Napoleón en Holanda, con Huub Stapel (y IV)

Estamos viajando al año de 1811, donde nuestro anfitrión Huub Stapel sigue los pasos de Napoleón Bonaparte. Huub seguirá la ruta que el ex gobernante francés recorrió entre el 23 de septiembre y el 31 de octubre de 1811 por los Países Bajos. De una manera convincente, Huub Stapel explica lo que Napoleón experimentó durante su viaje y nos da una idea de esta figura histórica con la ayuda de anécdotas que avivarán nuestra imaginación, en \”Napoleón en Holanda\”.

También visitaremos lugares históricos donde expertos y profesores nos darán una visión sobre Napoleón como hombre y el tiempo en que vivió. En esta serie documental de Omroep Max, obtendremos respuestas a estas preguntas y descubriremos cómo viajó Napoleón por este país.
¿Qué nos pueden decir los diarios, cartas y testigos de hace 200 años sobre Napoleón? ¿Cuál fue el propósito de la visita de Napoleón a los Países Bajos? ¿Qué hizo exactamente el emperador Napoleón en Holanda? ¿Y cómo fue visto en ese momento, como un innovador o como un dictador?
Reloj de bolsillo de Napoleón.

PARTE CUARTA Y FINAL – NAPOLEÓN EN HOLANDA

Waalkade, en Nimega.

Es miércoles 30 de octubre de 1811.

El puente detrás de mí todavía no estaba allí. Y Napoleón llega a Nimega a través del Waal. Con unos pocos barcos amarra aquí en el Waalkade. Mi apuesto bisabuelo Johannes Stapel, de 15 años de edad, vive en un pueblo un poco al noreste de Nimega llamado Gendt, Gendt con “dt”.

Y es casi seguro que el hijo de este simple granjero fue a Nimega para echar un vistazo al emperador. Como Napoleón y su institución del estado civil no habían estado nunca por allí, nunca podría haber imaginado que mi ancestro estuviese tan cerca en su lugar. Y creo que ese es un pensamiento muy hermoso.

Sobre Napoleón se cuentan historias increíbles. Tal vez no haya en la historia nadie tan decisivo, que haya sido tan importante como Napoleón. Algunos dicen que es un genio, otros lo ven como un tirano que ha conducido a la muerte a millones. El hecho es que Holanda y Europa han cambiado para siempre. Aun así, 200 años después de su muerte, proyecta su sombra alargada. De repente Napoleón presenta el Código civil y el Código Penal. Él piensa que vamos a pesaren kilos, onzas y gramos. Lidera ejércitos en 60 batallas. Y la pregunta es: ¿cómo consigue un hombre todo eso en una vida tan relativamente corta? Porque no llegará a tener más de 51 años. Napoleón llegó a Holanda en 1811, visitando en 37 días docenas de ciudades. El gran emperador viene junto a su séquito y todas las autoridades lo reciben. Bailes, honores y fuegos artificiales. No puede continuar. ¿Qué piensa el hombre común acerca de Napoleón?¿Qué piensa Napoleón de los holandeses? En este último episodio voy a buscar una vez más las historias sobre este legendario emperador. Sigo sus pasos en su ruta por Holanda. Napoleón está casi al final de su viaje. Ahora sabe lo que puede esperar de los holandeses. Él ya ha dado las instrucciones necesarias para mejorar la defensa costera holandesa. Ya ha inspeccionado a las tropas y deja claro a los holandeses quién está al mando aquí.

\”… dejó el ayuntamiento de Nimega con una gran columna\”

Napoleón realiza el 30 de octubre de 1811 una visita a la ciudad de Nimega, para inspeccionar las fortificaciones. Esa mañana a rápida velocidad  visita el palacio de Het Loo. La ciudad de Arnhem es ignorada por completo, a pesar de los tres arcos triunfales que se habían establecido allí para él. Aquí, en las ruinas de Barbarroja, en el Valkhof, dejó el ayuntamiento de Nimega con una gran columna con el busto de Napoleón en él. Era un homenaje y una referencia al emperador romano Julio César. Sí, está sucediendo algo más memorable aquí en Nimega: Napoleón casi muere. Arriba, en el Valkhof, se sube a un carruaje con caballos y esos caballos corren de repente desbocados, galopan como locos hacia el rio Waal. Napoleón corre el riesgo caer, aquí en Nijmegen, literalmente rio abajo. Pero justo en el último minuto un veterano del ejército prusiano llamado Wilhelm Behnen logra agarrar con éxito las riendas y parar el carro fugitivo. Wilhelm Behnen recibe las gracias de Napoleón y su reloj de bolsillo, su propio reloj de bolsillo, confeccionado en cristal y oro. Un artículo increíblemente caro.

