Con Wellington por España (XV). El asedio de Ciudad Rodrigo

Nuestra tercera y última entrada en el tramo final de nuestro tour de \”Wellington in Spain. A Classic Peninsular War Tour\”, siguiendo como es habitual las explicaciones de nuestro guía el coronel (R) Nick Lipscombe, con el que hace dos semanas compartimos la visita al célebre campo de batalla de Fuentes de Oñoro. En esta ocasión le toca el turno a la conclusión del asedio de Ciudad Rodrigo por las tropas anglo-portuguesas de Wellington en 1812 y la situación posterior con sus implicaciones posteriores en el tiempo.
Comentaremos el método de asalto conocido como \”Forlorn Hope\” (ya tratado en nuestro blog, en la entrada que dedicamos en su momento al libro de Corrigan, \”Waterloo, una nueva historia…\”) que revestía una extrema peligrosidad para sus integrantes; la posterior entrada de la División Ligera en el recinto a través de la Pequeña brecha, y que tras despejarla posibilitó el poder auxiliar a la 3ª División estancada en la Gran Brecha anulando la férrea defensa de los franceses. Un aparte también para comentar qué aconteció en la situación inmediatamente posterior a la conquista de la plaza, la actitud de las tropas de Wellington y que, al igual que en el caso de Badajoz, dejo a la consideración de cada uno de los lectores.

Placas conmemorativas de los dos asedios de 1810 y 1812.

VISITA DEL ASEDIO DE CIUDAD RODRIGO 

Hablemos del “Forlorn Hope” (“Vana esperanza”).

Los muy ingenuos realmente piensan que las posibilidades de supervivencia eran buenas, pues sí, sorpresivamente. Hay bastantes ejemplos de oficiales y soldados que se ofrecieron como voluntarios para uno, para más de un “Forlorn Hope”. El “Forlorn Hope” era un grupo formado por un oficial, un teniente que, si sobrevivía, obtenía su capitanía y una compañía, un sargento, a veces dos sargentos, y entre veinte y veinticinco hombres. Su misión era irrumpir en la brecha y atraer todo el fuego; y en la era de las armas de avancarga, imaginen que si les disparan, particularmente un cañón, tienen que sacarlo del alfeizar y recargarlo. Y en el proceso de hacerlo estas siendo visto por la gente que intenta entrar y, por lo tanto, eres vulnerable, no podemos escondernos detrás de las murallas cuando recargamos el cañón. Igualmente, todos aquellos con mosquetes que hubieran disparado hacia ellos, los tipos del “Forlorn Hope” y por lo tanto están recargándolos, entonces pasan por encima de los cadáveres, los muertos o heridos y suben la rampa con el grupo principal, que es el grupo de asalto, que lo forman probablemente 400 individuos, especialmente escogidos, que son las verdaderas tropas que entran en esa brecha. Son los tipos que irrumpen de esa manera y luego se esperan, defendiendo la brecha, y esperan la próxima ola de asalto, que es el cuerpo principal que trata de entrar. Esa es la teoría de cómo funciona todo.
Napier, George Napier, este es el hermano de William Napier, fue puesto al mando del grupo de asalto por \”Black\” Bob y esto es lo que dijo:
\”A cerca de una milla de la ciudad nos detuvimos. Y el general Craufurd me designó para conseguir cien voluntarios de cada regimiento británico de la división, no del portugués [interesante]. Con un número proporcional de oficiales y oficiales no comisionados, formándolos frente a la división y tomando el mando para liderar el asalto. Fui a tres regimientos. El 43º, el 52º y el Cuerpo de Rifles y les dije: “Soldados, tengo el honor haber sido nombrado para el grupo de asalto, dirigiendo a la División Ligera para el asalto de la pequeña brecha. ¡Quiero cien voluntarios de cada regimiento y todos aquellos que vengan conmigo, que se presenten!\”. Instantáneamente [escribió Napier] se apresuró casi la mitad de la división y nos vimos obligados a escogerlos y  esto precedió al llamado “Forlorn Hope”, compuesto por veinticinco hombres, dos sargentos y un subalterno, un teniente, porque si sobrevive, obtiene una compañía. El oficial al mando en este caso era un gran amigo mío, un oficial muy galante, el teniente Gurwood, del 52º”.
Bueno, una persona honrada y con una recta mente, se ofrecerá voluntariamente para un “Forlorn Hope”. Y exactamente de la misma manera que George Napier finalmente no tuvo dificultad en conseguir que alguien se ofreciera como voluntario para el grupo de asalto, nunca faltaron oficiales o soldados para ser voluntarios de un “Forlorn Hope”. El honor que comportaba hacer eso, y hay algunas razones:
La primera razón es que se sienten como muchos soldados que, a menos que se sometan a una prueba semejante, es como si estudian para algo, pero nunca hacen el examen: quieren probarse a sí mismos. A veces es lo que podrían decir: \”Vamos, vamos a por el “Forlorn Hope esta vez\”, saben, quieren decir: \”Jack, vamos a intentarlo\”, y levantan la mano y van. Por supuesto, les dije la teoría de lo que debería suceder aunque en realidad es su oportunidad de poder ir a los barrios de mala nota en el grupo de asalto cuando los muchachos entren, pero en realidad, ¿qué sucede si entramos? Llegamos los primeros, obtenemos los primeros las menciones, lo merecemos todo: sean las mujeres o los hombres si esa es la forma en que se quiere… o la plata de la iglesia o, lo más importante, sospecho que el vino, el vino de la iglesia, etc., son los primeros en entrar, pueden hacer lo que quieran…
Réplica del parche (a)

