Las ambulancias volantes de Dominique Larrey

Esta semana os traemos un breve resumen sobre la creación del cuerpo de ambulancias del barón Larrey, un emblemático -a todos los niveles- médico y cirujano durante las guerras napoleónicas, que junto a sus mejoras en cirugía, está considerado uno de los padres del moderno sistema de ambulancias en campaña.   
El 8 de marzo de 1808, Dominique Larrey fue nombrado Director de Sanidad del ejército e Inspector de los Hospitales de Línea entre Bayona y Madrid. A su entrada en España y en dirección a Madrid, al pasar por Lerma, Aranda, Boceguillas, Somosierra y Buitrago, en todas estas localidades existían \”hospitales o depósitos de ambulancia para recibir a los enfermos de las tropas de paso\”.

La guerra en España dificultó considerablemente el empeño de los servicios médicos franceses: no solo había que salvar a los heridos, también había que protegerlos en su periodo de convalecencia y transportarlos en condiciones a menudo difíciles. Por primera vez, se organizó un transporte de heridos a lomos de mulas. El doctor Percy, contemporáneo de Dominique Larrey, durante la campaña en la península organizó asimismo un cuerpo de camilleros de ambulancias para recoger a los heridos durante una batalla y llevarlos a un hospital de campaña. Asimismo logró recuperar a los mutilados voluntarios para su empleo como enfermeros: se crearon en principio 10 compañías según un Decreto de 13 de abril de 1809.

Pero como comenta John S. Haller Jr., los adelantos en el servicio médico militar en forma de ambulancias volantes y hospitales de campaña fueron un éxito parcial en las filas del ejército francés, y no al alcance de todos los soldados:
\”Sin embargo […] el respaldo de Napoleón se extendió solo a Larrey y Percy y no a sus planes para un cuerpo quirúrgico permanente para todo el ejército francés. La desconfianza del emperador hacia los médicos, combinada con su creencia de que los oficiales médicos no deberían ser una parte integral del ejército, impidió el establecimiento completo de los vínculos entre hospitales volantes. Además, otras naciones parecían no darse cuenta o no responder a las ideas de Larrey, excepto quizás en la teoría. El cambio se produjo lentamente, como pudieron atestiguar los británicos y rusos en Crimea unos cincuenta años después.\” [2]
Representación de Jack Girbal de una ambulancia de campaña en el año 1813, con algunos de los personajes de la época. El barón Larrey, con sus largos cabellos con bucles al lado de un cirujano. Tras ellos un farmaceutico. Delante de ellos, dos camilleros (llamados brancardiers o despotats) con sus largas picas para formar una camilla. Más a la derecha una ambulancia ligera de Larrey, abierta, a la que se aproxima un médico. Al fondo a la derecha un \”Würst\” se dirige a una zona de combate. Ninguno de los cirujanos tiene el uniforme reglamentario azul aciano, más claro que el azul representado, pero estamos en 1813 y el azul es más a menudo el del cuerpo de ejército. (a)

\”Ningún espectáculo es más doloroso que el del transporte del heridos, enfermos y moribundos en medio de una campaña. Es la página más negra de la guerra. Los triunfos del campo de batalla se atenúan todos al contemplar esta inevitable secuela. Es necesario haberlo visto para comprenderlo, porque los despachos oficiales y la historia dicen muy poco de la realidad.\”

-Sir Henry Holland, Recollections of Past Life, 1872 [2]

LAS AMBULANCIAS VOLANTES DEL DOCTOR LARREY

Dominique Jean Larrey (b)

El concepto de ambulancia como unidad médica móvil aunque con reminiscencias en el pasado, es básicamente un concepto moderno debido a los cambios en las tácticas militares de finales del siglo XVIII y principios del XIX, las innovaciones en el campo de la cirugía y el diseño de transportes de campaña cada vez más ligeros. El primer signo de un cambio significativo en la evacuación de los heridos del campo de batalla se dio en el ejército revolucionario francés del Rin bajo el mando de General Adam-Philippe de Custine. Allí, un joven militar cirujano, Dominique-Jean Larrey (del que repasamos su biografía anteriomente) demostró que una disposición más ventajosa para la extracción de los heridos podría salvar a un buen número de valiosas tropas. Aunque digno de mención como cirujano militar1, las mayores contribuciones de Larrey fueron sus procedimientos de evacuación y sus métodos de administración.