\”Construido en 1804…\”


La pirámide de Austerlitz. Uno de los monumentos más conocidos de Napoleón en Holanda. Construido en 1804 como homenaje al emperador*. Napoleón está en Nimega y saldrá de nuestro país a través del Grave para nunca volver. Fue su despedida final. Ni siquiera se molesta para venir y echar un vistazo aquí. Mientras que él está tan pendiente de los monumentos de sí mismo, París está lleno de ellos. Mientras la resistencia crece aquí, Napoleón tiene la sensación que hace lo suficiente para tener a los holandeses bajo su pulgar. Justo antes de su partida de nuestro país le escribe a uno de sus generales lo siguiente: “Estoy muy satisfecho. He tenido éxito con mis holandeses. En ninguna parte de mi imperio como aquí encontré gente que vea el beneficio de la asociación con Francia y formando una gran nación europea”.

\”Van a la campaña de Rusia\”

Y entonces es hora de su proyecto más grande y ambicioso: la campaña a Rusia. Se va con 680,000 hombres y regresa con 40,000 soldados. El principio del fin. Unos años antes en 1807, Napoleón cerró un tratado con Rusia para que se uniera al boicot comercial contra Inglaterra. Pero esta cita viene cada vez más bajo presión. El zar se está volviendo cada vez más descontento con los acuerdos, especialmente por la exportación de madera que es importante para la economía rusa, pero que ahora está prácticamente en silencio. El zar quiere salir de eso y Alejandro se arriesga. En el último día de 1810 emite un decreto que es un debilitamiento directo del boicot de Napoleón a Inglaterra. El comercio con Inglaterra es, en ciertos puntos, permitido de nuevo. Napoleón teme que otros países sigan la acción rusa y llama al zar Alejandro al orden. ¡Esto es un completo insulto! O se replantea su decisión o será la guerra. Si alguna vez había que haber una guerra debe ser contra Rusia, entonces mejor, piensa Napoleón. Le dice a un general saliendo de París en mayo de 1812: “Vandamme, nos estamos haciendo viejos y no quiero ser como un viejo al que patean en el trasero. Por ahora estoy comprometido con los asuntos que manejo”.

\”Le dice a un general saliendo de París en mayo de 1812:\”
Dos úlceras estomacales comen a Francia, a saber, Rusia e Inglaterra. Francia no puede luchar contra ambos al mismo tiempo. Debemos hacer cumplir la paz. Y eso va a suceder, cerca de Moscú. Muchos de sus confidentes tratan disuadir a Napoleón de la campaña a Rusia. Especialmente su viejo general Caulaincourt, ese embajador que estaba en la capital rusa de San Petersburgo, le dice: “Su majestad, no lo haga”. Le repite las proféticas palabras que el zar le dijo una vez: “Nuestro invierno irá a la guerra con nosotros”. Napoleón ignora todos los consejos y establece la hasta ahora más grande operación militar de todos los tiempos: una invasión de Rusia. Moviliza una gigantesca cantidad de soldados de los cuales la mayoría viene de fuera de Francia. Es el ejército más grande que había visto el mundo hasta entonces.

El profesor de historia militar Ben Schoenmaker.

En el Museo Militar Nacional hay algunos objetos de esta época. El conservador e historiador militar Ben Schoenmaker habla sobre el trágico curso de esta campaña. Esa campaña comenzó en 1812. Con un ejército increíblemente grande, Napoleón cruzó con 700,000 hombres al otro lado de la frontera con Rusia. Un ejército tan grande realmente parecía invencible. Napoleón dibuja la dirección hacia el este. Pero el enemigo, los rusos, hacen algo muy notable. Se niegan a tomar medidas y simplemente se retiran, simplemente se retiran en ese inconmensurable espacio ruso. Napoleón indignado, piensa que los rusos son unos cobardes. Eventualmente será en diciembre donde dé el golpe de una vez. Entonces ya estaba mucho más lejos.

En Borodino, la famosa batalla, que termina más o menos indecisa. Napoleón finalmente llega con un ejército debilitado por el enemigo, pero principalmente por las distancias que tuvo que caminar, a través del clima ruso. Eso está empeorando. Napoleón finalmente llega a Moscú. Entonces tienes la capital del enemigo, pero está completamente abandonada. Incluso tienen una parte de la capital que se incendia por el fuego. Así que, si a los franceses no les va bien, puede usarlo como un lugar donde pasar el invierno, pero Napoleón luego decide retirarse. Es principalmente esta retirada que está en marcha que es el comienzo de una debacle increíble. El ejército francés se vuelve cada vez más pequeño. Siempre pequeños ataques, especialmente de los cosacos que obstaculizan enormemente a las tropas francesas. Finalmente llegan al río Berezina. Un río que fluye rápido. Hace mucho frío. Y los rusos tienen a los franceses allí, más o menos copados. Y solo hay un camino de regreso y es sobre ese río. Pero todos los puentes están quemados. Uno de los famosos comandantes de Napoleón, el mariscal Ney, quien dice: “Si Napoleón nos saca de aquí entonces él realmente es el mismo diablo”.

