Con Wellington por España (XXI). El combate de García Hernández

Finalizamos hoy, por el momento, nuestra serie \”Con Wellington por España\”, y que iniciamos en un ya lejano 2 de noviembre de 2018, coincidiendo -involuntariamente, todo se ha de decir- con el cuarto año de existencia de nuestro blog \”El Rincon de Byron\”. Esta última etapa del recorrido cubrirá el campo de batalla del combate de García Hernández, que vio uno de los mejores rendimientos del arma de caballería del ejército de Wellington en tierras españolas, ante un ejército francés en retirada después del descalabro sufrido en la batalla de Los Arapiles. La brigada pesada de caballería de la Legión Alemana del Rey (unidad formada a partir de expatriados alemanes)  al mando del general von Bock, rompió dos cuadros de la infantería francesa, de los regimientos 76º y 6º de línea, e hizo gran número de prisioneros.
Decimos por el momento, ya que hay algunas visitas que no hemos cubierto durante la serie para no perder el hilo de la sucesión de los acontecimientos y que intentaremos cubrir en los próximos meses, como la visita al Fuerte de La Concepción, o al cementerio británico de Elvas, entre otros sujetos.

Para finalizar, esperamos que os haya gustado este recorrido a algunos de los campos de batalla y asedios de nuestra Península, vistos desde la perspectiva del ejército británico con la guía del historiador inglés Nick Lipscombe, cuyas explicaciones han enriquecido en gran medida nuestra visión de las campañas en el frente oeste del conflicto, esta Guerra de Independencia que desgarró la España borbónica de principios del s. XIX.

Panorámica de la colina escenario del combate desde el pueblo de Garcihernández.

EL COMBATE DE GARCÍA HERNÁNDEZ – Introducción

Voy a hablar un poco sobre el trasfondo de la zona a la que vamos, que está justo al sureste del campo de batalla, ese puente, el segundo puente sobre el río Tormes, tenemos uno, por supuesto, el que está justo entre nosotros y Salamanca, el siguiente llegando a Alba de Tormes. Ahora, Alba de Tormes tiene toda una historia en 1429, Juan II de Castilla, entregó la ciudad de Alba a uno de estos caballeros(1), y este ordenó que se construyera una torre en la orilla este y se establecieron allí y la familia se quedó allí y se conocieron como duques y duquesas de Alba, por supuesto, la duquesa de Alba más conocida, fue la descendiente que falleció hace poco, en el año 2014, que también era descendiente de Jaime II de Inglaterra. Ahora, el castillo se embelleció gracias al 3er Duque, el gran Duque, que escogió muchos cuadros maravillosos y así sucesivamente, no queda mucho más, si soy honesto, en el mismo castillo. Ha sido bastante maltratado a lo largo de los años y fue bastante maltratado durante la guerra peninsular. Si recuerdan después de Talavera, Wellington se retiró, se retiró después de la destrucción del ejército de Cuesta en el río Tajo en ese tercer puente, en Arzobispo y se retiró a esta área en particular cruzando el puente en Alba de Tormes a través del área al sur de Salamanca, y luego adentrándose en lo más profundo del mismo Portugal.

El área fue escenario de las batallas que siguieron en el invierno en esa ofensiva de invierno, si recuerdan, la primera batalla de Tamames -la segunda fue en una victoria para los españoles del duque de El Parque, derrotando a las fuerzas francesas- pero fue en las batallas siguientes, una en Alba de Tormes y la otra en Ocaña, al sur de Madrid con derrotas devastadoras para los españoles, los dos ejércitos que participaron en dichas batallas, el ejército de Extremadura y La Mancha, fueron prácticamente destruidos, también derribó al gobierno español de emergencia, además de conducir a Wellington hacia el interior de Portugal.