Larrey fue nombrado jefe médico de una división del Ejército del Rin. Por entonces, los enfermos y heridos habitualmente eran recogidos en el tren de impedimenta en la parte trasera de la zona de batalla, donde los cirujanos, apoyados por voluminosos carruajes tirados por cuarenta o más caballos, atendían a los soldados capaces de caminar o que eran transportados a una distancia más lejana. Por su tamaño y la confusión de la batalla, pocos de los furgones llegaban al escenario real de la batalla hasta veinticuatro o treinta y seis horas después del encuentro. Demasiado a menudo, aquellos soldados que no podían salir de la línea del frente debido a sus heridas morían de shock o desangrados antes de que llegara el apoyo médico. Larrey no inventó los hospitales ambulantes2; más bien, proporcionó a los hospitales de entonces una forma eficaz de transporte ligero. Su idea era seguir a la vanguardia de la misma manera que lo hacía la \”artillería a caballo\” y para brindar atención quirúrgica primaria de emergencia en el campo de batalla, así como para poder sacar a los heridos de la escena del combate. 
Su técnica ambulante se hizo posible con el desarrollo, bajo el mandato de Napoleón, de estrategias de artillería y caballería mejoradas para mejores reconocimiento y maniobras, y el empleo de las escaramuzas en formación abierta sobre un frente extendido. Claramente, las tácticas anteriores de disparos de volea de tropas de pie hombro con hombro en campo abierto a doscientas yardas del enemigo, seguido de una carga de bayoneta, hacía la aplicación de primeros auxilios y la evacuación de los heridos durante la batalla una tarea casi imposible. 
En la campaña de Egipto también se procuró el empleo de las
monturas locales para el transporte de los heridos. (c)

Larrey consiguió varios vagones ligeros de cuatro ruedas, organizándolos en la \”ambulancias volantes\”, que se movían por el campo de batalla. Estos vehículos transportaban a los médicos y sus ayudantes y se movían directamente hacia la línea del frente, manteniendo el contacto con las tropas durante los enfrentamientos. Los heridos eran llevados directamente a los cirujanos por camaradas o esperaban que el vagón de la ambulancia llegara a donde habían caído. Una vez allí, los heridos recibieron atención médica inmediata, con los cirujanos realizando amputaciones y extrayendo balas. Después de que las heridas eran curadas, los heridos eran colocados en el vagón de la ambulancia y llevados rápidamente a un hospital de campaña cercano.
Larrey no perfeccionó su sistema de ambulancias hasta la campaña de Italia de 1796, cuando organizó sus sistema de ambulancias volantes con una unidad cada 10.000 hombres.
___________________________________________________________________________________

La ambulancia volante del Ejército de Italia.

Esta ambulancia, designada como centuria, se compone de 3 divisiones o decurias, ubicadas en Udine, Padua y Milán. Cada una de ellas con los siguientes efectivos:

– 1 cirujano-mayor de 1ª clase comandante, 2 cirujanos-ayudantes-mayores de 2ª clase;
– 12 cirujanos sub-ayudantes-mayores o de 3ª clase (2 de ellos como farmaceuticos);
– 1 teniente ecónomo de la división de ambulancia;
– 1 subteniente, inspector de policía, haciendo funciones de sub-ecónomo;
– 1 maréchal-des-logis en jefe, empleado de 1ª clase de ambulancia;
– 2 brigadieres, empleados de 3ª clase de ambulancia;
– 1 trompeta, portador de los instrumentos de cirugía;
– 12 soldados, enfermeros a caballo, entre los cuales un herrero, un zapatero y un talabartero;
– 1 sargento mayor, empleado de 1ª clase;
– 2 intendentes, empleados de 2ª clase;
– 3 caporales, sub-empleados o jefes de diversos oficios;
– 1 tambor, chico de aparatos de cirugía;
– 25 soldados, enfermeros a pié;
– 12 coches ligeros y 4 coches pesados (IV);

El número de vehículos comporta:

– 1 maréchal-des-logis en jefe, conductor;
– 1 maréchal-des-logis en jefe, subjefe;
– 2 brigadieres, uno de ellos herrero;
– 1 trompeta;
– 20 soldados del tren, conductores;

Total de personas adscritas a cada división de ambulancia, 113.  Para toda la legión, incluyendo el cirujano en jefe comandante, 340 hombres. [1]