Así que hay una gran cantidad de razones y hay una razón menor, pero no insignificante, no subestimen el poder, como bien sabía Napoleón, de poder portar algo en un uniforme. Les darían la primera insignia especial del ejército británico para estas ocasiones: un par de alas, una daga de comando, unas alas de asalto, etc. Se les entregaba una insignia de asaltante valiente (\”valiant stormer badge\”) que llevaban en el uniforme, que indicaba al resto del Ejército y la sociedad civil que habían hecho algo bastante remarcable. Ese fue el momento anterior a la medalla de Waterloo, pero si entrabas en un pub, puedo decirles que una medalla de Waterloo no era nada en comparación con la  insignia de asaltante valiente. Y entonces, estos tipos que se ofrecieron como voluntarios nunca faltaron, pero vienen aquí y están tratando de entrar, tienen alguna dificultad con ese revellín de nuevo, no parecen llegar al lugar correcto, pero eventualmente pudieron llegar al lugar correcto. Así que  Gurwood y George Napier encontraron el camino correcto y se puso él mismo aquí. Pero llegados a este punto, ¿quién está liderando todo el grupo? El comandante de la división, no está del todo al frente del grupo de asalto, pero está allí con ellos y este es el problema de dónde debería estar el comandante.

Imagen a derecha (superior) e izquierda (inferior) en la muralla en su parte superior, cerca de la Gran Brecha, donde se encuentran algunas de las placas conmemorativas.

Saben que realmente debería estar aquí, es terrible porque la división está haciendo una carrera contra reloj, tiene que asegurarse de que si algo sale mal, Gurwood va al lugar equivocado y no puede ver si las cosas no van bien, necesita poder para tomar una decisión y si tiene razón, está al alcance de un mosquete quizás no sea el lugar adecuado para estar. Y Edward Costello, que estaba en el grupo de asalto, nos dice lo siguiente:

\”Saliendo, ahora vamos a por la brecha. El general Craufurd nos señaló el camino. Comenzamos a doble velocidad, recibimos el fuego y giramos la esquina izquierda de la muralla del convento [San Francisco] cuando nos acercamos a la brecha, botes de metralla, grandes balas de cañón y proyectiles con bolas de fuego para señalar nuestro terreno, que rociaban a nuestro alrededor. Con la habitual tormenta de fuego de fusilería. El general Craufurd cayó, casi de inmediato, herido de muerte, sin apoyos; sin embargo, nos lanzamos hacia la ciudad y nos precipitamos en el foso ante los muros [esa es la zanja exterior] sin esperar las escaleras que eran llevadas por los portugueses y que nunca hicieron presencia así que su uso había sido reemplazado por una serie de saltos hechos por nuestros hombres en el foso a unos dieciséis pies [casi 5 m.] de profundidad. Al final, una o dos escaleras que fueron conseguidas se colocaron instantáneamente contra la escarpa de la trinchera y montamos el ataque [llegaron a esta área aquí, y ahora para avanzar hacia la brecha]. La lucha que se mantuvo allí fue sumamente mortal y nuestros hombres durante algunos minutos, tal como aparecían en pequeños grupos, fueron barridos \”.
De hecho, el propio Napier, George Napier, dijo:
\”No pudimos ver realmente la brecha\”
Porque recuerden que están por la noche, están buscando la brecha para ver donde había sido practicada, recuerden que el muro había sido cañoneado y, de hecho, el problema era que los franceses habían movido un cañón  hacia allí, en el agujero, y eso selló el agujero y eso les da una sensación de ver cuán largos son unos dos metros de ancho y muestran que esta no fue una gran brecha de todos modos. Sin embargo, todavía perseveraron y poco a poco encontraron el atrincheramiento:

\”Me levanté el primero [por supuesto que no, está escribiendo la narrativa (Risas)] y estuve luchando con multitud de nuestros compañeros para empujar el muro quebrado y roto que bloqueaba la brecha, cuando el Mayor Napier, que estaba a mi lado, alentando a los hombres, recibió un disparo, se tambaleó hacia atrás y habría caído con todo en la trinchera y yo no estaba para galanterías. [Se mueve condenadamente bien, Costello (Risas)]. En nuestro encuentro para ver si estaba malherido, me apretó la mano diciendo: \”No me hagas caso, muchacho, sigue adelante, la ciudad es nuestra\”, y así fue en efecto.\”

Torre de la catedral de Ciudad Rodrigo.

Entraron dentro, giraron a la derecha y bajaron hacia allí. Ahí fue cuando expulsaron a los defensores de la brecha principal y por eso había cuerpos de la División Ligera entre los caídos que el grupo vio a la mañana siguiente en el lado francés de las traviesas. Pero el propio Napier habiendo sido herido, contemos también lo que tenía que decir sobre su experiencia, dijo:

\”No puedo recordar qué llamada gritaban: \”Usted está equivocado, usted está equivocado, es este camino hacia la brecha\” y el capitán Ferguson y yo mismo fuimos con el resto de los oficiales y esos hombres cuando estuvo cerca el oficial ingeniero, se apresuraron a seguir\”. 

Y así, todo esto no salió de acuerdo con el plan, no, puedo decirles, ninguna operación militar lo hace, normalmente sale mal antes de cruzar la línea de salida, pero ciertamente empiezan a ir mal cuando la cruzas y las cosas empiezan a venir hacia ti. Pero aquí, uno de ellos es, en realidad, es el \”Forlorn Hope\” y el grupo de asalto que acabamos de comentar. En uno de ellos, escuchamos que el capitán Ferguson se fue con todo grupo en ese instante:

“Todos remontamos la brecha juntos y el enemigo nos roció con un denso fuego. Cuando estaba aproximadamente dos tercios por encima, recibí un gran disparo que me impactó en el codo y la mayor parte de mi propio brazo, y cayendo, los hombres que pensaban que me habían matado, lo comprobaron por unos momentos y, olvidando que no estaban cargados, chasquearon sus mosquetes. Inmediatamente comenté: \”Recuerden, no están cargados, presionen con la bayoneta\” y ante esto todo el grupo al completo lanzó un \”¡Hurra!\” [como me encanta esto]. Y conduciéndolos cargaron la brecha, [quiero decir, entre los soldados nunca hablan sobre \”¡Hurras!\”]. Y ellos, conduciéndolos, cargaron la brecha y girando como les había ordenado de la derecha a la izquierda, pronto expulsaron al enemigo y parte de los asaltantes y el capitán Ferguson se abalanzaron sobre el enemigo, donde defendían la Gran brecha y comenzó un fuego de flanco sobre ellos, y pronto los expulsó de sus defensas. Y eso abrió el camino para la 3ª división para entrar en la ciudad\”.
Así es como entraron, casi no hay duda alguna en mi mente, pero regresaremos a la encantadora historia de Gurwood y Mackey, o de mandar el \”Forlorn Hope\”, que estalló en una impresionante crítica posterior, pero eso es un pequeño giro encantador. Antes de que lleguemos a eso, creo que ya hemos hecho suficiente para tomar un café.

Perspectiva desde la muralla cercana a la Gran Brecha, con el Gran Tesón al fondo.