La otra vez que Alba de Tormes estuvo presente fue, por supuesto, un tiempo considerable después de Salamanca cuando Wellington tuvo éxito en hacer retroceder al ejército de Portugal porque entró en Madrid y desde Madrid, habiendo llamado al cuerpo de Hill que se hallaba descolocado en Badajoz, persiguió al ejército de Portugal hasta Burgos, que fue asediado, pero tenía un tren de asedio inadecuado, almacenes para ingenieros inadecuados, y el simple resultado fue que gastó demasiado tiempo, permitiendo que el Ejército de Portugal y el Ejército del Norte franceses combinaran sus fuerzas para hacerlo retroceder. Fue en ese invierno que regresó aquí, y de hecho estableció una línea defensiva en los Arapiles, pero Soult no tenía nada similar y cometió los mismos errores que Marmont cometió a principios de julio. El propio Soult luego entró en Salamanca y, por supuesto, fue un momento muy difícil para los salmantinos, saben que las represalias se sucedieron muchas veces durante el período en que los franceses retomaron el control de toda la ciudad, pero también de los alrededores.
Pero es al año siguiente, por supuesto, cuando Wellington avanza, en mayo, avanza hacia la ciudad en ese momento es el ejército en el Sur al mando de Gazan, Soult había sido reclamado a Francia para ayudar a Napoleón a reconstruir la Grande Armée, que se había desintegrado en gran parte como resultado de la campaña rusa. Digamos que una vez más, que en mayo, Salamanca es una vez más liberada.
Ahora volvamos al 12 de julio de 1812, la marcha del ejército de Wellington, como dije ayer, realmente no se realizó con gran urgencia y había muchas razones para ello. Principalmente porque Wellington siempre fue consciente de que, al permitir que su ejército se “liberara” de su correa, era muy probable que se saliera de control. También hay otra razón por la que no le preocupaba demasiado seguir el camino después de la batalla de Salamanca y es porque el puente en Alba de Tormes estaba, tan lejos como lo ven, en manos españolas cuando se habían retirado del Duero, recuerden la retirada, la marcha paralela que tendrá lugar del 19 al 20 de julio. Una de las cosas que ha hecho le dijo a su comandante de la división española, Carlos de España, que pusiera tropas, un fuerte batallón, en la torre, en el castillo en la orilla este de Alba de Tormes y, como veremos, ese castillo domina el puente y por lo tanto en lo que respecta a Wellington, ese fuerte batallón, de hecho, había dos batallones españoles enviados allí para guardar el puente, él estaba bastante seguro de que frenarían la retirada francesa, y tener una oportunidad para atraparlos. Y como veremos mientras conducimos, en el camino, esa zona boscosa de la que hablé, en realidad, deja de ser una zona boscosa, por supuesto, Wellington atraviesa ese territorio, él lo sabía demasiado bien, por lo que una vez que viene, después de un bosque de cuatro y cinco kilómetros, viene la solitud de dos o tres kilómetros de tierras bajas, que bajan hasta el río Tormes, que estaba desprovisto de árboles para tener una plataforma mucho mejor con la que ejecutar sus ataques contra el ejército francés, que creía que sería o estaría en la mañana del 23 de julio en la orilla oeste del río Tormes.
Pero, de hecho, Carlos de España retiró el batallón del castillo y no se lo contó a Wellington, y creo que eso es bastante curioso. Esto es lo que dijo Tomkinson sobre el incidente:

“Antes de la acción, Don Carlos [Don Carlos de España, por supuesto] tenía la misión de no sacar a sus tropas de Alba y después de que lo hizo, esperando una orden que Lord Wellington no le envió, cuando el Don tuvo miedo de contárselo una vez que lo hizo. Lord Wellington actuando, por supuesto, como si estuviera en nuestro poder.”

