Campos de gloria: El camino hacia Waterloo. Quatre-Bras, 16.06.1815 (I)

Esta semana no podemos dejar pasar la oportunidad de rememorar la campaña de los 100 días, como hemos hecho en otras ocasiones, pero esta vez de una manera un poco diferente. 

Fields of GloryTM (Campos de Gloria) es un videojuego de estrategia para ordenador publicado por MicroProse en un ya lejano 1993. Los jugadores podían recrear las cuatro principales batallas históricas de la campaña (Quatre-Bras, Ligny, Waterloo y Wavre), además de dos batallas hipotéticas (en Nivelles y Wagnee). En una época donde los juegos de ordenador comenzaban a pasar de la voluntariosa adolescencia a una temprana madurez, Fields of Glory fue un serio intento de trasponer los juegos de táctica napoleónicos a las pantallas de los ordenadores personales. El juego no fue un gran éxito, debido a una criticada IA y a la animación gráfica, pero tenía a su favor una más que apreciable base de datos, una descripción de las cuatro batallas históricas bastante cumplidora así como una introducción de David Chandler, afamado autor y por entonces Jefe del Departamento de Estudios de Guerra de la Academia militar inglesa de Sandhurst.
Sin más preámbulo, os invitamos a revisitar la Campaña de los 100 días a través de las páginas traducidas del original de Fields of GloryTM, con nuestra primera batalla: Quatre-Bras.  

LA BATALLA DE QUATRE BRAS: 16 DE JUNIO DE 1815

Trasfondo: El cruce de caminos de Quatre-Bras es donde las carreteras de Bruselas (el cuartel general de Wellington), Namur (el centro del área en la que Blücher estaba concentrando sus fuerzas) y Charleroi (el lugar donde Napoleón había cruzado el río Sambre) se encuentran. Por lo tanto, era un área clave para ambas partes. Si los anglo-aliados podían mantenerlo, podrían mantener estrechos vínculos con los prusianos. Si los franceses lo mantenían, lograrían parte del plan de Napoleón de dividir a las fuerzas enemigas. 
La Batalla: Reille, el comandante del 2.º Cuerpo francés, se había encontrado ya con las tropas británicas en la guerra de la Península. Conocía los métodos de Wellington para ocultar gran parte de su ejército hasta el último minuto; así que, notando que el terreno ondulado alrededor de Quatre Bras proporcionaba mucho espacio para ocultarse en el alto centeno y que el bosque de Bossu era una posición perfecta para una emboscada de flanco, avanzó con extrema precaución. 
El comandante de la 2.ª División Belgo-Holandésa, Perponcher, bajo el mando del Príncipe de Orange, comandante del 1er Cuerpo Anglo-Aliado, había cubierto todo su frente con el 27º de Jägers en una línea que se extendía por casi una milla (unos 1.600 m). Detrás y al oeste de la carretera estaban los batallones restantes, algunos alineados en el bosque de Bossu, y la 5ª milicia que ocupaba la granja de Gemioncourt.
Al este de la carretera, la 5ª División francesa al mando de Bachelu avanzó tras una fuerte línea de escaramuzadores y pronto presionó contra Gemioncourt. Los escaramuzadores opuestos retrocedieron hacia la granja. La 6.ª División francesa comandada por Jérôme, llegando tarde, avanzó hacia el oeste de la carretera y presionó hacia el bosque de Bossu. 
Mapa de William Siborne del campo de batalla mostrando
la disposición de las tropas a las 15.00 horas. (b)
En una hora, con el apoyo de la artillería, los puestos de avanzada de Pireaumont y Gemioncourt finalmente habían sido ocupados, y Jérôme se movía con firmeza a través del bosque de Bossu mientras el peso de los números hacía mella en la delgada línea de Bijlandt, que se retiraba en buen estado y a la espera de los refuerzos de Sir Thomas Picton, comandante de la 5ª División de infantería británica. De repente, se lanzó una carga de caballería contra el 17º  de Infantería ligera holandesa. Los holandeses se fragmentaron ante el ataque, algunos corriendo precipitadamente hacia la retaguardia, otros quedándose en grupos aislados luchando hasta el final. 