Entonces los holandeses estaban en las filas de los pontoneros, los constructores de puentes militares y los tienden sobre el agua helada, a una velocidad vertiginosa construyeron un puente de madera. Esta carta es muy especial, del capitán Theodoor van den Bergh, quien también pasó el cruce del Berezina. Él escribe lo siguiente al respecto:
“Un número incalculable de caballos pasó. Cientos de personas cayeron bajo sus pies. Todos iban siendo empujados y aplastados para llegar al puente. El puente cuando llegué allí, surgió milagrosamente tan lleno de cadáveres, que la gente tuvo que subir una cuesta. Me caí en el agua hasta mis brazos, vadeando con en el agua hasta el cuello, subí de nuevo al puente y parecía seguro, estaba contento aunque rígido y congelado. Con este uniforme empapado con el que tuve que caminar cuatro horas antes de que se pudiera secar. Cualquiera que lo haya encontrado se deseó suerte. Pero todos estaban igualmente míseros y desnudos”.
\”Ya sea suficiente, congelado y rígido\”

Esta cita da una imagen penetrante cómo debió haber sido estar allí. También muestra que entre los militares no quedaba mucha solidaridad. Realmente todos miraban por sí mismos. Todos tenían que intentarlo por sí mismos para escapar de ese infierno. De la campaña de 1812, tenemos otro hermoso artículo, una cartera de un médico holandés quien se ofreció como voluntario en el ejército van Napoleón. Se llamaba Hendrik Verhoef. La obtuvo de su hermana, quién dijo: “debes estar bien descansado para emprender ese largo viaje”. Y Verhoef experimenta la campaña de la A a la Z. Entonces también sobrevivió, pero fue hecho prisionero de guerra por los cosacos. Y tanto en el tiempo que estuvo todavía es en el ejército francés como en su tiempo de prisionero de guerra, pudo ejercitar su profesión de médico a su gusto. Porque hubo muchos heridos, víctimas del frío. He hizo lo mejor posible intentando cuidar de todas esas personas. Verhoef es para nosotros una figura famosa porque también ha escrito un diario, también tiene muchos dibujos hechos. Aquí vemos un autorretrato de Verhoef, realizado en 1812, durante la campaña, para ser dar una impresión lo mejor posible de lo que pasó. Quizás para él también para aguantar eso. Quizás también para poder mostrarlo en la casa familiar. Increíble, oye, que tan poca gente puede volver a contarlo. Las penurias que los soldados pasan son realmente horribles, no se puede describir con una pluma. De los 25,000 holandeses que sirvieron en Rusia sólo pudieron volver unos pocos cientos para contarlo.

Tengo aquí otra horrible historia sobre la campaña. Esta es del holandés de 22 años, el oficial Jean Francois Dumonceau. Él escribe en su diario:
“En cada campamento que dejamos atrás parece que muchos hombres no se despertaron más de la eternidad durante el sueño. No es infrecuente que sucediera entre dos iguales que habían pasado la noche e incluso dormido en algún cadáver de un caballo con el fin de escapar del frío. Y en medio de todos estos horrores caminando entre los sobrevivientes. Obligado a ver de cara a la muerte en su forma más extravagante. Permanecen sordos a los gritos de dolor que invaden sus oídos desde todos los lados. Mientras que los desgraciados mueren ante sus ojos, ellos se desvían, sin ninguna emoción para mostrar. La gente come carne de caballo cruda, incluso saquea las facultades de medicina para comerse los órganos humanos en formaldehído”.
Tengo una historia aquí de Jan Willem van de Wetering, de Zwolle. Él ha estado presente desde que tenía trece años en el ejército, entonces ha visto y experimentado mucho. Pero lo que experimenta justo antes de ser capturado por los rusos definitivamente no lo había vivido antes:
“Algunos de nosotros nos atrevimos a entrar al campo de batalla. No a enterrar a los muertos o para cuidar a los heridos ni siquiera para robar a los muertos, no, estábamos buscando algún refuerzo para un cuerpo hambriento.”
En otras palabras, canibalismo, comieron cadáveres, entre el hielo y frío. Considéralo. ¿Qué le pasa a Napoleón? ¿Se está haciendo viejo? ¿Se vuelve demasiado terco? ¿Es quizás un demente? ¿Se ha vuelto arrogante? Ya no escucha el consejo de sus mariscales y toma decisiones desastrosas. Napoleón deja los restos moribundos de su Grande Armée detrás y vuelve a París. Es recibido allí como el gran vencedor de Moscú. Incluso si es derrotado, sabe cómo hacerlo para mantener el apoyo de la gente. La campaña de Rusia es una concatenación de errores, principalmente debido al emperador mismo. Pero Napoleón declara, con los ojos secos, que este “desastre terrible” como él lo llama, ha sido causado por el clima tan cruel. Él dice: el clima. Aunque casi nadie regresa de los que fueron a Rusia con él, mantiene el apoyo de la gente y construye un nuevo ejército. Aún no ha terminado. Después de la fallida campaña rusa, las viejas superpotencias huelen a sangre. Quieren terminar para siempre con ese “perro loco corso” como lo llaman.