Por supuesto, los historiadores británicos han hecho mucho al respecto y, por lo tanto, han atribuido han echado la culpa de los fallos en la persecución después de Salamanca a los españoles. Dijeron que los españoles tenían el puente, que si lo hubieran conservado todo el ejército de Portugal habría sido capturado. Bueno, creo que no era del todo cierto, creo que el hecho del general De España estaba cooperando con Wellington desde hace tiempo y el hecho de que no tuvo el coraje de decirle a Wellington que realmente retiraba sus tropas, ciertamente recuerda que la intención de Wellington, a principio del día 22 era retirarse a la frontera portuguesa y, por lo tanto, Carlos de España no iba a sacrificar innecesariamente a dos batallones, habrían sido rodeados por los franceses y capturados, y él no debía hacer eso. Creo que el hecho de que él no se lo dijo a Wellington, nos dice más sobre el estilo de liderazgo de Wellington y lo hace más que cualquier sugerencia sobre la ineficiencia o timidez de Carlos de España.
La conclusión también es que había dos lugares de cruce, ya que mencioné que los franceses estaban en posesión de un cruce del río Tormes y recuerden que era un animal herido que se retiraba, saben que un animal herido acorralado es posiblemente el más peligroso de todos, y por eso en lo que a mí respecta, cualquier sugerencia que se hiciera de que los españoles conservaran el puente habrían sido diferentes, no estoy seguro de que realmente hubiera hecho alguna diferencia.
Y el mayor Jean-Baptiste Lemonnier-Delafosse dijo esto sobre el ejército francés cuando se retiró de la noche a la mañana siguiente. Él dijo:

“Una masa informe de soldados estaba rodando por la carretera como un torrente: infantería, caballería, artillería, carros, carretas, carros de equipajes, el parque de artillería de reserva conducido por bueyes estaban todos mezclados. Los hombres gritaban, maldecían, corrían, todos estaban fuera de control y cada uno miraba solo para sí mismo en un completo desorden. El pánico era inexplicable para alguien que venía del extremo de la retaguardia, sabía que no había persecución del enemigo para justificar el terror que se mostraba. Tuve que alejarme de la carretera porque si hubiera ido cerca, habría sido, a pesar mío, barrido por el torrente”.

Creo que es realmente interesante el relato del comandante francés que indica que una vez que aparece el pánico, una vez que esos anclajes han desaparecido, y está en la mente de los soldados que todo ha salido terriblemente mal, es extremadamente difícil resistir eso, y eso es exactamente lo que pasó a lo largo de la noche. Ahora, Foy, si recuerdan, quien había sido la única de las ocho divisiones de infantería francesa que no participó en el combate ese día, aparte de una escaramuza con el 68º de Pie y el 2º de Caçadores, muy temprano en la mañana desde esa posición por la Ermita, pasando por alto eso, en esa llanura plana que teníamos al este. Así que no es sorprendente que su división que sea escogida por Clauzel para llevar a cabo las operaciones de retaguardia a fin de ganar tiempo para que el ejército roto pueda cruzar el río y, con suerte, obtener cierta apariencia de orden.
El rio Tormes a su paso por el puente de Alba de Tormes.

 

EL COMBATE DE GARCÍA HERNÁNDEZ – El campo de batalla

A las ocho de la noche, algunos de los primeros grupos que abandonaron el campo de batalla en completo desorden, pero la lucha continuó si recuerdan con Ferey a lo largo de esa línea de bosque, el primero de los grupos ya llegó al puente. Una vez que cruzaron el río Tormes, algunas unidades recuperaron el orden, otras continuaron completamente fuera de control. Ahora. Foy sostuvo el puente en Alba de Tormes alrededor de las ocho y media del veintitrés, todavía no veía a la fuerza perseguidora, en otras palabras, la vanguardia, si lo desean, de las fuerzas de Wellington y, por lo tanto, consideró que ya había ganado el tiempo suficiente para que el ejército se fuera. Ahora quería mover su división hacia el este y establecer una o dos posiciones defensivas más en el camino.

De camino a Alba de Tormes, dejando atrás Los Arapiles.

Y es la historia exacta, que retomamos, así que vamos a conducir por la carretera y, por supuesto, a retomar la posición en la que los franceses huyeron a través del bosque y luego continuaré con la historia a medida que avanzamos por el bosque y bajemos a Alba de Tormes, que si miran a la derecha ven los Arapiles, así que esa es la batalla, acabada y polvorienta, y huyeron a través de los mismos campos y luego dentro de la línea del bosque, probablemente hoy en día muy parecida a como era hace doscientos años.

