Pintura. El arte de… Ernest Crofts

Tiempo de lectura: 12 minutos

Wellington en Waterloo (1886) (a)

Nos sumergimos otra vez esta semana en el terreno de las Bellas Artes con un pintor inglés de la época victoriana, Ernest Crofts, caracterizado por la minuciosidad de sus pinturas y que realizó una serie de interesantes y originales lienzos sobre la batalla de Waterloo con el rasgo distintivo de presentar escenas de ambos bandos, anteriores y posteriores en el tiempo a la famosa batalla.

Crofts fue educado en la Rugby School y en Berlín, donde desarrolló su interés por el arte. Su primera experiencia en la guerra se dió cuando acompañó a un doctor prusiano cuando el ejército prusiano-austriaco entró en el ducado de Schleswig en 1864 y en la batalla de Dybbøl el mismo año siguiendo la retirada del ejército danés.

A mediados de la década de 1870, empezó a interesarse y recrear diferentes escenas de batallas históricas, basadas principalmente en la campaña de Waterloo y en la Guerra Civil Inglesa (ECW). Disfrutó de diferentes cargos académicos y continuó pintando durante su vida, incluyendo comisiones para lienzos como el de la distribución de medallas al acabar la guerra Anglo-Boer o el que pintó para los funerales de la Reina Victoria.

Crofts coleccionó durante años una serie de uniformes y armaduras para asegurarse del detalle y precisión de sus pinturas. Parte de su colección de uniformes, sus trabajos y bocetos fueron subastados en Christie’s en diciembre de 1911.

EL PERSONAJE

Crofts en su estudio en 1883 (b)

Nació en Leeds el 15 de septiembre de 1847, hijo de John Crofts of Adel. Crofts fue uno de los principales pintores históricos militares de finales de la época victoriana y eduardiana, exhibiendo más de 40 pinturas en la Royal Academy y numerosas escenas en otras exposiciones que representan a los soldados en la batalla o en la campaña. Y, a diferencia de muchos de sus contemporáneos, había tenido el lujo de presenciar en primera persona a soldados en la batalla durante la guerra franco-prusiana.

Después de su temprana educación en la escuela de Rugby, el joven de Yorkshire se trasladó a Dusseldorf en 1870 para estudiar con el artista militar alemán Emile Hunten (1827-1902), un ex-pupilo de Horace Vernet, regresando a Inglaterra casi diez años después para estudiar con el pintor de género histórico Alfred Barron Clay. Se casó con Elizabeth Wüsthofen, de Düsseldorf, en 1872, y tuvieron una hija.

Durante su estancia en Alemania, acompañó a Hunten a varios campos de batalla durante la guerra con Francia y estuvo presente en la batalla de Gravelotte, pero no siendo un corresponsal de guerra, tuvo que permanecer en el otro lado del río Mosela.  Fue testigo de las batallas alrededor de Saarbruck y Borny, y estas experiencias ayudaron a moldear las ideas del joven con el resultado que sus primeros lienzos representaron escenas de la guerra. Una pintura de este tipo titulada Un toque de la naturaleza representa a un soldado prusiano ofreciendo agua a un francés herido, y ganó para el artista la medalla de plata en el Crystal Palace en 1874. Ese mismo año en la Academia Real, pintó una escena representando la retirada francesa de Gravelotte. Sin embargo, al año siguiente, volvió su atención a una escena militar más histórica con su representación de la batalla de Ligny en 1815, mostrando a Napoleón rodeado por su estado mayor examinando el campo de batalla mientras las columnas de la infantería avanzaban al frente. Esta sería la primera de doce pinturas representadas en la Real Academia por el artista entre 1875 y 1906 que representan los acontecimientos que rodean la campaña de Waterloo, con la única excepción de su versión de 1887 de Napoleón dejando Moscú.