La línea se había roto, los lanceros franceses de Piré de la 2ª División de caballería atravesando el centro en una carga enérgica derrotaron a la caballería holandesa ligera de Merlen. Si Reille hubiera comenzado a explotar la ruptura en la línea aliada, la batalla habría terminado casi antes de comenzar; pero ahora la división de Picton llegó a Quatre Bras con Wellington para controlar el avance francés. 
La infantería francesa que avanzaba se detuvo cuando inesperadamente se encontraron con tropas frescas, luego se retiraron; pero los lanceros avanzaron, algunos se separaron para rodear focos de tropas holandesas, otros se dirigieron directamente hacia los montañeses (Highlanders) que formaron cuadros para rechazar el ataque. 
Bajo Wellington, las brigadas británicas ahora se alineaban en el seto de la carretera de Namur al este del cruce de caminos, los hombres del 95º de Rifles ocupaban el bosque justo al norte del Lago Materne, donde se enfrentaron y contuvieron el avance de la infantería de Bachelu, ocupando los edificios en el cruce de caminos. Los hannoverianos se colocaron detrás de ellos hacia el norte de la carretera de Namur, y la llegada de Brunswick al oeste de Quatre Bras completó la línea a tiempo para enfrentarse al próximo ataque francés. La línea de Bijlandt estaba ahora casi totalmente diezmada después de haberse enfrentado a un ataque de armas combinadas bien organizado. Muchas de sus tropas se habían dirigido hacia la comparativa seguridad del bosque de Bossu. 
La artillería francesa dirigió ahora toda su fuerza hacia las unidades de Picton, a quienes Wellington ordenó que se tumbaran al abrigo de las zanjas y la carretera parcialmente hundida. Este camino hundido y sus gruesos setos proporcionaron cobertura a los hombres de Picton, mientras se refugiaban del bombardeo francés de 38 cañones que ahora se abrió anticipando el nuevo asalto, las columnas francesas fueron organizadas por el mariscal Ney en persona. Formó cuatro columnas, cada una de ellas con la dotación de una brigada para romper las líneas aliadas. 
Mientras las cuatro columnas de infantería francesas avanzaban, apantallando sus cañones, el bombardeo amainó, y Wellington ordenó a las tropas de Picton que pasaran por encima de los setos, que se colocaran junto a la infantería de Brunswick a su derecha, cerca del bosque. Los franceses llegaron con gritos de \”¡A la victoria!\”, \”¡Dadles la bayoneta!\” y \”¡Vive l\’Empereur!\”.
 
A lo largo de la línea británica, las descargas de mosquetes se estrellaron contra las cabezas de las columnas que avanzaban. Al este de la carretera principal de Bruselas , las cabezas de las espléndidas columnas azules de infantería se habían convertido en una masa confusa y tambaleante de hombres moribundos y heridos. Gritos de agonía brotaron de los agotados y mutilados, la masa de la columna una vez calmanda ahora trabajaba en su contra como los siguientes rangos de sus camaradas tropezaban con los restos destrozados a sus pies y, moviéndose hacia adelante, se convirtieron en víctimas. El frente ahora se detuvo en total confusión, tratando de desplegarse para devolver el fuego, la parte trasera de la columna todavía los empujaba hacia adelante sobre la masa sangrienta bajo sus pies. Con confusión y desorden en las columnas en su clímax, a través del humo llegaron los montañeses (Highlanders) de Picton . Las destrozadas columnas  huyeron. 
Sin embargo, contra los Brunswickers al oeste de la carretera, Jérôme estaba teniendo mucho más éxito. Los hombres de Jérôme atravesaron del bosque de Bossu. La caballería francesa se acercaba para explotar la abertura, y los húsares de \”Cabeza de calavera\” del duque de Brunswick fueron diezmados por la fusilería francesa y derrotados al entrar en contacto con la caballería de Piré. El propio duque de Brunswick cayó herido cuando la caballería francesa persiguió a los ahora destrozados húsares. El contraataque había costado grandes pérdidas, incluidos seis cañones; pero había detenido lo que podría haberse convertido en una derrota y había dado a la infantería un respiro para retroceder y tratar de reagruparse más allá del bosque. 
