Película. Désirée (1954), de Henry Koster

Désirée del año 1954 es una película de la Twentieth Century Fox sobre uno de los amores de juventud de Napoleón, Désirée Clary, que era hija de un rico comerciante de Marsella, cuya hermana a la postre se casaría con su hermano José. El film está realizado en la tradición de las películas románticas de Hollywood de la década de los años cincuenta del siglo pasado.

Cabe preguntarse como aficionado si Désirée es un título prescindible o no en la filmografía sobre Napoleón o su época. La película sin duda tiene aspectos a su favor, como la pareja protagonista, el dúo Brando-Simmons, que tan buen resultado daría en el musical de \”Guys and Dolls\” al año siguiente o la puesta en escena en algunos decorados en interiores y vestuarios (estos con algunas incorrecciones) es bastante aceptable (por ejemplo en la ceremonia de la coronación o la firma del divorcio con claras inspiraciones pictóricas).

Por contra a pesar que el guión tiene algún momento recordable, el relato peca de pueril e históricamente inexacto en muchos momentos, con lo cual, una historia cuando menos interesante (pasar de hija de comerciante a reina de Suecia) en la época napoleónica y con la figura del propio Napoleón de trasfondo, no pasa de ser un film histórico menor con una pseudohistoria de amor al gusto de la época.

Como describe Emanuel Levy, en su página web de crítica cinematográfica:

\”Desiree es una película agradable, pero podría haber sido mejor si fuera más fiel a los hechos.

El hecho de que Desiree estuviera casada con su hermano es un hecho, pero que ella fue capaz de persuadir al dictador con voluntad de hierro para que abandone sus ambiciones y acepte el exilio es una fantasía absurda. La película es admirable a nivel técnico, con magníficos conjuntos y disfraces, pero como drama es demasiado pedestre y verbosa. Deriva gran parte de su fuerza de la encantadora actuación de un radiante Jean Simmons, que se encuentra en la pantalla durante la mayor parte de la historia, desarrollando desde una niña ingenua a una mujer segura. De Marlon Brando, Desiree recibió un asombroso retrato de Napoleón. Los críticos siempre han estado divididos en su reacción, algunos sintieron que se trataba de una actuación magistralmente controlada, mientras que otros sentían que Brando estaba jugando con el papel y simplemente se divertía.\” (3)

Quizás nos tendremos que contentar con la hipótesis de lo que hubiera pasado con tener a uno de los mejores actores de la historia en la piel del poliédrico Napoleón con un director con más talla y oficio y con un guión con más pulcritud histórica… quién sabe. 

LA PELÍCULA

En 1794, en Marsella, Désirée Clary conoce a un refugiado corso, José Bonaparte, y lo invita a él ya su hermano, el general Napoleón Bonaparte, a conocer a la familia al día siguiente. Al día siguiente, Julie, la hermana de Désirée y Joseph se sienten atraídos el uno por el otro, y Napoleón conversa animadamente con Désirée. Él le admite que los pobres hermanos Bonaparte necesitan las ricas dotes de las hermanas Clary. Más tarde, Désirée se contempla como Napoleón es arrestado y llevado a París.

Bonaparte, tonteando con la joven Désirée en el jardín familiar:

– Napoleón: “Habéis tenido la mirada fija en mi. ¿Qué observabais?\”
– Desirée: “Vuestro uniforme. Nunca he conocido un general con un uniforme tan viejo. Debéis ser muy pobre
– Napoleón: “En efecto, lo soy

Napoleón finalmente regresa a Marsella, le dice a Désirée que ha sido absuelto de todos los cargos, pero que se le ha ordenado localizar a los realistas en París. Désirée le ruega a Napoleón que abandone el ejército y se una a su hermano en el negocio familiar de venta de telas, pero él se burla de la idea y, en cambio, le propone matrimonio. Désirée acepta y le presta a Napoleón el dinero para volver a París. Napoleón le dice que siempre la amará y que volverá pronto para su boda, pero, a medida que pasan los meses, no tiene noticias de él (I). Désirée empieza a dudar de él y va a la ciudad.

Logra entrar en la casa de Madame Tallien gracias al casual encuentro con el general Jean-Baptiste Bernadotte. Ella se entera de que Napoleón está comprometido con la adinerada Josefina de Beauharnais, le hace una escena y sale corriendo desesperada de la casa. Désirée contempla el suicidio en un puente, pero Bernadotte, que ha quedado prendado de la joven, la detiene y la lleva en su carruaje a su casa. Más tarde, en 1797, Napoleón, ahora el principal general de Francia, ha logrado conquistar Italia, y Désirée vive en Roma con su hermana Julie y José.