Sin una razón aparente, Crofts produjo una serie de exactas escenas retrospectivas de la campaña de Waterloo hasta el más minucioso detalle. Atrás quedaban las amplias escenas de batallas panorámicas de principios del siglo XIX. El foco de la acción ahora estaba en el incidente. Crofts tenía la habilidad y el ojo para producir estas obras maestras del arte victoriano de la batalla tardía igualado solamente por Lady Butler. Él mismo recabó una gran colección de uniformes y accesorios originales, muchos de los cuales fueron exhibidos en la Exposición Militar Real celebrada en el Hospital de Chelsea en 1890. Muchos de sus esbozos supervivientes de los estudios de figuras atestiguan su fino dibujo. Es muy probable que Crofts visitara el campo de batalla de Waterloo y sus alrededores para reunir bocetos de los diversos lugares que pretendía representar. Otros lugares fueron visitados por Crofts con el fin de obtener información particular, como detalles del carruaje de Napoleón en el museo de Madame Tussaud para su trabajo de 1879, Al atardecer de la batalla de Waterloo. En esta pintura, Napoleón, con la cabeza descubierta y desprotegida, escapa de su carruaje justo antes de que se convierta en el botín de los prusianos. Sus tropas están siendo perseguidas en un estado de confusión total, aunque varias filas de la vieja guardia intentan en vano cubrir la apresurada columna de retirada.

Napoleón Bonaparte (1888) (c)

Dos pinturas que datan de 1876 y 1878 representan los acontecimientos antes de la batalla. En la escena titulada En la mañana de la batalla de Waterloo, Crofts representó el centro de la posición francesa al romper el día 18 de junio de 1815, bajo un cielo nublado cargado de lluvia. Napoleón, rodeado de varios mariscales, hace los preparativos para la inevitable lucha final. El emperador, pálido pero intrépido, se sienta en una mesa cerca de una granja consultando un mapa mientras preguntaba a un granjero local llamado Decoster. Alrededor, el ejército francés aguarda ansiosamente su destino. La pintura de 1878 se tituló Marcha de Wellington de Quatre Bras a Waterloo y contó con un grupo de prisioneros franceses escoltados por soldados de los 79h Highlanders en el momento en que el duque de Wellington saluda a una tropa de Royal Scots Greys pasando, Wellington aparece en otros cuadros de la batalla incluyendo En la granja de Mont Saint Jean pintado en 1882. Otras pinturas de la batalla representaban la lucha por Hougoumont, la captura de una batería francesa por el 52º regimiento (1896), y el último gran ataque de Napoleon (1895).

Crofts murió de pneumonía el 19 de marzo de 1911, en la casa de Burlington donde había vivido como encargado de la Academia Real. Tres años más tarde y casi un siglo después de Waterloo, Europa volvió a la guerra a una escala inimaginable para el artista. La Gran Guerra inspiró un tipo de arte muy diferente centrado en los horrores más que en la gloria de la guerra. Mientras que los cuadros de Crofts habían sido populares en los años 1870 y 1880, el público perdió su interés por las imágenes de la guerra en los primeros años del siglo XX y durante la horrible guerra en Sudáfrica. Mientras Crofts continuaba pintando escenas de guerra dentro del marco de las exposiciones de la Real Academia, el público perdió interés en su trabajo y hoy, con excepción de un puñado de lienzos en galerías públicas, sus pinturas están más o menos olvidadas aunque merezcan una mayor atención aunque sea sólo por su riqueza de detalles y como muestras sobre las actitudes de la última era victoriana en la guerra y la historia.2

OBRA ESCOGIDA

«Ligny» (1875). El molino probablemente era el que se encontraba en las alturas de Naveau, que sirvió a
Napoleon como puesto de mando durante la batalla. (d)
«La captura de una batería francesa por el 52º Regimiento en Waterloo» (1896) –
Royal Green Jackets Museum (e)
«Marcha de Wellington desde Quatre Bras a Waterloo» (1876) – Sheffield Museums (f)
«La mañana de la batalla de Waterloo» (1876) – Sheffield Museums (g)
«Cerca de La Belle Alliance al amanecer» (1906) – Milntown House (h)
«Último gran ataque de Napoleón en Waterloo» (1895) (i)
«Al atardecer de la batalla de Waterloo» (1879) – Walker Art Gallery (j)
«Húsar de guardia» (1892) (k)
«La guardia avanzada» (1910) (l)
«La Vieja Guardia bajo Napoleón I» (m)
«Wellington at Waterloo», óleo sobre lienzo,
45 x 30.5 cm.
(n)
«La Belle Alliance 1815», óleo sobre lienzo (o)
«On the Field of Waterloo», 10 x 14in (p)