Napoleón está siendo aplastado, derrotado en la mayor batalla de la historia, Völkerschlacht, cerca de Leipzig. Y ahora parece el final. Los aliados están atacando a Francia y el 31 de marzo de 1814 el zar Alejandro entró en París. Napoleón es el primer líder francés en 400 años que pierde París frente a las potencias extranjeras. Después de la caída de París, Napoleón todavía está dispuesto a pelear. Pero el pueblo francés está agotado y cansado de la guerra. Él abdica de todas sus funciones y es exiliado a la isla de Elba, en el Mediterráneo, junto con su hermana Paulina y su madre. A pesar de todos sus ruegos, María Luisa no escuchó nada de él. Nada en absoluto. Bonjour. Pero, por supuesto, a Napoleón no solo lo envíes lejos. Diez meses después de su exilio a Elba, se las arregla para escapar. El 26 de febrero de 1815 vuelve a pisar el continente francés para ir a París. A la gente en el camino a quien le cuenta que es Napoleón lo declaran loco, piensan que es un imbécil. Pero lenta pero seguramente comienzan a ver que podría este ser el verdadero Napoleón. Ese rumor también llega a Luis XVIII, el rey que envía tropas hacia el sur para arrestarlo. Cerca de Grenoble encuentra a Napoleón un regimiento realista. Se baja de su caballo, abre su abrigo y dice: “Aquí estoy, Napoleón Bonaparte. Soy vuestro emperador. Cualquiera de vosotros que quiera dispararme puede hacerlo ahora”. Y hay un silencio mortal. Confusión en todas partes. Y después de unos segundos, suena en todo el regimiento: “¡Vive l\’Empereur!, ¡Vive l\’Empereur!\” Y esas tropas reales se unen a Napoleón. Eso pasa de camino a París unas pocas veces más.

\”El emperador resulta ser un gato con más de nueve vidas.\”
\”del que quieren deshacerse para siempre.\”

Así aparece Napoleón, con un enorme fuerza en París, para hacerse cargo del poder. El emperador resulta ser un gato con más de nueve vidas. Increíble. ¡Qué hombre!. Napoleón está el 20 de marzo aquí, de nuevo en París, y reclama su imperio sin tener que haber disparado un disparo. El rey francés Luis XVIII está ya en Gante en ese momento, huyó de Francia. Los aliados están negociando en el Congreso de Viena sobre el futuro de Europa. Escuchan que Napoleón nuevamente está en el poder  en Francia y lo declaran enemigo de la paz mundial. Comienzan a poner a sus ejércitos en estado de guerra para atacar a Francia. Napoleón está cansado por el pasado, quiere descansar y hablar con los aliados sobre la paz, pero estos ni quieren hablar. Hablan de él como \”ese perro callejero corso\”, del que quieren deshacerse para siempre. Napoleón se dirige a los franceses. Él dice: “Franceses, estamos frente a un gran momento en nuestra historia”. Eso por supuesto significa que va camino de Waterloo.

Y cómo terminó eso. Napoleón no lo espera. Él lo pone todo en juego y ataca primero. Contra todos los ejércitos europeos juntos, no tiene ninguna posibilidad. Él lo sabe. Pero si él los ataca antes de que ellos hayan podido unirse, quizás tenga otra oportunidad. Él va al norte con la intención de conquistar Bruselas. En esta granja, en la encrucijada en Quatre Bras encuentra el 16 de junio de 1815 una batalla importante. Dos días antes de Waterloo. ¡Caballería! ¡Caballería! El príncipe heredero holandés de 22 años, el príncipe de Orange, que estaba en el del exilio con su padre, regresó de Inglaterra y manda las tropas. El príncipe heredero de Orange debe detener el mayor tiempo posible a los franceses para que los ingleses y los prusianos dos días después en Waterloo sean capaces de contactar con él**. El coronel holandés de 32 años, Pieter Hendrik van Zuylenvan Nijevelt, escribe:

“Su alteza real mandando aquí en persona y agitando el sombrero cabalgó delante de las tropas y les hizo hacer varias descargas donde el enemigo que con la mayor pérdida se retiró.”
El príncipe de Orange

La historia cuenta que Willem gritó contra sus oficiales que hablaban en todos los idiomas: retirada o retirada. No sé y sobre todo no quiero saberlo. Más de la mitad de los holandeses perecen aquí. Sin embargo, saben, lo suficiente para dar tiempo para que los prusianos y los ingleses se reúnan en Waterloo. Se podría decir que está resistencia de los holandeses en Quatre Bras, ha procurado antes la caída de Napoleón en Waterloo. No hay Waterloo sin holandeses. Porque los holandeses son lo suficientemente tenaces para aguantar en Quatre Bras y que los prusianos pueden unirse con los ingleses. Esto hace que el ejército aliado dos veces más grande de un solo golpe y Napoleón se encuentra contra una fuerza enorme: 73,000 franceses tienen que enfrentarse contra 127,000 aliados. En el campo de batalla se desarrolla mientras tanto el infierno. El olor sofocante del vapor de polvo, el olor a excremento y barro. Gente exclamando y gritando. Si quieres irte, tenías que irte arrastrando a tus camaradas moribundos. Y en algunos lugares la gente vadeó con la sangre llegando hasta los tobillos. Aquí bajo el suelo deben encontrarse los restos de miles y miles de soldados. Napoleón es aniquilado en Waterloo. Se le preguntó al general Cambronne si los franceses querían rendirse la respuesta del general: “La guardia muere, pero no se rinde”. Según otros, sólo dijo: “¡Merde!” Casi 50,000 personas resultan muertas aquí.

Y me atrevo a dudar si los heridos no quisieron cambiarse por los muertos por miedo a las enfermedades. Los médicos deciden de inmediato la amputación, por supuesto, no había sedación. Todo fue hecho por ex carniceros y carpinteros. Algunos con conocimientos médicos están aquí, por supuesto, que no es realmente necesario, aparte de los gritos de la gente, debe haber sido realmente horrible haber estado. Napoleón finalmente es derrotado en Waterloo y esta vez sus enemigos llegan a pensar que no hay riesgo de que se escape. Lo destierran bajo vigilancia permanente en la isla que está más lejos del mundo habitado: Santa Elena, en medio del océano Atlántico, a unos 2.000 kilómetros de la costa africana.

\”Nooitgedacht: Nunca pensé…\”

En sus viajes por los Países Bajos, Napoleón también viene a través de la provincia de Utrecht. Va al campo y pasa por este tipo de granjas. Le pregunta a uno de sus ayudantes: ¿Qué significa ese “nunca pensé”? El ayudante explica que la gente quienes viven allí nunca pensaron que alguna vez podrían vivir aquí tan bellamente. Napoleón estalla en una especie de desprecio homérico: él encuentra esto como una ilustración del pequeño espíritu holandés. Pero luego, si está en su lugar de exilio en Santa Elena, termina en tal granja, una de sus marismas. Bertrand recibe una carta de los Países Bajos de un barón, y este barón representa su estancia en Santa Elena también para ser llamada \’nunca pensé\’. La sonrisa rugiente que dio la primera vez cuando escuchó lo que significaba \”nunca pensé\” no se escuchó en Santa Elena. ¿Qué hay de ese mariscal? ¿Sucedió?, no lo sabemos. Pero bien puede ser que haya aterrizado en el océano. Nunca lo pensé así. Napoleón ha desaparecido pero muchas de las estructuras que ideó siguen trabajando, ahora para los aliados.

\”Según la profesora Beatrice de Graaf tenemos hoy…\”

