Exposición. Santa Elena – Malmaison. 2018 (y II)

Panorámica del puerto de  Jamestown (isla Sta. Elena)
Tras la derrota en los campos de Bélgica en 1815, Napoleón intentó seguir con el esfuerzo de la guerra en Francia, pero tanto la clase política como buena parte de la sociedad estaban ya cansados de una época de guerras que habían ido drenando la capacidad de recursos materiales y humanos del país. Tras dejar París y llegar a la Malmaison, al Emperador le quedaban muy pocas opciones: hartos de sus humillaciones militares y territoriales, sus enemigos no le darían un trato tan benévolo como en 1814 y Napoleón era consciente de la suerte que correría si caía prisionero en sus manos, especialmente de los prusianos que lo querían a toda costa, vivo o muerto.
Sólo quedaba el forzoso exilio, y se dirigió hacia la costa para intentar embarcarse hacia América. No obstante la situación seguía siendo peligrosa ya que la Royal Navy, patrullaba las costas y era de temer un bloqueo de los puertos, situación que finalmente se materializó cuando los ingleses situaron sus navíos ante el puerto de Rochefort.
Napoleón y sus acompañantes barajaron la posibilidad de salir de puerto y tratar de forzar el bloqueo, pero las opciones de ser capturado seguían siendo muy altas, aparte del temido combate y el derramamiento de sangre que se produciría. Finalmente, emulando al griego Temístocles entregándose a sus enemigos persas, el espíritu clásico de Napoleón entrevió una salida honrosa entregándose a si mismo a los ingleses, cual final de una tragedia clásica (lo que probablemente era). Finalmente fue embarcado en el HMS Bellerophon, al mando del capitán Maitland, en la mañana del 15 de julio y transportado a Inglaterra, donde tras unos días se le negó el asilo y fue llevado finalmente en calidad de prisionero a Santa Elena.
Concluimos con esta segunda parte, esta exposición de Santa Elena – Malmaison dedicada a los enseres y la vida cotidiana del ya ex-emperador, hasta su muerte en 1821. No suelo comentar las exposiciones a las que asisto, y me limito a transcribir los textos y fotografiar las vitrinas con la mejor intención, dejándolos al juicio de los lectores, pero también entiendo que esta exposición tendría que haber detallado también los primeros momentos de la estancia de Napoleón en Los Briars cuando el gobernador no era aún el aborrecido Hudson Lowe (hasta Wellington enjuició: \”un maldito tonto\”), sino el coronel Mark Wilks, en la que gozó de un mejor trato y consideración. Además tampoco se comenta la relación de Napoleón con el doctor irlandés Barry O\’Meara, con el que solía conversar en italiano y que escribió posteriormente \”Napoleon in Exile, or A Voice From St. Helena\”, en 1822, denunciando la actitud de Lowe y del gobierno inglés.
Cronograma temporal del exilio de Napoleón.

EXPOSICIÓN (Cont.)

– Reloj de péndulo en forma de mojón (izquierda).
Hacia 1815, caoba, limón, plata, bronce dorado.
Este péndulo, traído de Santa Elena por el general Bertrand marca aún la hora de la muerte del Emperador.

– Lecho plegable de campaña (centro).
Marie Jean Desouches (1764-1828)
Primer cuarto del s. XIX,hierro pulido, cobre dorado, lona,tafetán verde, muselina de algodón (tafetán y muselina modernos).

Este lecho de campaña, el único elemento de mobiliario proveniente de Francia, así como otro lecho idéntico (conservado en el Museo del Ejército) habían sido preparados en los equipajes destinados a la futura instalación del Emperador en Estados Unidos. Instalados en Briars y después en Longwood, uno fue colocado en la habitación, el otro en el gabinete. El lecho que aquí se expone, sobre el que fue estirado el Emperador antes de su autopsia, llegó a la emperatriz Eugenia que se lo legó al Príncipe Napoleón

– Pote de leche
Principio del s.XIX
Manufactura de Stoke-on-Trent, Gran Bretaña
Al lado de las piezas prestigiosas de la manufactura de Sèvres, piezas de origen ingles más modesto sirven cotidianamente al Emperador.
 
– Botella
Principio del s.XIX, cristal dorado

– Bombonera
Cristal, 1789

– Mesa
Primer cuarto del s. XIX, caoba y hilo de ébano

Esta mesa, llamada \”china\”, reconocida como un bien propio del Emperador, fue traída a Francia con Marchand y fue ofrecida al museo de Malmaison por su hijo pequeño.