Panorámica moderna del puente de Alba de Tormes sobre el mismo rio. (a)
El mismo Foy cruzó en algún momento, se estableció en la orilla este y se quedó cuatro o tal vez cuatro horas y media, antes de decidir que, como no había señal en ese momento de ninguna de las fuerzas perseguidoras, decidió retirarse también con su división y así lo hizo. Las unidades francesas comenzaban a ganar o recuperar cierta compostura, pero solo las tropas de Foy son lo suficientemente fuertes ahora, suficientemente lejos en el camino hacia el oeste para que Wellington envíe fuerzas para alcanzarlas.
Este es el puente que existía, una estructura bastante extensa dominada por la torre, imaginen los cañones que podían estar arriba. 
Puente y restos del castillo de Alba de Tormes en un grabado de época (b)

Esa es la dirección de los franceses que están huyendo de nuevo al acabar la batalla de Salamanca. Al oeste Alba de Tormes, cruzamos el puente y luego nos dirigimos en esta dirección hacia el norte, si miramos, por lo tanto a mi derecha. En la mañana, alrededor de las ocho, ocho y cuarto, quizás las ocho y media, Foy se retiró del puente en Alba de Tormes y regresa en esta dirección general. Está claro, a partir de los informes sobre el reconocimiento de la caballería de los dragones ligeros, particularmente el 16º de dragones ligeros, cuando llegaron a la cima de la colina aproximadamente un kilómetro y medio hacia el oeste y miraron abajo hacia la pequeña aldea, pudiendo ver un número de tropas francesas, pero no era una división completa, parecía que eran elementos de la división de Foy, una brigada de la caballería de Curto, recuerden la desgraciada actuación de Curto el día anterior en el valle sur a la izquierda de Thomières, y había una batería de artillería de caballos, tal vez dos. Pero se detuvieron, el 16º, 12º y 11º de dragones ligeros y Anson los detiene, a unos quinientos metros de Wellington. La brigada alemana de húsares está viniendo hacia el norte por el lado izquierdo y rodeando el terreno, no en el camino principal, sino cruzando el terreno abierto, como hemos visto un terreno absolutamente abierto, un buen terreno para la caballería.

Panorámica de los Altos de la Serna, con las modernas torres eólicas.
Cuando Wellington se acerca a Anson, le dice: \”¿Por qué se ha detenido?\”. Y Anson, por supuesto, dijo: \”Bueno, tenemos caballería, señor, ese es un grupo de todas las armas, ese es el resto de la batalla, los restos de los medios de combate\”. Y Wellington dice: \”No me importa. ¡Adelante!\”, Y envía al 11º y 16º de dragones ligeros por el camino, un regimiento a un lado del camino, el otro al otro lado del camino con el 12º de dragones ligeros como apoyo. Luego quiere enviar a un oficial del estado mayor para decirle al general von Bock que también presione y siga hacia adelante. Ahora, se gira buscando a un oficial de estado mayor y se da cuenta de que no están allí todos sus ayudantes de campo: están heridos o los envió a otro cometido, se gira y se dirige a su jefe de artillería, que es John May, recuerden que John May y Dixon se habían estrujado sus cerebros, usando munición incendiaria, etcétera, en los fuertes de Salamanca, y le dice al coronel John May: \”Bien, May, vaya usted mismo allí y dígale a Von Bock que cargue a través del valle aquí contra los franceses\”. Y por lo general estaban en esta zona y en sus alrededores e imaginen que estamos hablado en origen, de unos dos mil soldados de infantería, diría que tal vez diez cañones y una brigada de caballería y que en su mayor parte estaban intentando desayunar, llenando sus cantimploras y dejando abrevar a los caballos. 
Panorámica del lugar del combate y el rio Gamo discurriendo casi paralelamente.