Exitoso a su izquierda pero controlado a su derecha, Ney llamó a d\’Erlon para que lo ayudara en su intento de consuistar la vital encrucijada. Pero para su consternación no encontró ni rastro del I Cuerpo detrás de él. Eran entonces alrededor de las 4 de la tarde, todavía con ventaja numérica, cuando Ney recibió una orden de Napoleón (dictada a las 2 de la tarde), indicándole que tomara el cruce y luego cayera sobre la derecha y la retaguardia prusiana. Con el cuerpo de Reille ya plenamente comprometido, Ney le pidió a d\’Erlon que se apresurara a dar lo que pensó que era el golpe de gracia, porque ya su caballería deambulaba libremente por la derecha y el centro de Wellington. 
Piré había lanzado a sus cazadores y lanceros una vez más al centro aliado en un ataque sorpresa que los llevó casi al cruce de caminos, pues el propio Wellington tuvo que saltar las filas (en prono) del 92º para evadirse de la carga francesa. La caballería estaba ahora algo desordenada, ya que giraba en círculos detrás del cuadrado formado apresuradamente por el 92º regimiento, antes de girar hacia el sur para tomar las adyacentes regimientos 42º y 44º, todavía formadas en línea, en la retaguardia. El terreno ondulado y el maíz existente ocultaron la carga hasta el último minuto y tomaron por sorpresa a las tropas británicas. El 42º de montañeses, atrapados en la retaguardia en el acto de formar un cuadrado, lograron completar el cuadro con algunos de los lanceros atrapados dentro. 
La caballería francesa, ahora totalmente desordenada, se retiró a las líneas francesas, y el respiro permitió a Wellington volver a desplegar algunas de sus tropas para contener el peligro en su flanco derecho. El ataque ahora se redujo a un combate a corta distancia , donde la potencia de fuego de las tropas británicas en el centro y este del campo de batalla lentamente comenzó a pasar factura, a pesar de estar parcialmente todavía en cuadros contra la posibilidad de la caballería enemiga en el área. Dos cargas de caballería más al este de la carretera de Bruselas derrotaron a un batallón de Hannover pero, por lo demás, no tuvieron ningún impacto en los cuadros fijos de Wellington.
La iniciativa se le escapaba de las manos a Ney. Su delicado equilibrio ahora se inclinaba hacia los Aliados. Habían resistido a lo mejor que Ney podía lanzar contra ellos, y con los nuevos refuerzos en forma de las brigadas de Halkett y Kielmansegge, de la división de Alten que estaban llegando para reforzar la fuerza de Wellington. De hecho, la derecha francesa estaba ahora empezando a retroceder. El cansado ejército de Ney estaba perdiendo su superioridad numérica. Peor aún para Ney, fue en este punto cuando se enteró del verdadero paradero de d\’Erlon. Algún tiempo antes, el cuerpo de d\’Erlon había sido enviado a Ligny por un ayudante, el general De la Bedoyère. Lejos de su llegada inminente a Quatre Bras, d\’Erlon estaba en realidad ya en camino a Ligny, llevándole cada minuto más lejos de Ney. Para ahorrar tiempo, De la Bedoyere no había consultado a Ney antes de ordenar al cuerpo que se dirigiera a Ligny en nombre del Emperador. 
Mientras tanto, Wellington no era un comandante para quedarse de brazos cruzados en tales circunstancias. Un contraataque arrollador de las tropas de Alten en la derecha francesa hizo que la situación fuera crítica para los franceses, y el impetuoso Ney decidió de inmediato que debía retirar a d\’Erlon. Sin detenerse a considerar cuánto tiempo tardaría la orden en llegar a él, ni cuánto tiempo pasaría antes de que ese cuerpo apareciera en Quatre Bras, la reacción casi refleja de Ney eliminó efectivamente esta fuerza de los enfrentamientos de Ligny y Quatre Bras. 