– Silla

George Bullock (hacia 1780-1818)
Madera ennegrecida, bronce, terciopelo grabado con rayas (textiles modernos). 
Esta silla pertenece al conjunto ordenado en 1816 para la futura residencia de Longwood New House. A su llegada a St. Helena, se dispone junto con otras cinco, seis sillones y dos sofás, en el salón de Longwood. Uno de estas fue colocada al pie del lecho de muerte del Emperador.
La biblioteca del Emperador en Longwood comprendía alrededor de 3.500 volúmenes reunidos en una sala y confiados a la dirección del mameluco Alí (Louis-Etienne Saint-Denis). Napoleón necesitaba muchos libros, no solo documentación, sino también lecturas de que le distrajeran en sus muchos ratos de ocio. La historia y la geografía estaban mejor representadas, luego la literatura (novela y teatro), el arte militar y la política. 
Seguía esperando con impaciencia los periódicos y revistas ingleses y franceses, que se enviaban según la llegada de barcos desde Inglaterra.

Recuerdos de Josefina y del rey de Roma.

Napoleón lleva a Santa Elena la caja de dulces de cuatro miniaturas, ofrecida por Josefina, y el dibujo del Rey de Roma con el casco de Marte, recogido en el Elíseo por su primer ayuda de cámara, Marchand, durante la constitución de los equipajes. En la isla, la condesa Bertrand le prestó su retrato en miniatura de Josefina, similar al expuesto aquí, que el emperador había copiado.
Estos recuerdos dolorosos -Napoleón no ha visto a su hijo desde enero de 1814, y su ex esposa murió el mismo año- están colgados en su habitación, que se convierte en un verdadero \”santuario familiar\”, en palabras de Las Cases.
– Cañón de juguete del rey de Roma
– Collar del rey de Roma
Primer Imperio, oro y coral
– Bombonera con cuatro miniaturas: retratos de Josefina, del príncipe Eugenio, de la reina Hortensia y de Louis Bonaparte.
Primer Imperio, Pintura sobre marfil
– Retrato de la emperatriz Josefina.
– El Rey de Roma dentro del casco de Marte.
Jean-Baptiste Isabey (1767-1855)
Acuarela, 1811.
Napoleón donó esta acuarela a su ayuda de cámara, Louis Joseph Marchand en 1819; fue ofrecida a la Malmaison por su descendiente, el conde Desmazières Marchand.


LA MUERTE DE NAPOLEÓN

Desde su llegada a Santa Elena, Napoleón ha conocido a varios médicos ingleses en los que no siempre ha confiado; En 1819, el médico corso Francesco Antommarchi llegó a la isla, enviado por su madre y su tío, el cardenal Fesch. Napoleón siempre está obsesionado por el miedo a morir de la misma enfermedad que su padre, un cáncer de estómago.
Comenzó a sufrir ya en el otoño de 1820. Después de un diagnóstico de hepatitis, Antommarchi y su colega inglés Burton concluyeron en el origen gástrico del mal. Napoleón escribió su testamento y añadió varios codicilos en abril de 1821. Murió el 5 de mayo a las 17:49 horas.
El 6 de mayo, se decide realizarle una autopsia, no para buscar una posible causa criminal en su muerte, sino para dilucidar su causa natural y advertir al rey de Roma, su hijo, sobre una posible enfermedad de familia. Después de esta autopsia, los Drs. Burton y Antommarchi toman la impresión de su cara para hacer una máscara mortuoria, a pesar de la dificultad de obtener yeso de calidad; con la complicidad de los otros compañeros del Emperador, Antommarchi logra efectuar la impresión de la cara y deja a su colega británico el resto del molde que incluye la frente, el cuello y la parte posterior de la cabeza.
El funeral se lleva a cabo el 9 de mayo; la ceremonia fúnebre es celebrada por el padre Vignali y el entierro se lleva a cabo en el valle llamado \”del geranio\”: frente a la intransigencia del gobernador de la isla, Sir Hudson Lowe, no se puede lograr un acuerdo en la inscripción para ser grabada en la losa fúnebre y permanece en blanco sin ningún nombre o título.
Los compañeros del Emperador abandonan Santa Helena el 27 de mayo y regresan a Europa; devuelven los objetos propios del Emperador, objetos que él les había encargado que dieran a su hijo y a su familia.
\”Napoleon sobre su lecho de muerte una hora antes de su entierro\”, Jean-Baptiste Mauzaisse (1784-1844), óleo sobre tela (1843-1844)