El 16º de dragones ligeros bajaron por la carretera y la caballería no dio respiro nuevamente. Curto se alejó al galope, las baterías de artillería del caballo se montaron y la mayoría de la infantería que está cerca de ellas intenta saltar sobre los caballos de la caballería y sobre los cajones y los armones de la artillería para alejarse. May, cuando cruza, encuentra al general Von Bock, quien está al frente de su primer batallón de la Legión Alemana del Rey, o el 1er regimiento de húsares de la Legión Alemana del Rey también el 2º regimiento detrás de ellos y le dice Von Bock: \”¿Puede ver a los franceses que están en su frente?\”, apuntando hacia el valle, esta conversación se está llevando a cabo aproximadamente a unos ochocientos metros a la vuelta de la esquina, donde estas colinas configuran la curva en el norte, pronto terminan por allí, y von Bock, quien era conocido por ser el oficial más miope del ejército de Wellington, no puede ver a los franceses. Entonces, le dice: \”Sabe, ¿sería lo suficientemente bueno, Coronel May, para mostrarme dónde está el enemigo?\”. Así que May se vuelve hacia su aliado alemán uno y piensa que lo mejor que puede hacer es decir: \”Sí, Señor, sígame\”.

Mapa de la acción, por Nick Lipscombe, sobrepuesto a la trama de Google Maps.

Y ahora comienza a cargar por este valle hacia los franceses en esta área en la que están retrocediendo de esa manera. May está justo al frente y en realidad está disfrutando bastante, como artillero, liderando a la caballería alemana, y es el primero en ser alcanzado, un disparo en la pierna, le impacta en la rodilla izquierda una bala de mosquete de un grupo de tropas francesas, que no había visto, que estaban en un pliegue del terreno que se puede ver al pasar por la colina, donde había un número bastante grande de infantería que se había dirigido en esa dirección. 

Bueno, el primer escuadrón de húsares del primer batallón de la Legión Alemana del Rey, mandado por el capitán Marschalck ya había comenzado también, pero era el segundo escuadrón bajo un joven capitán, Von Der Decken, que ahora, sin esperar un instante, viró su escuadrón hacia la izquierda y subió directamente por ese valle, y esto es lo que ocurrió después, narrado en la historia de la Legión Alemana del Rey escrita por Ludlow Beamish: 

\”Las dos filas delanteras arrodilladas presentaban una fila de mortal acero…\” 

Este era el 76º de Línea que se mantuvo firme y de repente vio a la caballería y se formó en cuadro, en un cuadro muy bueno, eran dos. Detrás de ellos, el 6º de Línea, dos regimientos, que se había formado no muy uniformente, pero permanecieron en dos largas líneas esperando a ver qué como se desarrollaría este encuentro. 

“Las dos filas delanteras arrodilladas presentaban una fila de mortal acero, mientras que en la parte posterior de estos, los mosquetes firmes de cuatro filas de pie se apuntaron a los devotos jinetes. En este momento crítico, cuando la espada estaba a punto de emparejarse contra el cañón del mosquete, y los caballeros caballerescos contra el firme soldado de infantería -cuando la victoria colgaba aún de una balanza igualada- cuando un disparo accidental desde las filas arrodilladas, mató a un caballo, causando que caballo y jinete cayeran sobre las bayonetas, ¡dando el triunfo a los dragones!”. 