Désirée en el interior del carruaje con Bernadotte, yendo hacia su casa:

– Desirée: “Os dejé en ridículo en casa de Madame Tallien. Os pido perdón. Sinceramente, no me arrepiento de otra cosa. Arrojé champagne a su vestido a propósito. El champagne deja manchas. Es mucho más hermosa que yo. Una mujer de mundo… Y yo procuraré no llorar tanto, general” 
(Desirée sigue sollozando y Bernadotte la coge entre sus brazos y la acerca hacia su pecho.) 
– Desirée: “Os voy a manchar el traje” 
– Bernadotte: “No os apuréis, las lágrimas no manchan

Sin embargo, pronto se cansa de Roma y decide regresar a París, donde se encuentra con Napoleón, ahora casado con Josefina, quien anuncia que irá a Egipto. Intenta flirtear de nuevo con ella pero esta lo rechaza. Bernadotte, que se encuentra entre los invitados, y que está encantado de ver a Désirée de nuevo y le propone en matrimonio.

Para el 4 de julio de 1799, Désirée y Bernadotte se han acomodado felizmente en la vida matrimonial y tienen un hijo, Óscar. El 9 de noviembre de 1799, Napoleón es proclamado Primer Cónsul de la República Francesa y le pide a Bernadotte que se una a su consejo de estado, con lo que Bernadotte está de acuerdo.

Varios años después, se prepara la ceremonia de la coronación, a la que asisten todas las mujeres de sus mariscales (Désirée entre ellas) y sus hermanas, que hacen una escena porque no quieren llevar la cola de Josefina. Désirée vuelve a su casa y Bernadotte discute con ella ya que Napoleón le ha devuelto en un cofre el dinero que le dejó cuando se conocieron para que pudiera ir a París.

Más tarde en la ceremonia, Napoleón toma la corona de las manos del Papa Pío VII y se corona a sí mismo emperador. Cinco años después, desesperado por tener un heredero, Napoleón se divorcia de Josefina y Désirée consuela a su antigua rival, antes del próximo matrimonio de Napoleón con María Luisa de Austria, de 18 años. 
Napoleón tratando de flirtear con Désirée:

– Napoleón: “Este [cuadro] se denomina la Donna Bellata” 
– Désirée: “La he visto en otra parte” 
– Napoleón: “Seguramente en Italia. Allí me la prestaron” 
– Désirée: “Su sonrisa me recuerda a la de vuestra esposa” 
– Napoleón: “Vuestra voz es fría” 
– Désirée: “¿Esperabais oirla de otro modo?” 
– Napoleón: “Creía haber hecho todo lo posible por congraciarme con vos” 
– Désirée: “Enviando a todos los solteros que conocéis” 
– Napoleón: “Solo a mis mejores ayudantes, soldados que distinguieron por su valor en los campos de batalla” 
– Désirée: “No me consideréis una recompensa digna de vuestros oficiales” 
– Napoleón: “Sin embargo deberíais casaros. El matrimonio enseña a la mujer el verdadero significado de la vida” 
– Désirée: “Os arrojaría con gusto uno de esos candelabros” 
– Napoleón: “Bien, pero apagadlos, no vayáis a incendiarnos el palacio

Napoleón involucra a Francia en más guerras, y los representantes del rey de Suecia se acercan a Bernadotte, ya que su rey Carlos XIII desea adoptarlo y convertirlo en el heredero del trono. Désirée, sorprendida por la noticia de que algún día será reina, sin embargo apoya a su marido y, finalmente, Napoleón les permite a ambos salir de París. Pero en Estocolmo, Désirée no encaja con la rígida etiqueta de la familia real sueca, y a pesar que toma clases del idioma y la etiqueta, le pide a Bernadotte regresar a Francia (II).

Désirée en el barco sueco a la vista de la capital del país, Estocolmo:

– Oficial: “A vuestra alteza le gustará Estocolmo. Es una capital preciosa. La llaman la Venecia del Norte
– Desirée: “Yo prefiero la Venecia del Sur. Me he puesto toda la ropa de invierno y aún tengo frío

Ocho meses después, ella asiste a un baile en París en el que Napoleón muestra a su nuevo hijo, el Rey de Roma. Napoleón hace amenazas veladas sobre la alianza de Bernadotte con Rusia y anuncia a la multitud con sorna que ella será secuestrada para asegurar el apoyo de Suecia mientras su ejército marche a través de Rusia a Moscú. El ejército de Napoleón es derrotado, y él visita a Désirée, pidiéndole que escriba una carta a Bernadotte, solicitando su ayuda. Désirée se da cuenta de que Napoleón todavía la ama y regresó más por ella que a buscar la ayuda de su marido.