Luego, a las 5 de la tarde, finalmente superado en número por Wellington, bajo presión a su derecha, con ese flanco realmente retirándose, sin reservas, recibió un mensaje de \”¡Apúrate!\” del Emperador. Fue la última gota. No solo las tropas del Emperador previamente prometidas nunca llegaron, sino que también le habían escatimado tropas críticas para el éxito de sus operaciones. Napoleón claramente no apreciaba el hecho de que Ney estaba en apuros y ahora se enfrentaba a la mayor parte del ejército de Wellington. Sin reservas, necesitaba tiempo para estabilizar su línea y reformar su derecha. Solo quedaba una cosa para lanzar a los Aliados, y en un ataque de desesperación, Ney ordenó a la caballería recién llegada de Kellermann que hiciera una carga casi suicida contra las líneas aliadas: una brigada de caballería contra todo un ejército. Kellermann cuestionó la orden, ya que solo una parte de su brigada había llegado al campo, a saber, la brigada de Guiton de 750 hombres del 8º y 11º Regimientos de Coraceros . Ney no aceptaría nada de eso. Prometiéndole el apoyo de las filas mermadas de la caballería de Piré, Ney lo despidió con un \”¡Ve! Pero ve ahora!\” 

Los regimientos de Kellermann se movieron por debajo de la cresta de la cresta de Gemioncourt, fuera de la vista de la infantería británica más allá. El 42º de montañeses y el 2/44º seguían en cuadro al este de la carretera de Charleroi, ya que habían sido mutilados por los lanceros de Piré. Los montañeses del 92º estaban formados en un cuadro que en realidad se extendía a horcajadas sobre la carretera de Charleroi, y el propio Wellington todavía estaba refugiado allí. 
La caballería se desplegó silenciosamente en línea debajo de la cresta. Las notas claras de la trompeta finalmente señalaron la carga, y Kellermann desató a la brigada hacia adelante, directamente a la velocidad de carga, prescindiendo de la habitual secuencia de caminar/trote/galope. La brigada tronó hacia los cuadror británicas, dispersando los restos de Brunswick y la caballería belga a su paso. Los cuadros se mantuvieron firmes, ofreciendo un fuego que rompió la carga y provocó que los jinetes fluyeran alrededor de los cuadros delanteros, tronando hacia la Brigada de Halkett. 
Unos minutos antes, mientras las unidades de Kellermann se preparaban para cargar, Colin Halkett, en la 3ª División de Alten, en el I Cuerpo del Príncipe de Orange, estaba al frente de su nueva brigada. En la división adyacente de Picton, la brigada de Pack había estado sometida a una gran presión durante unas dos horas; las bajas aumentaban y las municiones se estaban agotando. Con la llegada de tropas frescas, se ordenó al segundo batallón del 69º Regimiento (South Lincolnshire) que reforzara su posición. Por lo tanto, Halkett subió, le entregó la unidad y regresó para traer al resto de su brigada. Pack ordenó al 69º que formara un cuadro antes de avanzar más a lo largo de su brigada. 
El Príncipe de Orange, sin embargo, sin entender lo que estaba sucediendo, encontró al 69º en el acto de formar el cuadro. Estando quizás algo molesto porque un oficial de otro cuerpo estaba jugando con \”su\” batallón, les ordenó que volvieran a la línea. Hubo protestas. El príncipe insistió. Y fue mientras la infantería estaba en medio de esta maniobra cuando los coraceros de Kellermann, que ahora emergían más allá de los principales cuadros británicos, cayeron sobre ellos desde el flanco. Para el 2/69º, era demasiado tarde para reformarlo. Solo dos compañías pudieron girar para enfrentar el ataque antes de que fueran aisladas del cuerpo principal y cargadas. Era una situación desesperada para el 69º. Las tropas de Garavaque se adentraron en el corazón del batallón disperso, conssiguiendo sus banderas (una captura calificada como una recompensa). 
Sin nada capaz de detener la carga, el 69º se dirigió al refugio del bosque de Bossu Wood. Sin control, Kellermann condujo hacia adelante y se dirigió hacia el cercano 33º, que tampoco estaba formado. Conmocionados por el destino de sus compañeros del 69º, ellos también huyeron hacia el bosque, donde pudieron reformarse con seguridad. El siguiente en la línea de carga, el 2/30º acababa de formar en cuadro a tiempo y había rechazado fácilmente al 11º Coraceros.