Bueno, los dragones alemanes lo que hicieron es que entraron retumbando en el cuadro, ¿y qué pasó? Bueno, a unos cincuenta metros, todos los que estaban en la parte opuesta de esa cuadro dispararon contra la caballería que avanzaba cargando, porque no había ninguna necesidad real de llegar como un cuerpo al completo, al que solo llegarían y rodearían con la esperanza de penetrar el cuadro. Pero recuerden lo que dije sobre las rupturas de cuadros, en la historia de las guerras francesas incluyendo desde el periodo revolucionario francés y las guerras napoleónicas ya se han descrito cinco ejemplos de ruptura y estamos a punto de escuchar acerca de uno de ellos. Y lo que sucedió es que un soldado disparó entonces, disparó demasiado tarde, la convención era que se tenía que disparar, probablemente entre 18 y 50 yardas, dándose tiempo suficiente para recargar o que se pudieran pasar los mosquetes desde la otra parte del cuadro, desde tu vecino para disparar, que es más probable y ocho soldados dispararon en las últimas 15 yardas contra esos soldados que galopaban hacia el cuadro. Ahora, como todos sabemos, un caballo no seguirá avanzando y, desde luego, cuando puede ver una hilera de pinchos de acero y bayonetas, puede ver eso, lo sabe y se detendrá.

La batalla de García Hernández, España, el 23 de julio de 1812. Óleo sobre lienzo pintado en 1863 por Adolf Northen (1828 a 1876)  en el Landesmuseum de Hanover. La imagen muestra la destrucción de dos cuadros franceses por la brigada de dragones de la Legión Alemana del Rey bajo el mando del General de División Eberhardt von Bock. En el centro de la imagen, el incontrolado caballo del dragón Post cae contra una de las esquinas del cuadro del 76.º Batallón de línea francés, aplastando a ocho hombres y formando una brecha que permite a los jinetes alemanes del 3er Escuadrón del 1er Regimiento destruir a la unidad francesa. Más a la derecha, se puede ver al capitán Gustav von der Decken, jefe del escuadrón, mientras cae herido de muerte de su caballo blanco, mientras que junto a él su ayudante, el capitán Friedrich von Uslar-Gleichen automáticamente asume el mando y levanta su espada, animando a sus hombres a continuar el ataque. En la parte superior izquierda, en el fondo, se puede reconocer el segundo cuadro del mismo batallón francés y, en el centro, el escuadrón de cazadores de la brigada de caballería ligera francesa (Curto), que será inmediatamente rechazado por los alemanes. (c)

2º dragones KGL. 1812 (d)

Entonces, es una cuestión que tiene el jinete, la de asegurarse de que no se parará justo enfrente del cuadro, ya que simplemente lo reventarán y lo mejor que puede hacer es seguir cabalgando por el área. Aparentemente los dragones de la Legión Alemana del Rey no estaban llegando y luego, cuando este caballo recibió un disparo en los últimos quince, diez, quince yardas, vieron que la bala había matado al caballo, pero el impulso del caballo y del jinete pudo pasar a través de las cuatro filas creando una gran brecha a través de la cual los otros, que todavía cargaban, entraron, entraron y absolutamente diezmaron el cuadro, habiendo sido el caballo caído el elemento determinante. 

Ahora que los pobres viejos del 76º de Línea, por lo tanto estaban rotos, volvieron corriendo a la otra unidad que estaba en la cima de la colina, el 6º de Línea, que eran casi dos regimientos o un regimiento y medio, así que probablemente en origen cerca de mil doscientos hombres que eran fugitivos del 76º. Todos están ahora tratando desesperadamente de formar otro cuadro justo detrás de Von Der Decken y su equipo estaba el tercer escuadrón al mando de Von Reitzenstein y están atropellando a los refugiados de los restos del cuadro roto del 76º que ya están tratando de entrar en el nuevo cuadro que los franceses están tratando de formar desesperadamente.

Esto es lo que la carga de Von Reitzenstein produjo. Él (Beamish) dijo:

“Fue recibido con un fuego constante y destructivo, por el cual fue asesinado el teniente Heugel y el teniente Tappe gravemente herido; pero la fuerza moral de la infantería francesa había sido sacudida por el temeroso derrocamiento que acababan de presenciar, y algunos individuos tímidos que abandonaban sus filas, Reitzenstein se apresuró a entrar con sus seguidores, listos; el cuadro se rompió, y la mayor parte del batallón fue derribado o capturado\”. 