Fuentes:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Ernest_Crofts
  2. (c) Peter Harrington, 1991 en http://www.military-prints.com/ernest_crofts.htm
  3. http://www.the-athenaeum.org/art/list.php?m=a&s=tu&aid=6555
  4. http://www.lookandlearn.com/blog/10894/ernest-crofts-artist/
  5. https://en.wikisource.org/wiki/Crofts,_Ernest_(DNB12)
  6. https://www.meisterdrucke.uk/fine-art-prints/English-School/956146/Mr-Ernest-Crofts,-the-New-Royal-Academician-(engraving).html

Imágenes:

a. https://www.meisterdrucke.uk/kunstwerke/1200w/Ernest%20Crofts%20-%20Wellington%20at%20Waterloo%201886%20-%20%28MeisterDrucke-265137%29.jpg
b. http://www.military-prints.com/ernest_crofts.htm
c. https://www.meisterdrucke.uk/kunstwerke/1200w/Ernest_Crofts_-Napoleon_Bonaparte_1888-_%28MeisterDrucke-819196%29.jpg
d. http://www.armchairgeneral.com/forums/showthread.php?t=55906&page=26, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=8831984
e. https://www.opus-mirabilis.fr/artistes/bigimg/crofts1.jpg
f. https://artuk.org/discover/artists/crofts-ernest-18471911
g. http://www.wikigallery.org/wiki/painting_155626/Ernest-Crofts/The-Morning-of-The-Battle-of-Waterloo,-the-French-Await-Napoleons-Orders,-1876
h. https://artuk.org/discover/artworks/near-la-belle-alliance-at-dawn-18-june-1815-149580/search/actor:crofts-ernest-18471911/page/1/view_as/grid
i. https://www.military-art.com/mall/images/800s/dhm0294.jpg
j. https://d3d00swyhr67nd.cloudfront.net/w1200h1200/collection/NML/WARG/NML_WARG_WAG_747-001.jpg
k. http://www.invaluable.com/auction-lot/ernest-crofts-painting-a-hussar-on-guard-1024-c-4e04bbeb7a
l. http://www.invaluable.com/auction-lot/ernest-crofts-1847-1911-the-advance-guard-oil-o-75-c-f563172030#
m. http://www.wikigallery.org/wiki/painting_320935/Ernest-Crofts/The-old-guard-under-Napoleon-I
n. http://www.invaluable.com/auction-lot/ernest-crofts-1847-1911-on-the-field-of-waterlo-1514-c-95f75f4d45 o. https://images1.bonhams.com/image?src=Images/live/2017-07/17/24661117-2-4.jpg p. https://www.invaluable.com/auction-lot/ernest-crofts-1847-1911-on-the-field-of-waterlo-1514-c-95f75f4d45

Pintura. El arte de… François Flameng

Tiempo de lectura: 12 minutos

El pintor François Flameng en su taller, 1880-1900 (a)

Mi primer contacto con el trabajo del pintor francés François Flameng se produjo via Internet al ver una de sus obras, «Desfile de los Chasseurs à Cheval de la Guardia Imperial…» que tenéis relacionada a continuación con el resto de gran parte de su obra que dedicó, entre otros temas, a la época napoleónica. Múltiples pintores, dibujantes o grabadores han plasmado el tema de los desfiles militares de la época, en especial inspirados en los que Napoleón gustaba de organizar estuviera donde estuviera: como buen escaparate personal, también le servía para pasar revistas a las tropas, contrastar su estado al tiempo que servía para darle un plus de actitud y ocasionalmente distribuir las condecoraciones, esos «pedazos de hojalata» que lucían orgullosos la mayoría de sus oficiales y soldados. Lo llamativo del cuadro en particular es que no sólo los soldados son los protagonistas, poniendo en segundo término al Emperador y el resto de su séquito, sino que plasma todos los edificios cercanos al palacio que gracias al saliente humo de sus chimeneas le confieren un clima de cotidianidad que hace particularmente agradable su visionado, aparte la obvia marcialidad del acto.