Esta era la posición de defensa de los soldados, pero aquí recuerden que Cook vino y dijo que encontré soldados de la División Ligera, fueron los que irrumpieron aquí, pero ninguno de los soldados de la 3ª división en este lado del terraplén, pero solo quiero que vean esto, así que tengan la sensación de poder ver absolutamente el Tesón Grande desde aquí, ya sean los cañones de asedio que hubieran estado bombardeando de igual modo que los cañones en los alfeizares, el caos, hubieran estado disparando contra esos cañones y dando a los artilleros e ingenieros del asedio un trabajo bastante difícil. Bien, tómense su tiempo, tomen sus fotografías aquí y luego volveremos a la Plaza de Herrasti, y en los bancos a la sombra terminaremos la historia.
La plaza de Herrasti está situada entre la muralla y la Catedral hacia el lado de la torre. Desde antiguo estuvo ocupada por un barrio de casas de buena construcción de piedra de sillería, como las de Soria, Valderas y Centeno, casas que desaparecieron en la Guerra de Sucesión de principios del s. XVIII y definitivamente en la Guerra de la Independencia. [4]
Andrés Pérez de Herrasti (b)

Estamos en la plaza Herrasti, aquí. Quien fue Herrasti? Herrasti era el comandante español que comandaba la guarnición durante el asedio francés y llevó a cabo una resistencia realmente heroica y tenía las unidades españolas que estaban aquí para sostenerla, cinco mil quinientos soldados aquí, y, por supuesto, esperaba que Wellington regresara y expulsara a los franceses que la asediaban. Nunca sucedió, lo que por supuesto provocó animadversiones.

Ahora pueden ver el gran monumento a Don Julián Sanchez, un hombre muy valiente, nativo del lugar y también la placa que originalmente fue levantada a \”Black\” Bob, fue costeada por los Royal Green Jackets a finales del siglo XX. Tenemos estas dos placas en la pared, en esta también se nota en la otra ubicación. Ahora bien, para escuchar más sobre eso, bueno, porque uno de esas placas cubre el Bicentenario del asedio francés y me presenté para ello y, bueno, era julio, recuerden, hubo tensiones y el sol brillaba pero había miles de personas aquí, las bandas tocando esto era, ya saben, una recolocación.
Cuando llegamos para reunirnos con la gente del Ayuntamiento para hablar sobre la liberación de la ciudad por parte de Wellington y los aliados, hubo una total renuencia a tener alguna forma de parada militar. Los franceses vinieron aquí con una banda militar y pero no querían nada de eso. En efecto, lo que terminamos haciendo fue bastante agradable. Tuvimos una misa por la noche en la catedral, seguida de una procesión caminando por la ciudad con la efigie de San Sebastián, que es el patrón de Ciudad Rodrigo, y luego descubrir la placa conmemorativa, y la razón por la que es una placa, por supuesto, la blanca al lado de la de \”Black\” Bob es porque el asedio británico tuvo dos brechas, como hemos escuchado, de modo que al tener una de esas para los franceses, el tema no tenía conexión con el asedio francés. Pero fue muy interesante, fue el único evento conmemorativo en los festejos del Bicentenario en el que solo tuvimos ceremonias religiosas, y luego a la mañana siguiente, yo mismo también con el Marques de Douro, porque estuvimos allí como los únicos representantes, no estuvo el embajador, no hubieron soldados, no hubo pompa, tampoco tenía porqué haber estado aquí por supuesto, ese era el hermano de Jeremy Paxman, Charles Paxman, un hombre encantador. Ahora, seguimos con esta efigie de San Sebastián alrededor …

Monumento a Don Julián Sánchez \”El Charro\”, con la inscripción: \”Esta guerrilla y el ejército sabrán defender hasta su último aliento su religión, su legitimo y amado rey y la libertad de la patria\”.
… [alguien le hace notar que es una estatua, en lugar de una efigie] Si estatua, gracias. ahora, voy a escribir eso, está bien. Así que la estatua de San Sebastián y la seguimos por la ciudad durante aproximadamente cinco horas, con el frío de enero, y puedo decirles que no fue muy placentero, pero fue de gran importancia y es el único evento conmemorativo que tuvimos, que fue pura y simplemente religioso, pero es interesante y quiero dejar esa incógnita en el aire, por qué debería haber una actitud tan diferente, ¿por qué fue cuando el pueblo cayó ante el enemigo, se celebró una fiesta y por qué fue cuando el pueblo fue liberado y devuelto a los españoles, esa reticencia a tener un evento conmemorativo? Realmente, bastante interesante en términos de las comparaciones entre los dos. Ahora lo que quiero hacer es explicar algunas cosas porque una vez que los chicos entraron en casa, sabemos que se volvieron locos.