Dondequiera que las tropas amigas despejaran las líneas británicas, la artillería francesa golpeaba sin piedad los densos objetivos de las plazas de infantería británicas, y Ney había aportado todo el apoyo de infantería que pudo reunir. Pero no fue suficiente. Los ataques de apoyo se estaban deteniendo lentamente. Los elementos de la división reformada y cansada de Piré también habían surgido ahora, mientras Kellermann avanzaba casi hasta la encrucijada misma. Allí, agotada por la carga, en lo profundo de las líneas de Wellington, desordenada por los mêlées y sin apoyo de la infantería local, la caballería cayó bajo un fuego cruzado letal de los regimientos 30º, 73º y una batería de la KGL mientras Kellermann intentaba reorganizar su mando. 
Los ataques de apoyo de infantería francesa ahora estaban siendo rechazados firmemente, los soldados de caballería pesada que habían hecho tanto daño estaban ahora en considerable desorden. Los grupos de montañeses pudieron recorrer el campo con relativa seguridad en la persecución activa de los coraceros de Kellermann. 
Mapa de William Siborne del campo de batalla mostrando
la disposición de las tropas a las 21.00 horas. (b)

Mientras tanto, en la encrucijada de caminos, los restos de la agotada carga de Kellermann estaban siendo hechos pedazos. En una lluvia de fuego desde las maltrechas filas de Wellington, la caballería diezmada huyó en desorden a la seguridad de las líneas francesas. El propio Kellermann recibió un disparo a su caballo y solo logró regresar a salvo de la carga agarrándose a los estribos de dos de sus hombres. Sin ninguna ganancia significativa, la carga le había costado más de un tercio de su magnífica brigada. Incluso cuando la caballería se retiró a la seguridad de las líneas francesas, Wellington estaba siendo reforzado por los 5.000 soldados de la División de la Guardia Británica, que irrumpieron en el bosque de Bossu. 
Ya no se trataba de que Ney conquistara Quatre Bras, solo de la posibilidad de mantener a raya a Wellington. No había nada que pudiera hacer cuando, alrededor de las 18.30 h., típicamente, Wellington se dio cuenta de que los franceses habían disparado sus últimas reservas ordenó un contraataque a gran escala en todo su frente. A las 19.30 h. el bosque de Bossu estaba de vuelta en manos de los Aliados, estos habían tomado Pireaumont y avanzado hasta el arroyo de Gemioncourt . A las 21.00 horas, con la luz del día que se desvanecía rápidamente, la batalla había terminado. Ney había sido rechazado a sus posiciones iniciales y la batalla había terminado en un empate táctico. Cuando el crepúsculo se convirtió en noche, la caballería británica y la artillería a caballo de Wellington reforzaron su posición. 
Estratégicamente, Wellington finalmente había logrado reunir a su ejército. Ahora tenía confianza en muchas de sus tropas previamente no probadas. Además, sus líneas de comunicación estaban intactas y tenía el control de una red de carreteras que podía llevarlo en cualquier dirección que quisiera: hacia adelante para enlazar con los prusianos (si hubieran ganado en Ligny), hacia el norte para cubrir Bruselas o hacia atrás a los puertos del Canal. 
Las pérdidas en la batalla fueron de aproximadamente 4.300 hombres para los franceses, mientras que Wellington había perdido 2.275 británicos, 369 hannoverianos y 819 Brunswickers, pero un número sustancial de heridos en ambos lados parecía haber podido regresar a las filas en 24 horas aproximadamente. Las tropas belgas-holandesas no pudieron regresar por separado, muchas de las cuales se habían dirigido a la relativa seguridad del bosque de Bossu. A medida que se cerraba el día, y habiendo luchado contra los franceses hasta detenerlos, el próximo movimiento de Wellington dependería de los prusianos en Ligny .
CONTINUARÁ…
___________________________________________________________________________________
Fuentes:
1) – \”Fields of Glory: The Road to Waterloo\”TM – Jim Bambra, Adrian Earle et Alt., Spectrum HoloByte, 1994
2) – https://en.wikipedia.org/wiki/Fields_of_Glory
Imágenes:
a) – \”Fields of Glory: The Road to Waterloo\”TM – Jim Bambra, Adrian Earle et Alt., Spectrum HoloByte, 1994
b) – https://www.britishmuseum.org/collection/term/BIOG163614

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s