Heredero de la tradición de pintores militares como Detaille y como Lalauze, este último contemporáneo suyo, basó su obras sobre el 1er Imperio en temas más costumbristas (su serie de obras sobre la corte del Emperador expuestas en el Hermitage) y cotidianos, con retratos de soldados -algunos en despreocupadas poses- y que parece alejarse conscientemente de las escenas épicas de batallas que trató puntualmente, como su cuadro de la carga en la batalla de Waterloo. No vemos que Flameng sea muy nombrado en el campo de la pintura militar napoleónica, quizás por su variada producción de retratos y escenas costumbristas de diversas épocas, aunque el estallido de la 1ª Guerra Mundial le llevara a trazar otra larga lista de títulos de temática militar pero con un significado completamente diferente.

Según Alexandre Page, «Flameng cayó rápidamente en el olvido después de su muerte, probablemente debido a su crítica a la actual «moderna» de la vanguardia, y su estatus como un «último pontífice académico.» Su prolífica y variada obra (también trabajó para la ilustración de los billetes del Banco de Francia), que al tiempo que realizaba carteles también decoraba abanicos, es muy característico del polimorfismo de la segunda mitad siglo XIX, y en particular de aquellos pintores que habían nacido durante el Segundo Imperio a imagen de Maurice Leloir o George Caín. Sin embargo, más que estos últimos, Flameng logra combinar el éxito financiero -al lograr consolidarse en el mercado del arte- y el éxito institucional, que le abre las puertas de las instituciones de mayor prestigio. Su influencia en la década de 1880 a 1920 le convierte en una figura prominente que probablemente reclame una necesaria revalorización para la comprensión del arte en este periodo.«7

Napoleon Bonaparte en su cuarto en Auxonne (1889). Acuarela. © (BNF)

EL APUNTE

François Flameng (c)

François Flameng nace el 6 de diciembre de 1856 en Paris. Hijo del famoso grabador Leopold Flameng (1831-1911), de quien recibió su primera formación, Francois fue alumno de Alexandre Cabanel, Pierre Hédouin y Jean-Paul Laurens en la Academia de Bellas Artes de París. Pintor de temas históricos, retratos, escenas de género y paisajes, dibujante y grabador, expuso por primera vez en el Salón de París en 1873 («El atril«), donde obtuvo una medalla de segunda clase y en 1879 la obtención del Premio del Salón por su obra «La llamada de los girondinos«. El 30 de noviembre de 1881 se casó con Marguerite Henriette Augusta (Turquet, de soltera) en Neuilly-sur-Seine. En 1889, recibió el Gran Premio en la Exposición Universal. Fue nombrado profesor de la Academia de Bellas Artes en 1905. El mismo año, fue nombrado miembro del Instituto en el puesto de William Bouguereau y entró en el Comité de los Artistas Franceses. En 1882, su amigo, el pintor estadounidense John Singer Sargent pintó su retrato junto al diseñador Paul Helleu. Esta pintura se encuentra ahora en una colección privada. Muy apreciado por el público, realizó retratos de personajes importantes, incluyendo uno del famoso Victor Hugo (colección de la Comedia Francesa), un retrato de Camille Desmoulins, y un retrato de la reina Alexandra (Royal Collection, Londres). Viajó a Italia con Jean-Léon Gérôme y Victor Clairin, y tutoró al pintor Paul-Émile Bécat.

