El affaire del duque de Enghien, por Everett Rummage.

The Age of Napoleon es un podcast de historia en lengua inglesa sobre la vida de Napoleón Bonaparte, así como la Europa de finales del siglo XVIII y principios del XIX, contrastando los grandes hechos históricos con algunas de las pequeñas historias que los trazan, cuyo autor, el estadounidense E.M. Rummage se considera fascinado, como muchos de nosotros, por la figura de Napoleón. La serie cuenta hasta el momento con unos 80 episodios, desde los 20 minutos hasta 1 hora de duración, con una narración bien estructurada y que sin ahondar en exceso en los detalles nos procura unos momentos entretenidos en su escucha.   
Rummage nos introduce en el episodio 73 de la serie, \”La Sangre de un Rey\”, en la conspiración de Cadoudal y Pichegru contra Napoleón, con el famoso atentado de la máquina infernal, que ya tratamos en su momento en una conferencia de J. Tulard. Pero nos interesaba más la siguiente parte del episodio, que trata sobre el rapto y posterior ejecución del duque de Enghien, uno de los episodios más oscuros de Napoleón como gobernante, que siempre ha generado una nube de controversias, con detractores y partidarios de Napoleón tratando al mismo tiempo de culpabilizar o disculpar al por entonces Primer Cónsul de Francia de unos hechos cuyos claroscuros probablemente no sean nunca convenientemente explicados. 

Una litografía de F-A. Pernot (1819) a la memoria del duque de Enghien (a) 

LA SANGRE DE UN REY (fragmento)

\”El incidente que estamos a punto de describir es quizás el suceso más controvertido de toda la carrera de Napoleón. En las mejores circunstancias, puede ser difícil llegar a la verdad en estas historias de espionaje de capa y espada, el velo del secreto de Estado a veces es difícil de traspasar incluso dos siglos después. Eso es doblemente cierto en este caso, en el que no tenemos mucho qué seguir más los relatos de personas que estaban ansiosas por echar la culpa a los demás y minimizar su propia culpa. Como siempre, haré todo lo posible para examinar las distintas versiones de la historia y permitirles que saquen sus propias conclusiones. De todos modos, creo que son suficientes advertencias. Baste decir que los hechos que estamos a punto de relatar son muy controvertidos y mucha gente inteligente probablemente les diga que estoy totalmente equivocado, pero aquí vamos.

Con Pichegru, Cadoudal, Moreau y sus agentes bajo arresto, solo quedaba un cabo por atar. Una vez que se ejecutó el plan, los conspiradores tenían la esperanza de traer a un miembro de la familia real exiliada para que sirviera como figura principal de su movimiento. Al menos los registros policiales muestran que los miembros de la conspiración lo habían repetido durante los interrogatorios. Creer si eso era realmente cierto es otra cuestión y volveremos a ello más adelante. De todos modos, la identidad de este miembro de la familia real seguía siendo un misterio. Los candidatos más obvios eran los hermanos del último rey, Luis XVI. Eran figuras destacadas del movimiento contrarrevolucionario de emigrados  y los realistas los consideraban el número uno y el número dos en la sucesión para el trono. Sin embargo, los expertos en inteligencia de Napoleón no creían que fuera uno de los hermanos del rey. Carecían de experiencia militar, no eran muy populares dentro de Francia, y quizás lo más importante, este era un trabajo peligroso, quienquiera que sirviera a esta figura de líder de este complot correría el riesgo de ser asesinado o capturado. Eran hombres de edad avanzada que pasaban la vida en la corte, no eran adecuados para ese tipo de cosas.

El duque de Enghien (b)
Los agentes de Napoleón ya habían puesto sus ojos en alguien que encajaba mucho mejor en el proyecto, Louis Antoine de Bourbon-Condé, el duque de Enghien. Enghien era primo de los hermanos del rey Luis XVI. Sobre el papel, no era un miembro muy destacado de la familia real. Décimo en la línea de sucesión detrás de su padre, su abuelo y media docena de tíos y primos. Pero tenía un perfil público mucho más elevado de lo que cabría esperar, dada su posición inferior en la jerarquía real. Para decirlo sin rodeos, era uno de los pocos miembros de la familia real que gustaba a la gente. El duque de Enghien estaba en la flor de la vida, treinta y un años, a principios de 1804. Era alto, delgado y se le consideraba bastante guapo. A diferencia de muchos otros miembros de la familia real, fue criado desde una edad temprana para seguir una carrera en el ejército. Nuestro personaje llevó una vida un poco más variada y vigorosa que muchos de sus compañeros, quienes crecieron enclaustrados en varios palacios y dominios, con poca conexión con el resto del mundo y poco con que ocupar su tiempo y energías, pero educados en pequeñas intrigas cortesanas.