___________________________________________________________________________________
Había una junta directiva para las tres divisiones, que estaba compuesta por funcionarios administrativos y de salud. Un reglamento específico determinaba el orden y la marcha de estas ambulancias hacia el ejército, la policía interior y las funciones de cada individuo. Estas ambulancias estaban destinadas a sacar a los heridos del campo de batalla, después de haberles prestado primeros auxilios, y transportarlos a los hospitales de primera línea. La legión de ambulancias estaba bajo las órdenes inmediatas del Cirujano en Jefe del Ejército, y cada división estaba bajo el mando de un Cirujano General de Primera Clase. 
También estaban destinados a sacar a los muertos y enterrarlos. Esta función se encargó especialmente a los soldados de enfermería a pie, bajo las órdenes o la inspección del inspector de policía, autorizado para solicitar a los habitantes los hombres de las tareas que le fueran necesarias. Este sistema de ambulancia tenía la ventaja de seguir los movimientos más rápidos de las vanguardias y de poder dividirse en un gran número de fracciones; cada oficial sanitario montado y podía tener un carro suspendido, un enfermero a caballo y todos los objetos necesarios para dar primeros auxilios a los heridos en el campo de batalla.

LOS CARRUAJES

Cada división de ambulancias tenía doce carros ligeros suspendidos, para el transporte de heridos: eran de dos tipos, con dos y cuatro ruedas. Los primeros, ocho en total, eran adecuados para terrenos llanos; los otros, sobre cuatro ruedas, estaban destinados a llevar a los heridos por terrenos montañosos. La caja del vehículo tenía la forma de un cubo alargado, abovedado en su parte superior; estaba perforado a los lados por dos pequeñas ventanas; dos puertas batientes se abrían hacia adelante y hacia atrás; el piso de la caja estaba formado por un armazón móvil, forrado con un colchón de crin, con su cabecera, y revestido de cuero. Este marco se deslizaba fácilmente sobre los dos soportes o prismáticos del cuerpo; por medio de cuatro ruedas pequeñas, y estaba armado con cuatro mangos de hierro empotrados en la madera; estas asas estaban destinadas a recibir las correas o cinturones de los soldados para llevar a los heridos en el armazón, ya que en una camilla se podía vestir a los heridos en estos armazones, cuando la temporada no les permitía vestirse en el campo.
Cuando el ejército se empleaba en montañas más o menos escarpadas, era imprescindible contar con mulas o caballos de carga, con cestas con compartimentos, para el transporte de vendajes, instrumental quirúrgico, medicinas y demás elementos necesarios para los primeros auxilios. Los pequeños carruajes eran tirados por dos caballos, uno de los cuales era un porteador; internamente tenían once decímetros y doce milímetros (treinta y dos pulgadas) de ancho. Allí yacían cómodamente y en toda su longitud dos heridos; se distribuyeron bolsas en el interior para transportar botellas u otros objetos necesarios para los enfermos. Estos coches combinaban la fuerza con la ligereza y la elegancia.
Ambulancias del servicio médico.- El chasis de estos dos vagones (de 2 y 4 ruedas) estaba sujeto por cinturones de cuero a resortes fijados a la plataforma. Esta suspensión permitía transportar a los heridos de forma más cómoda y rápida que en los carros utilizados habitualmente para tal fin. Siguiendo a los hospitales de campaña habían también carruajes conteniendo todo el equipo médico necesario en campaña3 (inferior derecha). Como vemos, la Guardia era más privilegiada que las unidades de línea, ya que su servicio médico estaba mejor organizado y equipado. (d)

El segundo sistema de coches ligeros suspendidos consistía en un carro de cuatro ruedas, cuya carrocería, más larga y un poco más ancha que la de los coches de dos ruedas, tenía una forma similar: también estaba suspendida sobre cuatro resortes; su piso estaba revestido con un colchón fijo, y los paneles estaban acolchados hasta un pie de elevación, como los de las carrocerías pequeñas. El lado izquierdo de la caja se abrió a voluntad, en casi toda su longitud, mediante dos puertas correderas, de modo que los heridos pudieran ser colocados sobre el carruaje en su posición horizontal. Pequeñas ventanas convenientemente colocadas renovaban el aire o establecían sus corrientes. Estos coches debían disponer, para fijar el centro de gravedad, de una camilla que también pudiera utilizarse para otros fines. Estos grandes coches tenían bolsas en el interior, como los pequeños, y en la parte trasera una provisión de forraje: el eje delantero giraba sobre su eje, para facilitar los movimientos de rotación; eran tirados por cuatro caballos y tenían dos conductores: eran ligeros, fuertes y bien suspendidos. Se podían transportar cuatro heridos en estos carros, tendidos a lo largo, aunque sus piernas se cruzaban un poco. 
Una réplica de ambulancia volante en la recreación del
bicentenario de la batalla de Waterloo, en 2015. (e)