Según la profesora Beatrice de Graaf tenemos hoy todavía ese legado de Napoleón: lo que ha dejado en Europa además de los libros de los códigos, derecho penal, derecho civil, es también una organización policial, no solo local, medio medieval, con alguaciles y regidores, pero también lo intentó a nivel nacional, la autoridad del gobierno, del rey, el príncipe, el emperador, para apoyar al dictador trazando con precisión lo que la gente pensaba. Napoleón lo llamó “L’esprit publique”. La opinión pública: el estado de ánimo en la gente. Había informadores especiales, pagados y designados para ser enviados a un país para medir ese estado de ánimo. Napoleón sabía que lo tenía que tener en cuenta. Entonces las cabezas pueden rodar si la audiencia ya no está de acuerdo contigo, la gente puede volverse contra ti. Para evitar esto, se necesita conducir a la gente. Manipularla. También tenía la \”Alta policía\”. La Policía política. Eso era una especie de servicio de seguridad interno, lo que está haciendo la AIVD hoy aquí: radiografiar lo que la gente piensa. Los aliados que habían derrotado por segunda vez a Napoleón en Waterloo, entonces se dieron cuenta: quién sabe, podría volver a ocurrir. El monstruo corso no estaba domesticado todavía. Así hablaban de él, el ogro corso. Ellos decidieron que no podía volver a pasar, que Napoleón volviera a Francia, que se rebelara o que estallara una revolución. Apuntamos contra el terror una especie de prototipo de la OTAN. Eso es lo que llamaron el Consejo Aliado. Tendría lugar para asegurar la paz y la seguridad en Europa y para evitar siempre el terror. Lo que los aliados inmediatamente -pensé- habían copiado bien de Napoleón: se había establecido un servicio de seguridad. Un servicio aliado europeo de seguridad. Para asegurar que el terror esté domesticado.

Después de la derrota de Napoleón, los aliados no se fueron, se quedaron en Francia. Ocupando el terreno. Los franceses resultaron extraordinariamente amargados. Entonces en algún momento entre 1816 y 1818 alguien quiso cometer un ataque contra el duque de Wellington, porque él era el jefe del ejército de ocupación. Ese nuevo dispositivo de seguridad demostró que valió la pena. En unos minutos fue enviado al norte de Francia, fue enviado a Bruselas: estamos buscando traficantes de armas, hombres que se ven así, etc. y queremos someter a todos estos sujetos a un interrogatorio, eso es posible con esa evaluación, los que han estado involucrados. Usando viejos policías y espías de Napoleón, el material fue recogido para localizar a los perpetradores que querían matar al vencedor de Napoleón. Cuando leí esos informes de testigos, es muy obvio que eran Marinet y Cantillon, dos franceses. Su juicio tuvo lugar en 1819. Entonces las cartas ya estaban repartidas de manera muy diferente. Los aliados habían salido de Francia. Y lo primero que el oficial de justicia también el fiscal en Francia y el juez dijeron que estos hombres nunca podrían haberlo hecho, porque eran franceses. Y los franceses no cometen estos asesinatos. Entonces fueron absueltos. Incluso recibieron una asignación. Se hicieron con una gran audiencia, recibieron aplausos cuando entraron al juzgado y cuando salieron, la grandeza francesa había sido restaurada. ¿Y quién describe la sorpresa quizás de los perpetradores y también la ira de Wellington? Napoleón dejó en su testamento una gran cantidad a los autores del ataque. Él dijo: “Estos son verdaderos franceses. Estoy orgulloso de esto.

Siempre me he preguntado si Napoleón no intentó escapar de Santa Elena. Esa oportunidad era, por supuesto, prácticamente cero. El gobernador iba todos los días a su granja para verificar si todavía estaba allí y 3.000 soldados ingleses estaban allí solo para custodiarlo. Y rodeando Santa Elena varios buques de guerra ingleses, todo para prevenir que no se repitiera la situación de Elba. Todo lo que entraba y salía del puerto era meticulosamente comprobado. Y aun así estoy casi seguro de que especuló al respecto. Casi lo sé con seguridad. Y aquí viene un viejo holandés, el confidente de Napoleón, de repente, mira, a la vuelta de la esquina: Dirk van Hogendorp. El único holandés mencionado en las voluntades de Napoleón, eso es todo, Dirk van Hogendorp. Napoleón le ofrece convertirse en su ayudante de campo, su ayudante, por así decirlo, su asistente personal. Y en ese papel Van Hogendorp, guiando a Napoleón durante su visita a Holanda. Está muy satisfecho con ese papel, después Thierry van Hogendorp lo ha mencionado. Van Hogendorp, también se hace responsable para reclutar soldados para la campaña contra Rusia. Se las arregla para ser al menos 15,000 personas, incluyendo a su propio hijo. Una vez que Napoleón ha escapado de Elba, Van Hogendorp intenta, como uno de los pocos holandeses, contactar de nuevo con él. Después de la derrota de Napoleón en Waterloo, Dirk tiene por supuesto un gran problema: lo ven en Holanda como un traidor, en Francia los partidarios de Napoleón son encarcelados, entonces compra un pedazo de tierra en Brasil, para el que constantemente necesita dinero. 
\”De todos modos, todo es broma…\”