El servicio militar era prácticamente requerido para los hombres de la familia del duque. Su abuelo era el príncipe de Condé, título que Enghien todavía heredaría una vez que su abuelo y su padre murieran. No quiero molestarme en todas las vaguedades de los nobles educados o en perder la sucesión, pero baste decir que como parientes cercanos del rey que llevaban el apellido de Borbón, la casa de Condé había sido una de las familias principales en la corte antes de la Revolución. Además, eran famosos por el largo y distinguido historial de servicios militares. El más notable de esta larga lista de soldados fue el príncipe Luis de Borbón-Condé, que había sido una figura destacada en la corte de Luis XIV, y uno de los generales más competentes y populares que pasaron a la historia simplemente como El Gran Condé1. Los príncipes posteriores a Condé habían trabajado muy duro para llenar sus botas y, a diferencia de muchos de sus pares aristocráticos, habían hecho un trabajo bastante bueno para mantener el legado de su ilustre antepasado.

Si bien gran parte de la aristocracia francesa se hundió en el letargo y la decadencia, los Condé seguían siendo los Condé o al menos esa era su imagen pública. Pueden compararlos con los Kennedy, innegablemente privilegiados y aristocráticos, pero aún así percibidos por muchos como sinceramente dedicados al servicio público. La gente pensaba en los Condé como un reclamo a una época dorada cuando el país era poderoso y próspero, y su clase dominante era dinámica y eficaz. Incluso algunos revolucionarios aún abrigaban cálidos sentimientos hacia los Condé. Y con su carisma juvenil y entrenamiento militar, el duque de Enghien parecía encarnar lo mejor de su familia y, por extensión, de toda la aristocracia. Era obvio para todos, incluidos los espías de Napoleón, que el joven duque de Enghien sería una figura ideal para un movimiento político realista. Enghien había estado en el radar de la policía secreta republicana durante bastante tiempo, no solo era un aristócrata de alto rango, era un realista comprometido y antirrevolucionario.

Durante la guerra de la Primera Coalición, sirvió en un ejército de emigrados  en Alemania Occidental, levantado y dirigido por su abuelo2. También vivía en la ciudad de Ettenheim, hoy a solo media hora en coche de la frontera francesa, sospechosamente cerca. Mientras los agentes republicanos investigaban a Enghien, encontraron que sus sospechas estaban, en gran parte, confirmadas. Después de dirigir el ejército de su abuelo, Enghien permaneció comprometido con la causa realista. Estuvo en contacto con todo tipo de personajes turbios de la clandestinidad contrarrevolucionaria, desde chiflados sin hogar hasta gente verdaderamente peligrosa. El más peligroso era probablemente William Wickham, el jefe de facto de la inteligencia británica en el continente. En 1804, Enghien recibía un salario regular de los británicos y esto no era solo una muestra de apoyo y buena voluntad, sino que en realidad participaba en el trabajo diario de inteligencia, sirviendo como conducto para la información y las comunicaciones en Francia. Nadie se hubiera atrevido a decirlo con esa cara, pero el joven duque se había convertido en un empleado de la inteligencia británica. Creo que es fácil ver por qué los republicanos podían considerar que Enghien era atrayente. Se trataba de una persona talentosa muy popular con convicciones monárquicas sólidas y una profunda relación con una potencia extranjera hostil que se había instalado en el patio trasero de Francia. Esto nunca ha sido probado de manera concluyente, pero la evidencia circunstancial sugiere que el duque estaba haciendo visitas clandestinas ocasionales al otro lado de la frontera con Francia. Según algunas fuentes, aquí hubo una explicación inocente: supuestamente el duque tenía una novia que se negó a salir de Francia, por lo que compró una casa a lo largo de la frontera y movió el terreno justo enfrente del lado francés.

Residencia del duque de Enghien en Ettenheim, en una postal antigua (c)

Los viajes clandestinos a Francia eran más comunes de lo se que podría pensar entre los emigrados realistas. En los días previos a los estrictos controles fronterizos y la tendencia a averiguar la identidad de las personas, era relativamente de bajo riesgo hacer una visita rápida a la Madre Patria. La gente a veces lo hacía por razones totalmente inocentes como visitar Francia, o incluso por turismo, pero la gente también lo hacía a veces porque estaba involucrada en algo turbio.