Y se vuelven locos por un tiempo considerable, pero tenemos que entenderlo y ya cubrimos esto en Badajoz pidiéndole a un hombre que arriesgue su vida atravesando una brecha muy pequeña como esa y luego, una vez que atraviesa al otro lado, contar con que simplemente se detenga  y se alineen en tres filas en las propias murallas. ¿Quién lo consiguió primero? Para mí está claro que la División Ligera entró en primer lugar, pero el problema era que el gobernador, Barrié, fue asaltado por estos dos muchachos [Gurwood y Mackie] cuando atacaron su ubicación, tenía un gran cuartel general dentro de la torre, la torre morisca, que es donde estaba el cuartel general militar, llegan, se apresuran y le dicen que se rinda, así es como era la convención del asedio durante el día y Barrié seguía con la mano en su espada, este era un muchacho joven y luego regresaremos al tema de la rendición, cómo se resolvería, porque no funcionó de esa manera, ya volveremos a ello. Algún tiempo después, fuera el primero Gurwood o fuera el primero Mackie, fuera el que fuera, el otro llegó y se acercó a Barrié y le conminó de la misma manera. Barrié, que no entendía nada, diciendo: \”Aléjate, muchacho, sé que uno de los otros subalternos ya ha estado aquí\”, pero el tipo siguió: \”Deme su espada\” y se la dió,  y es por eso que entre los dos tuvieron esta encendida polémica en los periódicos por el resto de sus vidas, porque ambos les dieron una espada y no sé, aunque puedo decir con certeza, toda la certeza que se puede tener en estas cosas, la División Ligera se abrió paso primero pero no puedo decir entonces si Gurwood subiría a esa torre primero, pero antes que Mackie, porque Mackie estaba con los Connaught Rangers, e hizo un muy buen trabajo, así que probablemente, cuando llegó, llegó a la torre el primero, pero es una pequeña y encantadora historia.

Pero escuchemos acerca de este comportamiento de las tropas, este es William Swaby:

“Nuestras tropas, tan pronto como se ganó la brecha, estaban más ansiosas por el saqueo que por el deber y corrieron desafiando a sus oficiales y cometiendo vergonzosos excesos, una vergüenza para todo el ejército. No hubo un alma que no fuera saqueada y los muertos apenas sufrían el frío cuando estaban con la humana desnudez. No se cometieron asesinatos intencionados, aunque algunos hombres estaban tan borrachos que dispararon indiscriminadamente en las calles y mataron a muchos de sus compañeros\”.

¿Sobre el asunto de matar a alguno de los españoles? Ahí está William Graph, de los Connaught Rangers:

“Escenas de la mayor indignación ocurrieron ahora y fue una pena ver a los grupos de los habitantes, medio desnudos en las calles, mientras las casas estaban bajo el estricto escrutinio. Algunos de los soldados cogieron el vino y los licores de las casas y cuando  habían bebido lo suficiente salieron nuevamente en busca de más saqueos, y otros se intoxicaron tanto que se encontraron en un estado de indefensión en diferentes partes de la ciudad y perdieron lo que habían ganado previamente\”.

Pero todo fue un asunto realmente muy desagradable, ¿cuánto tiempo siguieron? Bueno, si estimamos que, la hora H, fueron las 19:00 h, creo que están aquí a eso de las 20:30 h, o algo de ese estilo y los hombres correrían alrededor de las 21:00 h, pero creo que a eso de la medianoche tal vez a las 01:00 h, ya están bajo control. Así que cuatro horas que los muchachos se comportaron mal. Y Kinkaid dijo
\”La participación de Picton era lo que se requería para poner fin al libertinaje\”
Y esto es lo que dijo Johnnie:

“Al encontrar las columnas de soldados que se dirigían hacia el centro de la ciudad, seguí la corriente que me condujo a la Gran Plaza. A un lado, la guarnición retiró a sus prisioneros y el resto se llenó de británicos y portugueses en una mezcla sin orden ni regularidad. Estuve allí pero muy poco tiempo cuando los veteranos comenzaron a disparar sin ningún motivo aparente. Algunos dispararon a las puertas, a las ventanas, a algunos de los techos de las casas, otros a las a nubes, pero al final algunas cabezas empezaron a asomar de los hombros en el huracán general cuando comenzó a oirse la voz de Sir Thomas Picton con el poder de veinte trompetas, proclamando la condenación de todos. Cuando el Coronel Bernard, el Coronel Cameron y algunos otros oficiales activos se emplearon con mano fuerte y finalmente lograron reducirlos al orden. En medio de la pelea, sin embargo, tres de las casas en la plaza fueron incendiadas y la confusión fue tal que no se pudo hacer nada para salvarlas\”.

Bueno, a la mayoría de las personas les parece que dirán como que bien, sí, sin duda, sobre cuál fue la actuación de los oficiales y ahora usted saben, esa es una pregunta perfectamente natural y una reacción natural. Pero déjenme decirles que, en realidad, en una situación como esta, es el último lugar donde deberían estar los oficiales.Y no hay nada que un hombre pueda entender el por qué, pero para centrar la cuestión: si usted es un oficial de ordenanza, eso significa que usted será el único oficial de guardia, el resto de ellos probablemente estén probablemente entre la masa o regresando a casa o lo que sea, y recibe un informe de algunos de los soldados que están borrachos en un bar conflictivo y si usted entra en el bar conflictivo para tomarlos, borrachos y diciéndoles que es una falta y que se vayan a la cama es probable que algunos de los borrachos golpeen al oficial y entonces  has perdido al soldado para siempre, porque será juzgado y expulsado. Así que, como oficial, se acude al sargento, y este es el tipo que tiene que estar allí, porque el borracho no se atreve a mirar al sargento y probablemente se moje los pantalones. En ese momento, lo escoltarán al calabozo y lo dejarán dormir, y así es como funciona y, aunque pueda parecer diferente, en realidad los muchachos también han bebido alcohol, no es diferente.
Si está intentando controlarlos al principio cuando entran en la ciudad, habría evitado la convención de la guerra de asedio y volveremos a ello en un minuto. Pero una vez que están dentro y están borrachos, la situación cambia, en realidad se convierte en un problema no solo sobre el terreno, sino también para los sargentos y los oficiales de guardia con el que tratar como ya ven, por mi experiencia personal en las operaciones también, así que saben que ese es un punto muy importante para mí, para que la gente lo entienda. Pero ¿qué pasa con estas atrocidades, como de horribles fueron?
Hablemos antes de entrar en eso, estas convenciones de guerra de asedio de día. ¿Qué pasó básicamente? ¿Es que resultaría que se ubicara ese cordón y antes de realizar la fase dos, que era el reconocimiento, recuerden al comandante y así sucesivamente, enviaría la citación al gobernador y le diría que lo entregara, que se rindiera al efecto. Bueno, Napoleón había dejado claro que sus hombres de la guarnición es que bajo ninguna circunstancia lo harían y, de hecho, resistirían un intento de entrar en la ciudad antes de que pudieran siquiera considerar rendirse. Ahora bien, ¿cuándo se envía la siguiente citación? Bueno, la próxima citación se envía es cuando has efectuado una brecha practicable. Y luego pueden decir: \”Miren, ahora tenemos una brecha, creemos que es practicable y tenemos que entrar y si no acepta esta rendición, está sometiendo a su guarnición y, por supuesto, normalmente a los civiles que están dentro, quienes corren bajo su protección a todas las licenciosidades que seguirán\”.

Pero, por supuesto, es un círculo difícil de cuadrar, se pueden imaginar esta escena tipo a lo Monty Python, preguntando al gobernador que se encuentra en la parte superior de la brecha y el asaltante que está en la parte inferior diciendo: \”Eso es una brecha practicable, sí, mi Señor\” y él estaría diciendo: \”No, no lo es\”. Y es una tontería. ¿Quién va a decir que una brecha es practicable? ¡Una brecha solo es practicable si logras entrar! Así que en realidad, no es una ciencia exacta que lo ponga así. De todos modos, Barrié, según nuestras fuentes, tuvo dos ocasiones porque se dio cuenta de que Marmont no estaba en camino, en realidad cuando Wellington había enviado la citación el 19 de enero, dijo a sus compañeros: \”Creo que deberíamos aceptarla\” y los que estaban con él debieron exclamar: \”oh, oh\”, porque todos los que estaban involucrados con Barrié hubieran estado sujetos a la misma investigación por parte de Napoleón a su regreso a Francia, entonces ellos también corrían ese riesgo. ¿Pero cuánta devastación hubo?