Entonces se le ocurre una idea brillante: Él está tratando de convertirse en un chambelán de Napoleón en Santa Elena. Pero desafortunadamente, los británicos se niegan. Las historias más locas sobre un posible escape de Napoleón de Santa Elena se suceden: hay una historia como esa de un pirata inglés quien recibió dinero para construir dos submarinos. Eso funciona, porque serán construidos por este caballero, un americano, Robert Fulton. Hay dibujos de eso. Mira el Nautilus, como el submarino, fue el nombre que se construyó por primera vez incluso fue probado en el Sena. Podía permanecer bajo el agua durante una hora, con una especie de pipa. De todos modos, todo es broma, antes que ese nefasto plan pudiera llevarse a cabo con ese Nautilus, Napoleón ya había muerto. Pero imagina que tal vez este Nautilus hubiera escapado de Santa Elena, navegando entre los barcos ingleses de guerra y que Napoleón hubiera navegado en libertad y el truco de Elba se hubiera repetido. ¿Cuán diferente hubiera sido la historia mundial? ¿Cuán diferente hubiera sido nuestra historia? Nuestro dictador hace en Santa Elena lo que es mejor: dicta a sus cuatro secretarios que  están de pie día y noche, disponibles para escribir todo lo que dice y hace. Y eso por seis años. Sus memorias están llegando. Y nuestro emperador, es natural, no es realmente modesto. No lo conocemos así. Él dice en algún lugar de sus memorias: “Moi, je suis la revolution.”Yo soy la revolución.” Sí, solo tienes que atreverte.

Y entonces es hora del último truco publicitario del emperador Napoleón Bonaparte. Él conquista desde su tumba los corazones de todos los franceses a través de sus memorias. Él gobierna nuevamente, desde el espíritu, sobre Francia y los franceses. Es increíble. Este libro será un mega éxito, un mega superventas. Desafortunado, casi diría. ¿Lo logró de nuevo? Poco después de su muerte, se instaura un culto a Napoleón. El recuerdo de las batallas y los muchos muertos se desvanecen. La nostalgia permanece a los gloriosos días de antaño, cuando la tricolor francesa revoloteaba por toda Europa. Napoleón se ha convertido en un héroe romántico. Es el sinónimo de la gran Francia, donde la población lleva ese fuerte anhelo a la espalda. Napoleón muere en Santa Elena en 1821, de un cáncer de estómago. El escribe en su testamento que quiere ser enterrado a orillas del Sena. \”…en medio del pueblo francés, que tanto amaba\”. Pero los aliados ignoran su deseo y también el nuevo rey francés. Napoleón no necesita regresar, no es necesario. Está enterrado en Santa Elena.

Pero sin embargo, casi veinte años después, el último deseo de Napoleón se ve cumplido. El 15 de diciembre de 1840 los restos mortales de Napoleón están aquí, en el Sena, en París. Después de muchas molestias, el rey tiene finalmente permiso de desenterrar el cadáver en Santa Elena y depositarlo en esta tumba, en esta hermosa y majestuosa pieza de piedra. Sus batallas están en el grabadas en el piso: Rivoli, Marengo, Friedland, Jena, Moscú, Austerlitz… Creo que a Napoleón le gusta este lugar, Podría apreciarlo. Porque como él mismo dijo: “Los hombres solo son grandes por los monumentos que dejan atrás.” Pero hay algo más con este lugar, pasando, eso es muy emocionante. Un poco misterioso incluso.  

Patrick M. A. Buch.: \”Fue hecho por un soldado…\”

Patrick Buch es experto en Napoleón y desde su más tierna infancia está fascinado por Napoleón. Él sabe más sobre el misterio alrededor de la tumba de Napoleón en París. Tengo un relicario aquí de 1840. Fue hecho por un soldado quien ayudó para desenterrar a Napoleón en Santa Elena. Hay algunos restos allí, de la tumba y los alrededores.

Pero la pregunta es en realidad: ¿Napoleón fue desenterrado en 1840? Durante años en los altos círculos altos del Elíseo corre un extraño rumor. Y eso es, todos los presidentes franceses juramentados se cuentan dos secretos, y uno de estos secretos es: Napoleón duerme en la abadía de Westminster. Pero no en París.

Un número de personas alrededor de Napoleón muere de una manera poco clara. Uno es Jean-Baptiste Cipriani. Cipriani no era solo su mayordomo, pero también su confidente. Pero Cipriani, sabemos ahora bastante seguro que era también su medio hermano. Cipriani también creció en la familia Bonaparte en Córcega. Cipriani muere el 27 de febrero de 1818 y está enterrado en un cementerio muy pequeño en Plantation House, en Santa Helena.