Entonces, ¿Qué estaba pasando en esta casa en Ettenheim? ¿Era el duque simplemente un dilettante que intentaba usar la frontera, la frustración del exilio, para dedicarse al espionaje? ¿Era una carta menor en la maquinaria de la Inteligencia británica que intentaba cumplir con su deber con la Corona? ¿O era algo mucho más grande? Una especie de espejo realista de Bonaparte dispuesto a unir la contrarrevolución en torno a su persona de la misma manera que Napoleón había consolidado las fuerzas revolucionarias. Después de que Cadoudal y Pichegru acabaran en Francia y la paranoia sobre los complots realistas comenzó a construirse, los informantes republicanos en Ettenheim comenzaron a sugerir que era el objetivo. Según estos informes, las actividades clandestinas de D’Enghien aumentaron súbitamente. Establecieron que un funcionario de Inteligencia británico de alto rango, el coronel Smith, se había convertido en un invitado frecuente en la casa del duque y los dos mantuvieron reuniones secretas con Charles François Dummoriez, un ex general republicano que había desertado a la Coalición.

Si hubiera habido una lista de los realistas más buscados en la Francia republicana, Dummoriez habría estado entre los primeros. Incluso hubo informes de que Enghien había ido a París para entrevistarse con Cadoudal y Pichegru. El 10 de marzo de 1804, Napoleón celebró una reunión en el Palacio de las Tullerías con sus asesores políticos más cercanos y los expertos legales y de inteligencia más importantes, para decidir qué hacer con el duque de Enghien. Todos los reunidos parecían estar de acuerdo en que el misterioso príncipe que Cadoudal y Pichegru habían planeado utilizar como cabecilla para la renovada rebelión realista había sido identificado de manera concluyente como el duque de Enghien. Que Enghien, Smith, Dummoriez y su grupo en Ettenheim, eran una segunda rama de la misma conspiración y seguían el mismo plan maestro tramado en Londres. El debate no se centró en la precisión de este análisis, sino en qué hacer al respecto. Debido a que Ettenheim se encontraba en un país extranjero, sus opciones eran limitadas, operando dentro de la ley, no podían hacer mucho más que presentar una protesta formal ante el embajador del Ducado de Baden y solicitar la extradición.

El Segundo Cónsul, Cambacérès (d)
Esto podría haber tenido éxito automáticamente dado el temor de Baden al poder del vecino sobre el Rin, pero habría sido lento y habría dado a los conspiradores mucho tiempo para huir o, al menos, destruir documentos y blanquear sus historias. Alguien, probablemente el ministro de Relaciones Exteriores, Talleyrand, tenía una propuesta alternativa que era mucho más atrevida, probablemente exitosa y altamente ilegal. Según su plan, las tropas francesas cruzarían el Rin en secreto, atacarían la residencia del duque de Enghien, se apoderarían del duque, Dummoriez, el coronel británico Smith y de cualquier registro o documento que pudieran encontrar, y luego los llevarían de regreso a Francia para ser juzgados por un tribunal militar. Como se pueden imaginar a los abogados presentes en la sala esta idea no les volvía locos: el derecho internacional era un concepto casi puramente teórico en este punto y, como hemos visto en pasados episodios, las grandes potencias se mutaban habitualmente según sus propios intereses. Pero no podía haber ninguna duda de que secuestrar a alguien de un país extranjero y someterlo a una dura justicia militar era algo más que imposible. Ni siquiera la interpretación más creativa y egoísta del derecho internacional podría excusar esto. Por lo que podemos decir, el Segundo Cónsul, Jean-Jacques-Regis de Cambacérès, fue la voz principal que se pronunció contra el secuestro del duque, lo cual tiene sentido, como recordarán, fue uno de los arquitectos del Código Civil y asesor legal principal de facto, de Napoleón: era su trabajo hacer escuchar la voz de la Ley dentro del Consejo de Estado. Argumentó que si el duque realmente estaba haciendo viajes secretos a Francia, sería relativamente fácil que un agente republicano lo siguiera y lo interceptase la próxima vez que cruzara la frontera. Esto no era lo suficientemente bueno para Napoleón, quien respondió:

“¿Y yo soy un perro al que hay que perseguir y matar en las calles, mientras mis asesinos deben ser considerados como sacrosantos? Me hubiera negado, sabéis, a perdonar a los que están enviando asesinos en mi contra”.