[No solía hacerlo, pero en esto me salió la vena patria por preguntar a Nick: \”Pero fue mucho más fácil para los franceses porque la población era española, ¿este no es un problema para los franceses… no?].
Sí, puedo ver eso, creo que es un punto muy válido, es un punto muy válido, pero a medida que uno se da cuenta, cuando Kinkaid entró en la Plaza Mayor, los franceses con sus mosquetes en el suelo y casi no hay ejemplos de atrocidades cometidos por los soldados británicos contra la guarnición francesa, tomo su punto por completo, que en realidad había poco que ganar ya que no estaban protegiendo a sus familias, así que de hecho ese es un giro interesante, sí, es un buen punto.
Esto es lo que dijo el Major Leach, del 95º de Rifles:

\”Cuando una ciudad es asaltada, es inevitable que habrán excesos si alguna vez los han cometido los soldados, especialmente si se lleva a cabo de noche. Brinda una oportunidad favorable para aquellos caracteres solitarios y disolutos que se encuentran en todos los ejércitos se entregan en toda propensión diabólica y que esto fue así hasta cierto punto, que nadie negará, pero al mismo tiempo me siento convencido de que ninguna ciudad tomada por asalto sufrió o sufrirá menos que Rodrigo. Es cierto que todos los soldados del regimiento se emborracharon, saquearon y hicieron gran ruido y confusión en las calles y casas a pesar de todos los esfuerzos realizados por los oficiales para evitarlo, pero tan malas y repugnantes como son esas escenas, nunca he oído que la guarnición francesa una vez que se hubo rendido o alguno de sus habitantes haya sufrido indignidades personales o crueldades por parte de las tropas\”.

Bueno, eso también es bastante interesante, no del todo correcto, porque aunque sí sabemos que algunos de los civiles españoles fueron atacados, no tenemos pruebas concretas de que alguno de ellos hubiera sido asesinado. Pero veamos por contra el asedio francés. Durante el asedio francés fueron asesinados ciento noventa y un civiles españoles en esta ciudad. Muertos durante el bombardeo previo al asalto. El asalto no llegó a producirse porque Herrasti dijo: \”Está bien, estoy aceptando sus condiciones\”. Así que Ney y Masséna controlaron a las tropas francesas. Ese es otro problema psicológico porque si lo estás previniendo en los días y semanas anteriores y luego se sueltan todas las riendas, pero se fueron y no se mató a ningún civil posteriormente fuera de la escena del sitio, pero durante el asedio murieron ciento noventa y un civiles y, sin embargo, durante el asedio británico dos o cinco o diez, por inaceptable que fuera, fueron asesinados, eso es lo que tenemos, pero no más, y creo que probablemente fueron tres o cuatro.
Y es por eso que hay dos placas en todo el enfoque para el Bicentenario que para mí fue muy interesante. Cuando fui a hablar al Ayuntamiento sobre el tema de la liberacón de la ciudad, su ciudad fue liberada, quiero decir, de acuerdo, esa opinión era que realmente no querían un gran desfile en enero y yo tenía algo de simpatía con eso, pero al mismo tiempo por haber evitado cualquier forma de representación militar aquí, pensé que era curioso, e incluso yo, como representante del embajador, no estaba autorizado venir en uniforme, así que pensé que era bastante interesante y cuándo lo yuxtapones para interactuar, se vuelve un poco más difícil entender las opiniones de la ciudad porque no hay duda de que la gente aquí en Ciudad Rodrigo no ayudó a los defensores franceses.

[Cambiando el hilo de la exposición] En realidad, aquí habían ciento ochenta y un cañones que tenían los franceses, unos ciento veinte que estaban en las murallas, ¿saben cuáles son los otros sesenta cañones? Eran el tren de asedio que Masséna había usado para atacar aquí y luego, en segundo lugar, Almeida. Una vez que cayó Almeida, esos cañones regresaron aquí y él mantuvo el tren de asedio aquí, de modo que fue una pérdida masiva para los franceses, que en muchos aspectos fue una pérdida mayor que la de los 2.000 hombres que estaban en la guarnición, pero los españoles aquí, a diferencia de los de Badajoz, que ayudaron a los franceses con las armas en las murallas, que llevaban agua a las tropas, etc. Entonces, habría pensado que la relación en términos de doscientos años después y uno de los países aliados podría haber sido diferente, pero no lo fue.