Máscara mortuoria de Napoleón

François Charles Antommarchi (1789-1838)
Posterior a 1821.
Yeso
Adquisición, 1944, de la sobrina pequeña de Antommarchi
En la tarde del 7 de mayo de 1821, los doctores Antommarchi y Burton moldean la cara de Napoleón que, según Marchand, su ayuda de cámara, había encontrado \”su figura de cónsul\”. Esta impresión se oculta a los ingleses y es llevada a Francia de forma semiclandestina. Ante el creciente interés en las reliquias imperiales, Antommarchi lanzó en 1833 una suscripción para publicar copias de la máscara de yeso y bronce, autenticadas por una pequeña medalla del perfil del Emperador. El éxito es considerable y se realizan nuevas impresiones en el momento del Retorno de las cenizas.
Varias copias hoy reclaman el estatus de original: el que se presenta aquí, que proviene de la familia de Antommarchi, sin duda sirvió para el editor, en el lanzamiento de la suscripción de 1833.
\”La tumba de Napoleón I en Santa Elena\”, François Gérard (1770-1837), óleo sobre tela, hacia 1826.

LA LEYENDA NAPOLEÓNICA

Ya bajo el Imperio, las obras deificando a Napoleón se multiplican, a pesar de la voluntad del modelo mismo, que juzga estas alegorías ridículas y prefiere ser representado de una manera más directa. La imagen del Emperador con su \”sombrero pequeño\”, su levita y su mano en el chaleco se está creando gradualmente. La caricatura inglesa también ayuda a construir esta imagen, incluida la difusión de la leyenda del pequeño tamaño de Napoleón. 
Bajo Luis XVIII, las representaciones del Emperador y su familia estaban prohibidas: la propaganda popular se volvió clandestina con imágenes secretas en las que se ocultaban efigies prohibidas; su publicación y distribución son reprimidas por la policía. Se muestra menos severa con los artistas, pero las exhibiciones públicas son controladas; las representaciones de los hombres del Imperio, sus victorias o, simplemente, la bandera tricolor están prohibidas. 
La publicación de los recuerdos de la epopeya imperial comienza poco después de la muerte del Emperador; en 1823, aparece el Memorial de Santa Helena de Las Cases, que es seguido por numerosos volúmenes de memorias de los testigos de los gloriosos años o el cautiverio del Emperador. 
La epopeya napoleónica vuelve con el reinado de Luis-Felipe: el gobierno completa los grandes proyectos iniciados bajo el Imperio (el Arco de Triunfo de la Estrella, en 1836, la iglesia de la Magdalena en 1845) o restaura los monumentos (la estatua de Napoleón en la columna de Vendôme en 1833). De 1833 a 1837, el proyecto del Museo de Historia de Francia en el Palacio de Versalles muestra todas las obras ordenadas por el gobierno imperial y las expone a un gran público; así inspiran el arte popular en todas sus formas: imaginería, cerámica, pequeños objetos de todo tipo.
Después de la caída del Segundo Imperio, se renuncia a celebrar la gloria de Napoleón I. Vuelve al frente de la escena a fines del siglo XIX y principios del XX, justo antes de la Primera Guerra Mundial: considerado uno de los grandes figuras heroicas de la Historia de Francia, es invocado entre los salvadores de la Nación.
 

\”Napoleón coronado por el Tiempo escribiendo el Código Civil\”, Jean Baptiste Mauzaisse, (1784-1844), óleo sobre tela, 1833

LOS COMPAÑEROS, EL REGRESO DE LAS CENIZAS

Doce platos describiendo el Retorno de las
cenizas (1841-1844). Porcelana opaca
 Manufactura de Creil y Montereau. 
Estos platos pertenecen a una de las
principales producciones de objetos 
populares suscitados por la ceremonia
del Retorno de las cenizas (15/12/1840).

Los compañeros exiliados del Emperador asumen las funciones fijadas por la etiqueta de la corte imperial: el gran mariscal del palacio, dos ayudantes de campo, un secretario; además de estos roles, ayudan a Napoleón a organizar y escribir sus memorias durante largas sesiones de dictado.

A este grupo se añaden los servidores que contribuyen al respeto a la etiqueta en torno al Emperador depuesto: Marchand, ayuda de cámara, así como Ali, Pierron, Noverraz, Archambault.