Napoleón estaba alterado; no pudo resistirse a hacer una broma sarcástica:

“Te has vuelto muy tacaño con la sangre borbónica”.

Recordando a Cambacérès que, a pesar de objeciones legales similares, había votado la ejecución del rey Luis XVI, en 1792, como miembro del Parlamento. Mientras tanto, en el otro bando, el ministro de Policía Fouché y el ministro de Relaciones Exteriores, Talleyrand, instaban a Napoleón a actuar. Fouché advirtió:

“El aire está lleno de puñales”.

Parece que en este punto la mente de Napoleón estaba básicamente decidida: en lugar de deliberar, en realidad estaba argumentando contra sus propios asesores que se oponían a apoderarse del duque:

“Devolveré el terror que los Borbón quieren inspirarme. Si voy a tener que perdonar a Moreau por su debilidad y sus celos, haré fusilar al primero de estos príncipes que caiga en mis manos. Les enseñaré con qué tipo de hombre están tratando”.

Probablemente puedan adivinar qué bando ganó el debate. Después de la reunión, Napoleón redactó una nota con Berthier, su jefe de personal:

\”Por favor, dé órdenes al general Ordener, que es mi disposición que parta esta noche hacia Estrasburgo para dirigirse a Ettenheim, rodee la ciudad y se apodere del duque de Enghien, Dummoriez, un coronel inglés y cualquier otra persona en la reunión\”.

El general Michel Ordener era un alto comandante de la Guardia Consular, la unidad militar personal de Napoleón. Había sido puesto al mando de varias compañías de gendarmes de élite, subdivisión especial de la Guardia Consular que se encargaba de la seguridad personal de Bonaparte. En ese momento, el duque de Enghien sabía que una especie de conspiración realista se había desintegrado en París; había recibido una advertencia de varias fuentes, conforme había agentes republicanos en Ettenheim y sus alrededores que hacían preguntas sobre él. Algunas personas cercanas a su círculo incluso sugirieron dejar Renania e ir a un lugar más seguro, pero el duque no las escuchó.

Gendarmes de la Guardia Consular en el año 1800, según una lámina de Rousselot.

Los gendarmes de élite cruzaron la frontera después de que anocheciera, la noche del 14 de marzo, la operación se desarrolló sin problemas. Llegaron a la casa del duque sin ser detectados y pudieron entrar y apresar a los ocupantes sin disparar un tiro, sin embargo los gendarmes no encontraron rastro de Dummoriez o del coronel inglés. Para proteger el secreto de la operación, el duque era referido solo por un nombre en clave, Sr. Plessis. Los gendarmes de Estrasburgo se dirigieron con el rehén a la fortaleza de Vincennes en las afueras de París en la época de Napoleón, pero más o menos en el centro de la ciudad hoy. El duque llegó a Vincennes el 20 de marzo.

Las instrucciones de Napoleón al comandante decían:

“Una persona cuyo nombre le permanecerá desconocido debe ser enviada al fuerte bajo su mando, colocado en una sala de vigilia, tomando las debidas precauciones contra la huida. La intención del gobierno es que todo lo relacionado con él se mantenga en secreto, y que no se le hagan preguntas sobre su identidad o el motivo de su detención ”.

Irónicamente, el duque no era el primer miembro de la casa de Condé en ser encarcelado en esta misma fortaleza por intrigas contra el gobierno3. Otro recordatorio de que esta supuesta nueva era de la Revolución quizás no era tan diferente de lo que había sucedido antes. Cuando llegó el duque, se estaba preparando un tribunal militar para juzgarlo por traición. El veredicto no estaba en duda, Napoleón ya había tomado la decisión de ejecutar al duque, pero incluso si no lo había hecho, los gendarmes habían descubierto pruebas de que el duque había recibido dinero de la Inteligencia británica y una carta en la que el duque había prometido lealtad al rey de Inglaterra y se ofrecía a usar las armas contra Francia una vez más, evidencia contundente de traición bajo cualquier estándar. Una vez resuelto el asunto, Napoleón se retiró a sus dominios en Malmaison, a las afueras de París. Cuando llegó, encontró a Josefina derrumbada, estaba convencida de que estaba cometiendo un terrible error con esta rápida ejecución, tal como lo había pasado con el arresto de Moreau. El hermano mayor de Napoleón, José, llegó unas horas más tarde y Josefina le rogó que razonara con su hermano o, al menos, que lo convenciera de no actuar tan rápido. Joachim Murat, el extravagante general de caballería que era uno de los amigos más extraños y cercanos de Napoleón, también parecía tener dudas. Sin embargo, Napoleón había traído a Talleyrand con él desde París, como invitado. Talleyrand era una causa perdida, presionando con fuerza para una acción decisiva. La mayoría de las discusiones se llevaban con sigilo, pero parece que el trío de José, Josefina y Murat logró plantar una semilla de duda. Napoleón no canceló el tribunal, pero envió un mensaje a uno de los oficiales de policía más importantes, Pierre-François Réal4, ordenando a Réal que fuera personalmente a la fortaleza y se entrevistara con el Duque cara a cara.