Entre 1893 y 1902 Flameng expone pinturas de la historia napoleónica más tradicionales. También recibe encargos de escenas históricas por parte del Estado para decorar los edificios gubernamentales como  «La llamada de los girondinos» o «La prisión de la Conciergerie.» Participó en la decoración de la nueva sala Favart de la Opera Comica de París, donde ejecutó los grandes frescos en compañía de otros artistas como Constant, Gervex, Merson y Maignan. Esta sala sería inaugurada el 7 de diciembre de 1898. En 1900, patrocinado por el Sr. Dervillé, director de la Sociedad de Ferrocarriles, pintó un gran lienzo montado para decorar el enorme restaurante de la estación de Lyon, «Le Train Bleu«, bajo la dirección del arquitecto Marius Toudoire. Por último, expuso regularmente en el Salón, escenas de género ‘dieciochesco’ de una fina sensibilidad y ligereza. Representa meticulosamente la delicadeza y riqueza de caracteres de un sofisticado tocador, y las pelucas en polvo que se dedican a las distracciones y a la diversión en interiores refinados.

En 1914, fue uno de los primeros artistas en unirse a las misiones armadas como pintor oficial, en los campos de batalla de la 1ª Guerra Mundial. En el frente, hizo muchos bosquejos que reanudaría con posterioridad. La fuerza expresiva de su arte estaba destinada a levantar el espíritu patriótico y la determinación de luchar contra un enemigo que era capaz de cometer sus fechorías en tierra francesa. Pero Flameng no ocultó en ningún momento las crueldades de la contienda: los muertos en las trincheras, los heridos, los paisajes y edificios devastados por los bombardeos y las llamas, etc.

Flameng en uniforme (d)

Fue nombrado presidente honorario de la Sociedad de Pintores Militares y un documentalista acreditado para el Ministerio de Guerra. Su trabajo fue exhibido en el Hôtel des Invalides en París, así como reproducido en varias publicaciones. El impacto que causaron sus obras fue enorme, dado que a principios del siglo XX la gente no estaba tan acostumbrada a este tipo de escenas de horror como por desgracia en la actualidad.3

Pese al éxito no todos lo apreciaron. Ciertos críticos ridiculizaron su obra por ser demasiado realista y no incluir el drama heroico: echaban en falta la parte gloriosa que según ellos tenía la guerra, tal como las cargas de caballería con las banderas desplegadas o victoriosos asaltos a las líneas alemanas. En 1920 donó la mayor parte de su trabajo al Museo de Ejército. Nombrado Presidente Honorario de la Sociedad de Pintores Ejército de Francia, murió en 1923, con el rango de Comandante de la Legión de Honor.1

Las obras de François Flameng están distribuidas en varias colecciones particulares y en exhibición en el Hermitage de San Petersburgo, el Museo de Orsay de París y en la Colección Real de Londres. 

OBRA ESCOGIDA

Estas son algunas de las obras de Flameng ambientadas en la época napoleónica donde se alternan las escenas cotidianas inspiradas en los distintos lugares y palacios de la corte de Napoleón junto a precisas recreaciones de soldados y escenas de batallas. 

Napoleon I y el Rey de Roma en Saint-Cloud en 1811. (1896). Óleo sobre panel,
105x138cm, Hermitage St. Petersb. (e)
Recepción en Compiegne en 1810 (1894-96). Óleo sobre panel, 104x138cm, Hermitage St. Petersburgo (f)
Recepción en la Malmaison en 1802 (1893). Óleo sobre panel, 106x139cm, Hermitage St. Petersburgo (g)
La recepción de Napoleón I en Isola Bella en el quinto año de estar en el poder (h)
Napoleón I cazando en el bosque de Fontainebleau (1905). Óleo sobre panel, 104x140cm, Hermitage St. Petersb. (i)
Soldado de la Guardia Imperial. Óleo sobre lienzo. 100x73cm. (j)
Oficial de los «Chasseurs à Cheval». 41,3 x 27,3 cm (k)
 Portaestandartes (l)*
 Portaestandartes (m)*
 «Soldado en el bosque» (n)
«Chasseur à Cheval» de la Guardia Imperial (o)
Desfile de los Chasseurs à Cheval de la Guardia Imperial frente a Napoleón en el Palacio de las Tullerías (p)
Napoleón después de la batalla de Waterloo. 44.2 x 61.2 cm (q)
«La batalla de Waterloo» (1899). 52.3 x 81.2 cm

(*) Son banderas capturadas, el título en inglés era «A Standard Bearer» por lo que es incorrecto. No son portaestandartes, sino trofeos capturados.


