de prestar ayuda a Masséna la enteramente responsable de la derrota francesa. Por otra parte, como su punto de vista sobre el método de conducir la guerra, no tenía la personalidad necesaria para impresionar a los otros comandantes o la necesaria aplicación para poner los planes en práctica, y todo su tiempo se ocupó en tratar de hacer frente a la guerra de guerrillas.(2) Masséna tampoco tenía mejor opinión de Bessières: \”¡Yo lo podría hacer con más tropas y menos Bessières! exclamó el mariscal cuando pretendía dar batalla a Wellington cerca de Almeida.

_________________________________________________________________________________

Fuentes:

(1) – \”Napoleon\’s Marshals\” – R. P. Dunn-Pattison, M.A., BostonLittle, Brown & Company, 1909
(2) – \”Napoleon and his marshals\” – J.T. Headley, A.L.Burt Company Publishers, New York
(3) – \”Napoleon\’s Marshals\” – R.P. Derderfield, Cooper Square Press, New York, 2002
(4) – http://napoleon-monuments.eu/Napoleon1er/Bessieres.htm
(5) – https://es.wikipedia.org/wiki/Jornada_del_10_de_agosto_de_1792

Imágenes:

(a) – Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=263981

(c) – Par MEISSONIER Ernest — http://www.culture.gouv.fr/public/mistral/joconde_fr, Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=7348196
(d) – Par Jacques Delaplace — Châteaux de Malmaison et Bois-Préau, Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18407950

(f) – http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/2f/Death_of_Marshal_Bessieres.png

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s