Napoleón en la recepción de presentación de su heredero dirigiéndose a Désirée:

– Napoleón: “He sabido que vuestra Alteza regresó a Francia hace algún tiempo. ¿Puedo saber la razón que os obligó a abandonar vuestra patria?\” 
– Desirée: “El frío, Señor” 
– Napoleón: “¿El frío? Los miembros de casas reales extranjeras suelen pedirme audiencia cuando visitan mi capital. Por cortesía…” 
– Desirée: “No creí que para vuestra majestad fuese motivo de preocupación la cortesía” 
– Napoleón: “Os equivocáis. Ya no sois ciudadana francesa y permanecéis en Francia por mi cortesía” 

Poco después, Bernadotte lidera uno de los ejércitos que atacan a Napoleón, y el general triunfante se reúne con Désirée antes de regresar a Suecia. Sin embargo, el exilio de Napoleón en Elba es efímero, y después de la Batalla de Waterloo, Napoleón se retira con su ejército personal al Château de Malmaison. Representantes de los ejércitos aliados le piden a Désirée que hable con Napoleón, esperando que ella pueda persuadirlo para que se rinda. Napoleón acepta hablar solo con Désirée, y reflexiona sobre cuál hubiera sido su destino si se hubiera casado con ella. Napoleón proclama que ha dado su vida para proteger a Francia, pero Désirée le dice amablemente que debe hacer lo que Francia le pide y exiliarse en Santa Elena. Napoleón le da a Désirée su espada en señal de rendición y le asegura que su dote no fue la única razón por la que se lo propuso hace muchos años en Marsella.

Reparto:

Marlon Brando …      Napoleón Bonaparte
Jean Simmons …       Désirée Clary
Merle Oberon …        Empress Josephine
Michael Rennie …     Jean-Baptiste Bernadotte
Cameron Mitchell … Joseph Bonaparte
Elizabeth Sellars …   Julie – Hermana de Désirée
Marlon Brando caracterizado en su papel de Napoleón. 
Imagen cedida por cortesía de Napoleon Filmography.

– – – – – o – – – – – 
(I) – \”Eugènie [como Napoleón llamaba a Désirée] tenía diecisiete por entonces y, aunque algo menos tímida y reservada, era tan dulce como de costumbre. Al poco tiempo Napoleón se enamoró y ahora dejó claro que quería casarse. Además fue evidente que se las arregló para intimar con ella. \”Siempre pienso en ti -le dijo-. ¿Cómo puedes creer que podría dejar de amarte?\”. A Madame Clary le pareció todo muy perturbador: a fin de cuentas su hija era ahora una muchacha muy atractiva con una dote de cien mil libras, mientras que Napoleón que era un tosco corso que no tenía más que su salario del ejército para ofrecer. Ya tenía un yerno sin dinero propio y se afirma que dijo que un Bonaparte en la familia era suficiente.
Esta negativa por parte de la madre de su amada no desalentó a Napoleón. Después de regresar a París, le escribió con regularidad. La llamaba su\”adorable amiga\”, le decía que era suya para siempre y le pedía que le escribiese al menos una vez al día. Pero su ardor no sobrevivió a la distancia que los separaba; pronto dejó que pasaran días sin molestarse en ir a buscar a la posta las cartas en las que ella le contaba cómo lo extrañaba y lo insegura que se sentía\” (4)

(II) – \”Désirée abandonó Suecia en 1811 bajo el nombre de \”Condesa de Gotland\”, oficialmente a causa de su salud, y regresó a París. Allí permaneció durante doce años, dejando detrás a su marido y su hijo. Ella misma dijo que la nobleza sueca la había tratado como si estuvieran hechos de hielo: \”No hables conmigo de Estocolmo, me da frío tan pronto como oigo la palabra.\” Residía en París de incógnito, con lo que evitaba la política durante el difícil período en que Suecia estuvo en guerra con Francia; sin embargo, su casa en la Rue d\’Anjou fue observada por los integrantes de la policía secreta y sus cartas fueron leídas por ellos\”. (5)
_______________________________________________________________________________

Fuentes:

1 – Película \”Désirée\” (1954), por Twentieth Century Fox.

2 – https://en.wikipedia.org/wiki/D%C3%A9sir%C3%A9e_(film)
3 – http://emanuellevy.com/comment/desiree-1954-brando-as-napoleon/
4 – \”Napoleón. Sus esposas y amantes\” – Christopher Hibbert, Ed. El Ateneo, 2005
5 – http://nobleyreal.blogspot.com/2011/06/la-reina-desiree.html

Imágenes:

a – Impresiones de pantalla -aclaradas y optimizadas- de película \”Désirée\” (1954), por Twentieth Century Fox.

b – https://en.wikipedia.org/wiki/D%C3%A9sir%C3%A9e_(film)
c – Página Facebook Napoleon Filmography

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s