A diferencia del otro cuadro que se rompió, lo que sucedió aquí(3), como señala Ludlow Beamish, es que la gente no se mantuvo en ese momento ni, este no fue un batallón que se conocían, porque ahora tenían restos de uno y otro, ya saben, tres batallones que intentaban formar el cuadro. Cuando se forma el cuadro con sus diez compañías desde la perspectiva británica, todas las compañías saben a dónde tenían que ir, es un ejercicio de maniobra y están tratando de hacer esto con pánico y no teniendo posiciones designadas para situarse, por lo que el cuadro se desintegra y von Reitzenstein y el resto del tercer escuadrón tienen la iniciativa y comienzan a limpiar ese segundo cuadro. El segundo cuadro, así que dos de cinco cuadros se rompieron aquí en la mañana siguiente a Salamanca. El mismo Wellington dijo: 

\”Nunca he presenciado una carga más galante de lo que fue hecha contra la infantería del enemigo por la brigada pesada de la Legión Alemana del Rey al mando del General de División von Bock, que fue completamente exitosa, y todo el cuerpo de infantería, compuesto por tres batallones de la primera división del enemigo se hicieron prisioneros\”. 

A los alemanes se les otorgó el honor de batalla de García Hernández, que exhibieron con orgullo en sus guiones, no tenían banderas, hasta que, por supuesto, la Legión Alemana del Rey se desbandó en 1816 y Hanover se convirtió en un estado independiente, pero creo que esto es una maravilla ejemplo de determinación por parte de jóvenes oficiales. Fue la acción de tres capitanes, porque von Marschalck en realidad siguió después en la estela de la segunda carga exitosa de Von Reitzenstein y recogió una gran cantidad de prisioneros franceses(2). El costo fue bastante extenso en términos de pérdidas: los franceses tuvieron 1.100 hombres capturados y 100 muertos en acción; las pérdidas alemanas 51 muertos en acción, 76 resultaron heridos, un total de 127 por lo tanto, las bajas para los alemanes de un total de 770 hombres que tomaron parte en esas cargas. Podríamos dejarle la última palabra al coronel May, quien a menudo nos explica por qué estaba cojeando, y dijo:

\”Y eso es lo que obtuve por jugar a ser un dragón y conducir a los alemanes contra el enemigo\”. 

Y eso es todo. Eso es García Hernández. Qué sucedió después de eso, debo decir que, a raíz de esto, Wellington realmente decidió que ya era suficiente para la primera división, para la división ligera, perdón, todavía estaba bastante atrás, un par de kilómetros atrás, la primera división que debería haber estado rápidamente pisándole los talones, en realidad, tres o cuatro kilómetros más atrás, no habían perseguido realmente a los franceses toda la noche de la forma en que se habían dado las órdenes para que lo hicieran. Y el resultado neto fue que Wellington decide bastante en este punto, tal vez se desplace un kilómetro más en esa dirección antes de decir: \”¡Bien, deténganse!”, dejándoles escapar, y reformando su ejército. Ese es el final de Salamanca, por supuesto, porque lo que luego consiguieron fue dirigirse a Madrid y es una historia un poco diferente para el final de 1812. 

Está bien, ¿hay alguna pregunta? 
[Pregunta: Una pregunta cuando cargaron la formación fue en línea o “en échelon”?] 
Yo creo que solo cargaron. Uno de los problemas que tuvo Bock aquí, a diferencia del 11º y 16º de dragones ligeros, que tuvieron una llanura plana. Pero Bock estaba constreñido por este río y las colinas de allí. No se podían colocar dos regimientos en esa área y por eso él viene con el primero, seguido del segundo, seguido por el primer, segundo y tercer escuadrón, es una especie de canal que pueden imaginar, quiero decir la distancia que hay aquí es probablemente a unos trescientos metros de la base de la colina, así que en realidad estaban en un área pequeña y, por lo tanto, recuerden que su foco no estaba allí, estaba aquí con este río serpenteando alrededor y estaban focalizados en los franceses, que podían ver saliendo en la carretera.