Entonces Napoleón muere en 1821, el 5 de mayo. Y, hum, entonces damos un paso hasta 1825 y luego hay un muy extraño rumor sobre la isla. Varias personas informan de que hay antorchas en la noche en la tumba de Napoleón y que habría sido excavada. Exactamente en el mismo periodo resulta que la tumba de Cipriani podría haber desaparecido sin dejar rastro. Por extraño que parezca, en el mismo período un barco llega de Inglaterra a Santa Elena y de regreso. Donde va y viene la carga es “desconocido”. Eso es para la Compañía de las Indias Orientales, dueña del barco, un hecho extremadamente notable. Están muy bien documentados. Eso te hace pensar.

Solo puede haber una explicación detrás de este extraño plan. Y esos son, por supuesto, otra vez esos ingleses estirados. El rey inglés George III se informa, es un gran enemigo de Napoleón. Incluso deja que unas pocos viejas amantes de Napoleón vayan a la corte inglesa. Si este George muere su hijo continúa el plan. En Santa Elena se convierte en el cadáver intercambiado de Napoleón con el de su mayordomo, Cipriani. Los restos de Napoleón, entonces en secreto son transportados y llevados a Londres y como trofeo enterrados en la abadía de Westminster. Como la última mofa a los franceses. Como Napoleón en 1840 siendo excavado de su ataúd en Santa Elena se ve momentáneamente abierto, solo unos minutos. Pero alguna de la gente que estaba allí afirma que hubo una diferencia en la situación en comparación con 1821 cuando fue enterrado Incluyendo las huellas en sus botas. Habría desaparecido. Y las urnas, las de la esquina del ataúd parado en un lugar diferente como donde fueron colocados en 1821. Otros lo contradicen nuevamente. Es extraño en sí mismo. He estado los últimos años increíblemente dolido con la pregunta: ¿es posible que los ingleses hayan hecho eso? Y tengo que decir que lamentablemente que la respuesta es sí. Encaja un poco en un patrón de los ingleses. Los ingleses fueron los que también más exageraron las caricaturas de Napoleón. Es casi una broma práctica. A los franceses una vez así  engañados a través del cuerpo transferido a Inglaterra. Tengo en cuenta que es cierto. Es amargo para mí porque a menudo un pie en su tumba de París, sí, mirando emocionadamente. Entonces yo también resulto un poco engañado.

\”En resumen fue un gran personaje\”
Napoleón Bonaparte. Hombre de contradicciones. Altivo, pero también cálido. Y encantador. Él era un genio, pero también alguien que ha forjado su propia historia. Era muy superior a la gente, pero también tuvo éxito en descender y pararse al lado del hombre común. Era un hombre de conocimiento. Un político. Pero también un hombre de lucha y de guerra. Pero sobre todo, solo un humano. Le gustaba el regaliz. Prefería hacer trampa en los juegos. Y no podía cantar, en absoluto, las personas que hablaban de un curioso sonido. Entonces el verdadero Napoleón es difícil de atrapar. Y donde quiera que esté, en Londres, en París, tal vez todavía en Santa Elena… El hecho es que ha dado a la Historia un giro decisivo. En resumen: era un gran personaje. Uno de sus soldados dijo una vez a Napoleón: 
 “Sire, para algunos que os aman sois un ángel, otros sostienen que sois el diablo, pero para todos, está claro como el cristal: sois más que un humano.”

– – – – – – o – – – – – – 

(*) – Originalmente la pirámide se construyó por las tropas al mando de Marmont -que estaban acantonadas esperando la invasión de Inglaterra en 1804- a semejanza de la pirámide de Gizeh, que había visto éste en la campaña de Egipto. Era una manera de tener entretenidas a las tropas y al concluir la construcción se le llamó \’monte Marmont\’. Luis Bonaparte, al ascender al trono cambió el nombre por el actual, rememorando la gran victoria de su hermano, con gran disgusto del mariscal francés.

(**) – En verdad, la secuencia no fue tan consecutiva. La resistencia holandesa en Quatre-Bras dió tiempo a los británicos a llegar al campo de batalla (no todos, por ejemplo la caballería británica no llegó a tiempo de intervenir), pero la unión de británicos y prusianos, a pesar de estar concebida, después de Ligny fue fruto de la fortuna, ya que tras la derrota prusiana y con Blücher herido fuera de combate, varios generales prusianos estaban por tomar el camino de Lieja, y solo con Blücher reincorporado otra vez en el ejército, se optó por no abandonar a los ingleses a su suerte.
_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) – \”Napoleon in Holland\” pot Huub Stapel – Max Vandaag
 https://www.maxvandaag.nl/programmas/tv/napoleon-in-holland/ (25/01/2019)
2) – https://en.wikipedia.org/wiki/Pyramid_of_Austerlitz

Imágenes:

a) – \”Napoleon in Holland\” pot Huub Stapel – Max Vandaag
https://www.maxvandaag.nl/programmas/tv/napoleon-in-holland/ (25/01/2019)

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s