Fuentes:

1) – http://www.galeriearyjan.com/fr/artiste-757-flameng-francois.htm#biographie
2) – http://www.arcadja.com/auctions/en/flameng_francois/artist/9920/
3) – https://mod1gg.wordpress.com/2011/05/08/francois-flameng-1856-1923-2/
4) – https://en.wikipedia.org/wiki/Fran%C3%A7ois_Flameng
5) – https://rkd.nl/en/explore/artists/28217
6) – «Croquis de Guerre. Aquarelles & Sépias» exécutées sur le Front», François Flameng, 13, Rue Saint Georges, Paris, 1914-1915
7) – http://lespetitsmaitres.com/2016/03/francois-flameng-1856-1923-un-maitre-de-leclectisme/

Imágenes:

a) – http://www.christies.com/lotfinder/photographs/edmond-benard-le-peintre-francois-flameng-dan-6016175-details.aspx?from=searchresults&intObjectID=6016175&sid=fdbfd060-397a-4f39-a17a-c34b9cf98aa2 / Edmond Bénard (1838-1907)
b) – http://lespetitsmaitres.com/2016/03/francois-flameng-1856-1923-un-maitre-de-leclectisme/
c) – https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3173573 – De Desconocido – Joseph Uzanne, Figures contemporaines tirées de l’Album Mariani, Librairie Henri Floury, Paris, vol VI, 1901, Bibliothèque nationale de France, Dominio público,
d) – «Croquis de Guerre. Aquarelles & Sépias» exécutées sur le Front», François Flameng, 13, Rue Saint Georges, Paris, 1914-1915
e) – http://www.oceansbridge.com/paintings/museums/new-hermitage/Flameng_Francois-ZZZ-Napoleon_I_and_the_King_of_Rome_at_Saint-Cloud_in_1811.jpg
f) – https://www.artclon.com/OtherFile/Flameng_Francois-ZZZ-Reception_at_Compiegne_in_1810.jpg
g) – http://lespetitsmaitres.com/2016/03/francois-flameng-1856-1923-un-maitre-de-leclectisme/
h) – http://www.the-athenaeum.org/art/full.php?ID=116641
i) – http://www.arthermitage.org/Francois-Flameng/Napoleon-I-Hunting-in-the-Forest-of-Fontainebleau.big.html
j) – http://www.galeriearyjan.com/fr/artiste-757-flameng-francois.htm
k) – https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=29183771
l) – http://suart.syr.edu/suart-exhibitions/the-elegant-salon-european-academic-paintings-in-the-syracuse-university-art-collection/#.WL3WkX94-k8m) – http://www.wikigallery.org/wiki/painting_219403/Francois-Flameng/A-Standard-Bearer
n) – http://www.the-athenaeum.org/art/full.php?ID=116650
o) – http://www.oilpaintingsgallery.com/paintings/Soldier-82.asp
p) – http://maherartgallery.blogspot.com.es/2014/05/francois-flameng-french-1856-1923.html
q) – http://www.the-athenaeum.org/art/full.php?ID=116669

r) – https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/0d/c9/74/0dc974cac1acf6212e87a93a153ad0a5.jpg

Pintura. El arte de… José Cusachs y Cusachs.