– – – – – – o – – – – – – 

1) – En 1429 el rey Juan II la entregó al obispo Gutierrez Álvarez de Toledo, de la casa de Álvarez de Toledo, tomando así el título de señor de la villa de Alba de Tormes. A partir de ese momento la historia de la villa estuvo íntimamente ligada a la casa de Alba. El vertiginoso ascenso familiar fue acompañado asimismo por la elevación del señorío a Condado de Alba de Tormes en 1439 y finalmente transformado en Ducado de Alba de Tormes desde 1472, título nobiliario otorgado por el rey Enrique IV a favor de García Álvarez de Toledo y Carrillo de Toledo, el I duque de Alba. [2]

2) – \”Después de este memorable combate, los oficiales de la Legión recibieron empleo permanente en el ejército británico ; dicha distinción fue comunicada al cuerpo en la notificación siguiente de la Oficina de Guerra: 
War-Office, 10 de agosto de 1812; \”Teniendo en cuenta que la Legión Alemana del Rey se ha distinguido con tanta frecuencia contra el enemigo, y especialmente con ocasión de la última victoria obtenida cerca de Salamanca, Su Alteza Real el Príncipe Regente se complace, en su nombre y en nombre de Su Majestad, ordenar que los oficiales que ahora están sirviendo con empleo temporal en los varios regimientos de ese cuerpo, tendrán empleo permanente en el ejército británico a partir de la fecha de sus respectivas comisiones.\” [3]

3) – La formación mencionada no era en realidad un cuadrado, sino dos compañías que luchaban contra una acción demorada para ganar tiempo para el resto del batallón. Por lo tanto, el error en el siguiente párrafo donde Beamish afirma que atacaron un tercer cuadrado. En realidad era el segundo cuadro. [4]

_________________________________________________________________________________

Nick Lipscombe MSc, FRHistS, es un historiador especializado en las Guerras Napoleónicas y, en particular, en la Guerra Peninsular. Ha escrito numerosos libros y artículos sobre asuntos relacionados con las guerras napoleónicas. Su primer libro, \”An Atlas and Concise Military History of the Peninsular War\” (Un Atlas y concisa historia militar de la guerra peninsular) se publicó en 2010 y fue seleccionado como el Libro del Año por el Daily Telegraph (Historia). Está reconocido como una autoridad mundial en las batallas y campos de batalla de la Península Ibérica y el sur de Francia. Trabaja actualmente en la confección de un nuevo Atlas, pero esta vez sobre los campos de batalla de la Guerra civil Inglesa.
Nick nació en 1958 en Angers (Francia) y sirvió durante treinta y cuatro años en el ejército británico, donde vivió un servicio operacional considerable. Fue galardonado con la estrella de bronce de Estados Unidos en 2006 (http://nick-lipscombe.net/).
_________________________________________________________________________________
Fuentes:

1) – \”Wellington in Spain. A Classic Peninsular War Tour\”. 12 a 19/09/2018 – Nick Lipscombe©, para \”The Cultural Experience\”
2) – https://es.wikipedia.org/wiki/Alba_de_Tormes
3) – “History of the King’s German Legion. Vol II – North Ludlow Beamish, Thomas and William Boone, London, 1837
4) – https://www.napoleon-series.org/military/virtual/c_garcia.html
5) – \”¡A la carga! Grandes episodios de la caballería napoleónica\” – Digby Smith, Inédita Editores, Barcelona, 2007

Imágenes:

a) – https://www.sientecastillayleon.com/wp-content/uploads/2015/08/alba-de-tormes.jpg
b) – De Francisco Javier Parcerisa – Puente y restos del castillo de Alba de Tormes Biblioteca Digital de Castilla y León, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=30461875
c) – By Michael Ritter 1946 – Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=42449565
d) – https://fr.shopping.rakuten.com/offer/buy/977709099/la-cavalerie-de-la-kings-german-legion-en-espagne-n-16.html – La cavalerie de la Kings\’ German Legion en Espagne N° 16
c) – Fotografías del autor.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s