Joseph Fouché (e)
Creo que Napoleón acababa de llegar a una conclusión importante: esencialmente, toda la información que tenía sobre todo este caso, le llegó a través de Fouché. Había una montaña de pruebas, documentos, notas de interrogatorios y relatos de agentes de campo, pero casi todo había sido recogido por los hombres de Fouché, pasado por la burocracia policial, que estaba controlada por Fouché, y presentado a Napoleón por Fouché. Realmente, Napoleón tenía poca idea de lo que realmente estaba pasando aquí más allá de lo que le había dicho Fouché, quién incluso presionó con fuerza para pasar a la acción junto con Talleyrand, un hombre con antecedentes similares a Fouché y una agenda personal similar. Se sabía que los dos hombres trabajaron juntos en el pasado. Dadas las circunstancias, creo que Napoleón fue muy inteligente al pedir una confirmación independiente de esta información, incluso si esperó hasta el último minuto.

Sin embargo, el tribunal aún estaba programado para seguir adelante esa noche, no sabían nada sobre Réal y esta entrevista que se suponía que debía realizar con el duque, y Réal nunca llegó. La historia oficial es que ya estaba en la cama cuando llegó el mensajero de Napoleón, y no tuvo conocimiento de su mensaje hasta la mañana siguiente, cuando ya era demasiado tarde. Esta explicación es aceptada por muchos historiadores pero, en ese momento, muchos, incluido Napoleón, sospechaban de él y que este retraso pudo ser deliberado. El tribunal no esperó a Réal y alrededor de las 11 de la noche, el duque fue trasladado de su celda al gran salón de la fortaleza. Fue recibido por un tribunal de cinco coroneles, mandados de los diversos regimientos guarnecidos alrededor de París, que serían sus jueces. El arresto del duque de Enghien había sido altamente ilegal, pero el juicio en sí, técnicamente no lo era. Bajo la legislación de emergencia, pasada después de la trama de la máquina infernal, los intentos de asesinato contra el Primer Cónsul, estaban oficialmente dentro de la jurisdicción de los tribunales militares.

El juicio fue bastante corto, incluso para los estándares de un consejo de guerra. Los jueces preguntaron al acusado, a quemarropa, si había conspirado con Inglaterra contra la República y el Primer Cónsul y había usado armas contra Francia. El duque respondió que lo había hecho:

“Mi nacimiento y mis opiniones siempre me harán enemigo de su gobierno. He solicitado a Inglaterra una comisión en su ejército y solo he recibido la respuesta que no me la podían otorgar. Pero que debería quedarme en el Rin, donde pronto tendría un papel que desempeñar \”.

Es notable que no se refirió al cargo específico, que había estado conspirando con Cadoudal y Pichegru, y aunque los gendarmes habían descubierto pruebas extensas de que había conspirado con Gran Bretaña, los gendarmes no encontraron nada que indicara su participación en este complot en particular. Es posible que la trama de Cadoudal fuera el papel a desempeñar, a lo que se refirió el duque en su testimonio, pero no lo sabemos con certeza. Nadie parece haber prestado mucha atención a este pequeño detalle. El veredicto de la corte ya era una conclusión inevitable e incluso si no lo hubiera sido, alzarse en armas contra la República y conspirar con el enemigo, eran delitos capitales por derecho propio. El duque admitió haber servido en el ejército contrarrevolucionario de su abuelo y el duque tenía cartas de su mano pidiendo al rey de Inglaterra una comisión. El duque pidió audiencia con Napoleón, pero esta le fue negada.