Las Cases y su hijo son expulsados ​​por las autoridades inglesas en 1816; Gourgaud se fue en febrero de 1818, después de múltiples peleas con Montholon.

A fines de ese mes, el mayordomo Cipriani muere y su funeral es celebrado por un sacerdote anglicano; Madame Mère (la madre de Napoleón) y el cardenal Fesch decidieron enviar a dos sacerdotes, los abades Buonavita y Vignali, a Napoleón; un médico, Antommarchi y un mayordomo, Coursot, que se unieron a ellos.

En su testamento, Napoleón expresa el deseo de descansar en las orillas del Sena, en medio de los franceses que tanto he amado. Desde 1830, los proyectos de retorno del cuerpo en Francia se suceden: en mayo de 1840, el rey Luis-Felipe pide este regreso a Inglaterra, después de una votación de la Asamblea.

Retrato de Henri Gatien, conde Bertrand,
gran mariscal de palacio.
Paul Delaroche (1797-1856)
Óleo sobre tela, hacia 1840.

 

Retrato de Louis Joseph Marchand, primer ayuda de cámara del Emperador.
Jean-Baptiste Mauzaisse (1784-1844)
Óleo sobre tela, hacia 1840

 – Retrato de Jean-Baptiste Alexandre Pierron,
Jefe de oficina de Napoleón en Santa Elena
Louis-Nicolas Lemasle (1788-1876)
Óleo sobre panel, 1827.

  

El 7 de julio de 1840, la fragata La Belle Poule salió de Toulon bajo el mando del Príncipe de Joinville, hijo del rey; llega a la isla de Santa Elena el 8 de octubre. Algunos de los compañeros del exilio de Napoleón (Bertrand, Gourgaud, Las Cases, Marchand, Ali, Pierron, Coursot, Noverraz y Archambault) se unieron a la expedición.

Pequeño jarrón torneado ejecutado con un trozo del ataúd de Napoleón.
Louis-Édouard Lemarchand, ébano (mitad s.XIX)
– Miniatura del ataúd de Napoleón
Louis-Édouard Lemarchand, ébano, roble y bronce dorado (mitad s.XIX)
Miniatura ejecutada con un trozo del ataúd del Retorno de las cenizas y
ofrecida en 1852 a Louis-Napoléon Bonaparte, entonces príncipe-presidente.
– Miniatura del ataúd de Napoleón
Louis-Édouard Lemarchand, ébano (1840)
Miniatura ejecutada con un trozo del ataúd del Retorno de las cenizas y
ofrecida en 1852 al príncipe Víctor Napoléon.
El féretro de Napoleón es exhumado y su cuerpo se descubrió casi intacto lo que sorprende a todos los asistentes. Llegado a Cherburgo el 30 de noviembre, el ataúd se traslada a bordo de dos barcos de vapor que lo llevan hasta el Sena y lo suben hasta el puente de Neuilly. El 15 de diciembre, cruza la Avenida de la Grande Armée y luego los Campos Elíseos en un carro triunfal que cruza el Sena en el puente de la Concordia y se dirige a los Inválidos. Después de la ceremonia, el ataúd se deposita en la capilla Saint-Jerôme, donde permanece unos veinte años, en espera de la finalización de la tumba final en los planos del arquitecto Visconti. 

– Tejido del Retorno de las cenizas.
Seda y vidrio hilado (1840)

Fragmento del bordado de las cortinas que adornaban los lados del carro fúnebre del emperador el 15 de diciembre de 1840. Esta tela de seda tejida en vidrio hilado, que le da la apariencia de metal, fue encargada a Ignace Dubus Bonnet, inventor de esta técnica excepcional (\”tejido del vidrio hecho maleable por vapor, puro o mixto, con seda, algodón o lino\” de acuerdo con la patente presentada en 1816). Los caballos de la carroza del carro también se hicieron de la misma manera, imitando el brocado de oro

\”C\’est fini…\” – Oscar Rex (1857-1929), óleo sobre panel, hacia 1900

\”Las ocho épocas de Napoleón\”, Charles de Steuben (1788-1856), óleo sobre tela, hacia 1826.

___________________________________________________________________________________
Fuentes:
1) Exposición Sainte-Hélène – Malmaison, Château de Malmaison, Avenue du château de Malmaison – 92500 Rueil-Malmaison

a) Fotos propias del autor.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s