Placa conmemorativa en el 175º aniversario de la liberación de la plaza en 1812.
* * *
Placa recordando el lugar de la Brecha Pequeña, cerca de la tumba de Craufurd.
El regimiento, todo el ejército marchó fuera, y por supuesto, la 3ª División y la División Ligera que estaban aquí y las otras divisiones se alinearon en las calles para homenajearlos. Esto es lo que dijo Johnnie Kinkaid:
“Por la puerta, la mayoría de los regimientos que participaron en el asalto están bajo el control de los oficiales mientras marchan algunos con botas de militar, algunos se ponen gorras francesas con sus charreteras y algunos pantalones franceses y un sujeto, incluso con un mono en su hombro. La quinta división llegó para tomar el control, se alinearon en la carretera, presentaron las armas y aplaudieron, y Wellington está de pie junto a ellos. Wellington, que puede ver como pasado, se vuelve hacia su personal y mira a este hombre con su mono sobre sus hombros: \”¿Qué diablo tienen esos tipos\”.

Esa era la División Ligera.

* * *

El general Craufurd no murió al instante, la bala de mosquete se le quedó atrapada en la columna vertebral y murió con un tremendo dolor unos días después. Dijo Londonderry (era el general Charles Stewart):

“¡Pobre Craufurd!, aunque los soldados británicos seguirán acariciando el recuerdo de los valientes y los hábiles, no se olvidará; y la mano que garabatea este humilde homenaje a tu valor debe ser tan fría como la tuya, aquí la mente que lo dicta dejará de pensar en ti con afecto y arrepentimiento\”.
Así que creo que no había duda de que en la División Ligera, tan difícil como era \”Black\” Bob como comandante, fue echado en falta por todos en la División inmediatamente después. Está enterrado dentro del muro, mientras MacKinnon fue llevado a un pequeño pueblo llamado Espeja, que se encuentra a pocos kilómetros al sur de aquí.

Tumba de Robert Craufurd en la muralla.

_________________________________________________________________________________
Nick Lipscombe MSc, FRHistS, es un historiador especializado en las Guerras Napoleónicas y, en particular, en la Guerra Peninsular. Ha escrito numerosos libros y artículos sobre asuntos relacionados con las guerras napoleónicas. Su primer libro, \”An Atlas and Concise Military History of the Peninsular War\” (Un Atlas y concisa historia militar de la guerra peninsular) se publicó en 2010 y fue seleccionado como el Libro del Año por el Daily Telegraph (Historia). Está reconocido como una autoridad mundial en las batallas y campos de batalla de la Península Ibérica y el sur de Francia. Trabaja actualmente en la confección de un nuevo Atlas, pero esta vez sobre los campos de batalla de la Guerra civil Inglesa.
Nick nació en 1958 en Angers (Francia) y sirvió durante treinta y cuatro años en el ejército británico, donde vivió un servicio operacional considerable. Fue galardonado con la estrella de bronce de Estados Unidos en 2006 (http://nick-lipscombe.net/).
_________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) – \”Wellington in Spain. A Classic Peninsular War Tour\”. 12 a 19/09/2018 – Nick Lipscombe©, para \”The Cultural Experience\”
2) – \”The  Sieges of Ciudad Rodrigo 1810&1812\” – Nick Lipscombe. Apunte Internet.
3) – \”Fortresses of the Peninsular War\” – Ian Fletcher y Chris Taylor, Osprey Publishing – Fortress, Oxford, 2003
4) – http://turismociudadrodrigo.com/plaza-de-herrasti/

Imágenes:

a) – https://www.todocoleccion.net/militaria-replicas-reproducciones/parche-badajoz-ciudad-rodrigo-valiant-stormer-52nd-oxfordshire-regiment-of-foot~x44840909
b) – De Unidentified painter – http://miguelangelmartinmas.blogspot.fr/2010/05/andres-perez-de-herrasti.html, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=51484378
c) – Fotografías del autor

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s