Según la leyenda, los gendarmes ya habían cavado una tumba, justo en las afueras de la fortaleza, antes incluso de que comenzara el juicio. Es probable que esto sea un mito, pero es cierto que este llamado “juicio” no fue más que un gesto superficial, un pequeño teatro, para darle un toque legalista a un acto ilegal. Hacia las tres de la madrugada sacaron al duque de su celda y lo llevaron fuera de la fortaleza, a un lado elegido en la base de las murallas, donde aguardaba un pelotón de gendarmes de élite y un oficial con una venda para los ojos. Era obvio lo que se avecinaba. Las penas de muerte por traición eran definitivas, no había posibilidad de apelación. Según la ley, las ejecuciones se llevarían a cabo dentro de las veinticuatro horas siguientes a su veredicto. Se acabó el tiempo del duque. Supuestamente sus últimas palabras fueron:

“Bien, entonces debo morir en manos de franceses”.

De ser cierto, es un sentimiento extraño para un hombre que se había pasado la mayor parte de su vida adulta luchando contra Francia. Se leyeron los cargos y la sentencia, luego situaron al Duque probablemente contra la pared, y llegó la orden. ¡Fuego!. El duque de Enghien había muerto a la edad de treinta y un años. A la mañana siguiente, René Savary, el oficial que llevó a cabo la ejecución, llegó a Malmaison para presentar su informe a Bonaparte en persona. El secretario de Napoleón describió la escena:

“Al enterarse de que el duque de Enghien había pedido verlo, el Primer Cónsul, sin preguntarle ninguno de esos detalles a los que solía ser tan aficionado, interrumpió a Savary para preguntarle qué había sido de Réal, y saber si no había ido a Vincennes. Al enterarse de que no había ido, Napoleón se quedó callado, paseando por su biblioteca, con las manos cruzadas a la espalda, hasta el momento en que se anunció al señor Réal. Después de escuchar la explicación de este último, y de haber intercambiado algunas palabras con él, volvió a sumirse en su ensoñación, y luego, sin pronunciar palabra ni de aprobación ni de reproche, se quitó el sombrero y dijo: \”Está bien\”, saliendo. El señor Réal se quedó sorprendido, y hasta cierto punto perturbado por sus modales”.

Parece que en este punto Napoleón era consciente de que este asunto quizás no había terminado como él esperaba. Afortunadamente para quienes lo rodeaban, estaba demasiado ocupado pensando en qué hacer a continuación como para pasar demasiado tiempo descargando su frustración con los demás. Aparentemente, los simpatizantes que se presentaron en Malmaison estuvieron todo el día felicitando al Primer Cónsul por acabar con éxito con el complot británico y derrotar a un realista de tan alto perfil. Si eres un dictador no siempre es la mejor señal cuando tus aduladores necesitan asegurarte que has hecho un buen trabajo. Josefina parecía ser la única que comprendió la gravedad de la situación: estaba prácticamente en estado de shock. Cuando la gente le preguntaba qué pensaba de este asunto, solo daba una respuesta simple:

“Soy mujer, sabes, y te confieso que podría llorar”.

La ejecución, por Laurens (f) 

De hecho, Napoleón había desaparecido de una respuesta pública positiva: tenía ciento cincuenta mil copias del veredicto impresas y distribuidas por París. Los borbones eran impopulares y los intrigantes realistas eran en general detestados como títeres de una potencia extranjera que mataban a gente inocente. Pero por una vez, los instintos políticos de Napoleón le habían fallado: había calculado mal5. Una vez que se publicó el veredicto, la gente pudo ver por sí misma que básicamente no había evidencia que conectara al Duque con la conspiración de Cadoudal y Pichegru. Hasta la fecha, nunca ha habido ninguna prueba o correspondencia entre nadie en el grupo de Pichegru-Cadoudal y nadie en el círculo del duque en Ettenheim. Ambos estaban conectados a la Inteligencia británica. Por lo tanto, es posible que ambos grupos fueran peones en la misma partida de ajedrez, pero parece que los británicos las consideraban operaciones separadas.
Nadie de importancia fue arrestado junto al duque, el general Dummoriez nunca había estado en Ettenheim. Aparentemente se le había confundido con un comandante realista menor, llamado general Tumarie y el siniestro coronel inglés Smith había resultado ser un joven teniente alemán, llamado Schmidt. Había montones de correspondencia entre el duque y Londres, pero de muy poca importancia. Ciertamente, no había ningún plan de acción concreto que hubiera justificado el tipo de acción drástica que había tomado Napoleón.