Los vagones de las tripulaciones estaban montados sobre cuatro ruedas y no se diferenciaban de otras furgonetas dedicadas al servicio militar.
Pierre François Percy (f)

Otro cirujano francés, Pierre François Percy, sirviendo bajo el mando del general Jean-Victor Moreau, también se esforzó por mejorar el apoyo médico a los heridos en el campo de batalla. Percy organizó un cuerpo de cirujanos para cada división y diseñó un hospital móvil llamado Würtz (llamado así por el vagón austriaco, aunque más conocido como \”El Würst de Percy\” debido a su parecido con una salchicha) que, modelada en vagones de artillería ligera, podría acercarse a la batalla y brindar el inicial apoyo quirúrgico. 

Cada vagón, tirado por seis caballos, llevaba camillas de mano, instrumentos, suministros de emergencia para 1.200 heridos, ocho cirujanos y un apoyo de 120 camilleros. Como era demasiado pesado y engorroso para el campo de batalla, el carro quirúrgico permanecía en un área segura cerca de la línea del frente, donde brindaba ayuda a los que podían caminar o que fueron llevados con una camilla. 
El vagón demostró el valor de la asistencia médica para los soldados que de otro modo podrían haber muerto por exposición o por sus heridas, proporcionando un apoyo esencial hasta que se pudieran administrar otros cuidados. 
Dibujo de un Würst de Percy, con dosel y cortinas. (g)
Sin embargo, con el enfoque de Percy se dejaba a los inmovilizados con sus heridas en el campo de batalla en lugar de llevarlos a un terreno más seguro. Durante la campaña de España en 1808, Percy resolvió este problema organizando un cuerpo de camilleros de ambulancia capacitados (\”Brancardiers\”) para reunir a los heridos durante una batalla y llevarlos a una estación de apoyo quirúrgico. La lanza de cada portador se convertía en un poste de camilla, y la faja del portador, la mitad de la litera cuando se ataba a lo largo. De este modo, dos brancardiers cualesquiera podrían combinar su equipo para crear un brancard, o camilla. El ejército asignó treinta y dos camilleros a cada compañía de asistentes del hospital; su responsabilidad era llevar a los heridos a los organizados puntos de apoyo justo detrás de las líneas del frente. Según un Decreto de 1813, el ejército francés reconoció formalmente el sistema de Brancardiers. Anticipándose a la Convención de Ginebra de 1864, Percy también instó a la neutralización del personal médico y las provisiones, incluidas las ambulancias y los hospitales.
Material de apoyo del camillero y picas para armar una camilla (h)

LOS UNIFORMES

El uniforme de los cirujanos de la ambulancias volantes se confeccionó siguiendo el modelo de los cirujanos de los ejércitos: también llevaban una pequeña cartuchera en negro marroquí, ligeramente bordada, cuyo interior, dividido en varios compartimentos, contenía el estuche de instrumentos quirúrgicos portátiles, algunas medicinas y elementos esenciales para porporcionar los primeros auxilios a los heridos en el campo de batalla; iban armados con una especie de espada portada de un arnés de cuero negro, un arma de adorno y defensa. El uniforme de los oficiales empleados y subordinados de la administración era de un color diferente, con los distintivos relacionados según los empleos. El primero llevaba charreteras. Los soldados de enfermería, a caballo y a pie, llevaban chaqueta con guarnición de uniforme enrollada, con cinturón de lana roja que, de ser necesario, podía utilizarse para el transporte de heridos. Los jinetes llevaban levita, los enfermeros de a pie un capote; el primero, botas de estilo húsar; los otros, zapatos fuertes y polainas de tela negra: tenían un chacó o fieltro negro adornado en cuero y cobre; cada enfermero a caballo portaba una cartuchera de cuero negro, apta para contener una o dos bandejas, una copa de hojalata, dos instrumentos para los heridos y los utensilios necesarios para los sanitarios: iban armados con un pequeño sable suspendido de un arnés de gamuza. Los enfermeros a pie llevaban una bolsa de cuero, dividida en varios compartimentos aptos para contener el aparato de vendaje, que tenían en reserva para los sanitarios. El uniforme de los soldados del tren era muy parecido, pero más sencillo; las telas eran más fuertes. Estas diferentes clases de soldados se distinguían por los colores del cuello y las solapas, así como por los distintivos del uniforme.