Dada esta evidencia, la mayoría de la gente parecía haber concluido que esto no fue había sido más que un acto claro de tiranía de Napoleón. Que quería matar al duque y por eso se inventó el pretexto, añadido y hecho. Sabemos que la verdad es más confusa y complicada, pero dada la opinión pública, es difícil culpar a la gente de llegar a esta conclusión. A primera vista, eso es exactamente lo que parece. A los ojos del público, las manos de Napoleón estaban manchadas con la sangre del duque. No ayudó que el duque fuera una figura comprensiva: sí, era un realista intransigente que había cometido traición por la causa. Pero era joven y guapo y provenía de una de las pocas familias populares de la alta nobleza. Peor aún, era el único superviviente de un único superviviente a menos que su anciano padre no tuviera otro hijo, lo cual era muy poco probable, la casa de Condé pronto se extinguiría. Tal vez sea superficial y sentimental tener en cuenta estas cosas, pero tenían un impacto en la percepción del público. Es fácil ver cómo esto podría convertirse en una atractiva narrativa trágica: un joven prometedor marcado por la muerte por las circunstancias de su nacimiento, asesinado por la fría y celosa ambición de un tirano. La propia policía secreta de Napoleón informó:

“París nunca ha estado tan silenciosa”.

Se dice que su perro Mohiloff, presente en la ejecución, comenzó a rascar el suelo buscando a su amo y aullando su ausencia durante largas horas. Louis-Antoine vivió una verdadera historia de amor con Charlotte de Rohan, quien le había ofrecido este pug ruso de color rojo. Con la muerte del duque se acababa el ilustre linaje de la Casa de Condé. La pintura de Carle Vernet con el perro rascando la tumba, produjo esta litografía de Godefroy Engelmann bajo la Restauración se encuentra ahora en el Musée de la Chasse de París. (g)
– – – – – – o – – – – – – 
1Luis de Borbón, llamado El Gran Condé (París, 8 de septiembre de 1621 – Fontainebleau, 11 de noviembre de 1686), primer príncipe de sangre real conocido como duque de Enghien, era además Príncipe Condé, duque de Borbón, duque de Montmorency, duque de Châteauroux, duque de Bellegarde, duque de Fronsac, conde de Sancerre, conde de Charolais, par de Francia, príncipe de sangre, gobernador de Berry y general francés durante la Guerra de los Treinta Años. (Wikipedia)
2El Ejército de Condé fue un ejército de campaña francés durante las guerras revolucionarias francesas. Uno de varios ejércitos de campaña de emigrados , fue el único que sobrevivió a la Guerra de la Primera Coalición; otros habían sido formados por el conde de Artois (hermano del rey Luis XVI ) y Mirabeau-Tonneau. Los ejércitos de emigrados estaban formados por aristócratas y nobles que habían huido de la violencia en Francia tras los Decretos de agosto. El ejército estaba al mando de Louis Joseph de Bourbon, príncipe de Condé, primo de Luis XVI de Francia. Entre sus miembros se encontraban el nieto de Condé, el duque de Enghien y los dos hijos del hermano menor de Luis XVI, el conde de Artois, por lo que el ejército a veces también se llamaba Ejército de los Príncipes. Con el final de la Primera Coalición, el ejército marchó a Polonia, regresando en 1799 a Suiza bajo el mando de Alexander Suvorov. En 1800, cuando Rusia abandonó la Segunda Coalición, los ingleses acordaron una vez más pagar al ejército del Conde y luchó en Baviera hasta 1801, cuando el Cuerpo se disolvió. [4]
3Dos antepasados suyos habían estado presos en el mismo lugar.  
4Para conocer más en profundidad la figura de Réal, recomendamos la lectura del episodio del excelente blog de Shannon Selin: https://shannonselin.com/2014/12/pierre-francois-real/
5Hay quienes han justificado la rápida muerte del duque de Enghien en la naturaleza corsa de Napoleón, tomando el asunto como si fuera una auténtica vendetta al estilo isleño. Un Napoleón que se veía como el blanco (de hecho lo había sido) de múltiples complots realistas, con este acto de radical firmeza dio un golpe a la causa realista en el caso de futuras intentonas y al tiempo representó un gesto definitivo para el partido revolucionario, quizás buscando su futura complicidad en los meses previos a su coronación como emperador. También es más que evidente el peso de Fouché y de Talleyrand en la muerte del duque -verdadero dúo siniestro- quizás queriendo que Napoleón se \”igualase\” moralmente a ellos por su trayectoria anterior con la muerte de Luis XVI. Como el conde de Mol comentó: 