Uniformes del servicio médico.- a) Doctor de 1ª clase; b) Jefe farmacéutico de la Guardia;
c) Cirujano de 3ª clase; d) – Oficial; e) Soldado en uniforme de enfermero de hospital. (i)

El equipamiento del caballo del sanitario consistía en una silla de montar a la francesa, guarnecida por su cobertura y de un color del uniforme del jinete, ribeteado con una trenza dorada más o menos ancha, según el empleo. En lugar de dos pistoleras, tenía dos alforjas instaladas, que podrían estar más forradas con la misma trenza. Un pequeño portamantos de cuero, cubierto con el mismo material, estaba sujeto al sillín. Este portamantos, destinado a contener los aparatos preparado para vendajes, podía abrirse sin tener que soltar las correas que lo sujetaban. El equipo de los soldados de enfermería montados se basaba en el de los oficiales administrativos; solo ofrecía una diferencia en la calidad del material y en las guarniciones, que eran mucho más sencillas.

– – – – – – o – – – – – –
1Dedicado de por vida a la cirugía militar, mejoró la escisión de heridas, desarrolló una aguja quirúrgica semicircular con punta de corte en forma de lanceta, evitó los ungüentos y grasas en el vendaje de heridas, y en su lugar utilizaba vinos alcanforados calientes o la solución de Labarraque en el lavado de heridas. [2]
2La reina Isabel I de España las había introducido ya en el año 1487. [2]
3Descrito por el cirujano mayor asistente Thuriot en una letra a Napoleón en 1805: dos colchones, seis camillas de correa, una caja de instrumentos quirúrgicos, 100 lb (50 kg) de hila (pelusa que se saca de los trapos) y 220 lb (100 kg) de vendajes. Thuriot tambien señalaba que en los regimientos de línea solo había un carruaje por cada 1.000 hombres… [7]
___________________________________________________________________________________
Fuentes:
1) – “Memorias de campañas y cirugías militares” – D. J. Larrey, Volumen I, J.H. Stone, 1812
2) – \”Battlefield Medicine. A History of the Military Ambulance from the Napoleonic Wars through World War I\” – John S. Haller Jr., Southern Illinois University Press, 2011
3) – \”Dominique Larrey en España 1808-1809\” – Anastasio Rojo, Medicina&Historia, nº4, 2008 

4) – \”Etat-Major et Services de Santé. Les uniformes du Premier Empire\” – Cmdt. E.L. Bucquoy, Jacques Grancher Ed., Paris, 1982

5) – \”Tradition Magazine\”, núm. 40, Mayo 1990

6) – \”Larrey and Percy – A Tale of two barons\” – David Baker, Jean-Bernard Cazalaà, Pierre Carli, Resuscitation 66 (2005), pp. 259–262

7) – \”Officers and soldiers of the French Imperial Guard\” / Volume 5 – André Jouineau, Histoire & Collections, 2008

Imágenes:
a) – \”Soldats et Uniformes du Premier Empire\” – François Guy Hourtoulle, Jack Girbal y Patrice Courcelle, Histoire & Collections, Paris, 2004
b) – \”Larrey and Percy – A Tale of two barons\” – David Baker, Jean-Bernard Cazalaà, Pierre Carli, Resuscitation 66 (2005), pp. 259–262
c) – “Memorias de campañas y cirugías militares” – D. J. Larrey, Volumen I, J.H. Stone, 1812
d) – \”Officers and soldiers of the French Imperial Guard\” / Volume 5 – André Jouineau, Histoire & Collections, 2008
e) – Fotografía del autor.
f) – \”Larrey and Percy – A Tale of two barons\” – David Baker, Jean-Bernard Cazalaà, Pierre Carli, Resuscitation 66 (2005), pp. 259–262
g) – “Memorias de campañas y cirugías militares” – D. J. Larrey, Volumen I, J.H. Stone, 1812
h) – \”Etat-Major et Services de Santé. Les uniformes du Premier Empire\” – Cmdt. E.L. Bucquoy, Jacques Grancher Ed., Paris, 1982
i) – \”Officers and soldiers of the French Imperial Guard\” / Volume 5 – André Jouineau, Histoire & Collections, 2008

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s