\”El duque de Enghien pereció como resultado de una intriga de Talleyrand y Fouché, que querían implicar a Napoleón y ponerlo en su poder, situándolo en complicidad con ellos para que después no pudiera reprocharles ningún aspecto de su vida revolucionaria.\” [2]

En cuanto a las reacciones de las cortes europeas, muchos autores incluso en la actualidad, señalan \”el horror\” unánime que se produjo en las cortes europeas. Yo también varias veces me he hecho eco de ese argumento, pero más modernamente algunos autores como Roberts o Zamoyski (este último nada sospechoso de bonapartista), señalan que dicho sentimiento no fue ni mucho menos ni unánime ni mayoritario en las cortes europeas: 

\”Chateaubriand expresó la ira de los realistas franceses, a la vez aterrorizados e indignados, al dimitir de su cargo inmediatamente. Pero esta actitud valiente sólo subrayó la cobardía de las otras cancillerías europeas. El zar, que ordenó a su corte ir de luto, era el menos compungido. El Papa se declaró entristecido. El emperador alemán guardó silencio. El rey prusiano no tenía nada más que decir, excepto asegurar al Primer Cónsul que esperaba \”que hubiera desenterrado la magnitud del horrible complot contra su vida\”. El duque de Baden persiguió a los emigrados fuera de su territorio. El duque de Wurtemberg felicitó al Primer Cónsul. Y Carlos IV de España, primo de Condé, aprobó la ejecución.\” [8]

Las pruebas siguen siendo muy pocas, y por una buena razón: todos los documentos oficiales relativos al asesinato del duque de Enghien fueron destruidos por Talleyrand después de la debacle de 1814, cuando París fue ocupado por los aliados, y presidía el país un Gobierno Provisional. En cualquier caso, como Primer Cónsul, entonces Emperador, Napoleón Bonaparte siempre decidió cargar con el peso de este crimen solo y en Santa Elena, el 15 de abril de 1821, tres semanas antes de su muerte, añadió este codicilo a su voluntad: \”Hice arrestar y ejecutar al duque de Enghien porque era necesario, por seguridad, por el interés, por el interés del pueblo francés, cuando el conde d\’Artois tenía sus propios sesenta asesinos en París. En una circunstancia similar, yo seguiría haciendo lo mismo\”. [8] 
La famosa frase con la que se alude a la muerte del duque de Enghien: \”C\’est pire qu\’un crime, c\’est une faute\”, atribuida a Talleyrand -pero que él no pronunció originalmente- tampoco da la verdadera dimensión del hecho, como corroboramos repasando el texto de Rummage. Una ilegalidad (un secuestro en otro país) llevó a un acto perfectamente legal bajo una Ley aprobada el 23 de brumario del Año III, con un detenido que había incurrido en actos que llevaban de hecho a una condena capital. El duque pasó a la Historia convertido en un mártir por su muerte y Napoleón no pudo sustraerse nunca a los aires de tiranía que la habían envuelto. Como señala acertadamente Tom Holmberg: 

\”Tampoco Europa se había visto particularmente molesta por el número de muertos o heridos de las víctimas del ataque de la \”Máquina Infernal\” o por el secuestro de un revolucionario irlandés en un Hamburgo neutral por parte de los británicos.\” [2]

___________________________________________________________________________________
Fuentes:
1) – \”The Blood of a King\” Episode 73 – E.M. Rummage, \”The Age of Napoleon Podcast\” © Everett Rummage, All rights reserved
5) – Assassinats politiques : L’exécution du Duc d’Enghien ou un crime pour un Empire… – Sébastien-Philippe LAURENS Journaliste et Historien (sebastien-philippe-laurens.com)
8) – Napoleon and the Counter-Revolution – The Execution of the Duke d\’Enghien – Napoleon & Empire (napoleon-empire.com)
Imágenes:

a) – Pernot, François-Alexandre (1793-1865). Lithographe. A la Mémoire de Louis-Antoine-Henri de Bourbon, Duc d\’Enghien : [estampe]. 1819.- Source gallica.bnf.fr / Bibliothèque nationale de Franceb) – De Jean-Michel Moreau – Château d'Aulteribe, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76526525
d) – Door Frédéric Schopin – Château de Versailles, Publiek domein, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=8448213
f) – By Jean-Paul Laurens – [1], Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=82897724

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s