Tal como os comentamos en su momento, con esta entrada iniciamos una serie dedicada principalmente a pintores -presentes y pasados- que hayan reflejado en sus obras de una u otra manera el período napoleónico, sus personajes y sus momentos estelares. Esta primera entrada la dedicamos a un pintor español y catalán, José Cusachs y Cusachs, que ya gozó en vida de un merecido prestigio y al que Clarín le dedicó las siguientes líneas: «No es un pintor genial, ya que éstos no brotan cada día. Pero es un excelente pintor, y éstos no salen tampoco cada día» (2).   

«¡Viva Francia!» (1894), óleo sobre lienzo, 136×251 cm, ambientado en la guerra franco-prusiana de 1870.

EL APUNTE

José Cusachs y Cusachs

José Cusachs y Cusachs nació en Montpellier en 1851. Pasó su infancia entre Barcelona y Mataró, hasta que ingresó en el Colegio de Artillería de Segovia, en 1865. En el año 1871 fue destinado a Barcelona con el empleo de teniente. Tomaría parte en la 3ª guerra carlista, luchando en los principales frentes y siendo condecorado. Acabada la guerra decide solicitar una excedencia para viajar a París y perfeccionar su técnica.

Después de su paso por varias unidades de artillería en Barcelona, Valencia y Menorca, se le concede a petición propia el retiro del ejército. Regresa a París donde tiene por maestros a Detaille y a Neuville. De vuelta a Barcelona comienza a exponer en la Sala Parés y en años sucesivos fue cosechando éxitos en los certámenes donde participó y obteniendo el reconocimiento tanto a nivel local, nacional e internacional.

A principios del siglo XX viaja a América y realiza algunos encargos para el presidente de Méjico, Porfirio Díaz. Tras su vuelta a España los encargos se multiplican y retrata al entonces rey de España, Alfonso XIII. En 1907 viaja a Nueva York para asistir a una exposición dedicada a su obra en un momento cúspide de su carrera. Sin embargo, una grave afección cardíaca trunca su carrera y fallece en Barcelona en 19081.  

Durante una retrospectiva que se realizó en el Palacio de la Capitanía General en Barcelona, creo que en el año 2011, bajo el título «Ferrer-Dalmau y el legado de Cusachs. Dos pintores catalanes para un ejército«, se exhibieron una serie de obras tanto de Cusachs como de Ferrer-Dalmau. No soy ningún entendido en pintura ni tan solo aficionado, aunque me gusta contemplarlas sobretodo cuando la temática es realista (como es el caso) con el añadido de reflejar episodios de la vida militar. En el caso de Cusachs, sus típicos fondos desdibujados, melancólicos según los críticos, dan una pretendida claridad y preponderancia a las figuras centrales, militares o civiles; en el caso de los temas dedicados a soldados de caballería (mis preferidos, dicho sea de paso), tanto sus series sobre maniobras de las distintas armas como los jinetes tratados singularmente y la perfección con la que plasma a estos y sobretodo sus monturas, le confieren un sello único y rozando la altura de los «monstruos sagrados» como Detaille o Meissonier.  

OBRA ESCOGIDA

«Húsar francés» (1905), óleo sobre lienzo, 49×40 cm
«La desbandada» (1906), óleo sobre lienzo, 70,5×120 cm.
«Húsar francés batidor» (1904), óleo sobre lienzo, 56×47 cm
«Dragón a caballo» (1901), óleo sobre lienzo, 55×46 cm
«Húsares franceses» (1904), óleo sobre lienzo, 50×75 cm
«Húsar francés», óleo sobre lienzo, 59×99 cm
«Húsares franceses en el bosque» (1905), óleo sobre lienzo, 50×100 cm.
«Dragón francés», óleo sobre lienzo, 46x38cm
«Dragón francés», acuarela sobre papel, 43×29 cm

– Ilustraciones: © Ed. M.C. Ballester


Fuentes:

1) – «Ferrer-Dalmau y el legado de Cusachs. Dos pintores catalanes para un ejército» – Ed. Galland Books, 2011

2) -«Josep Cusachs i Cusachs» – Maestros del Arte de los siglos XIX y XX – Diccionario «Ràfols» – Ed. M.C.Ballester, Barcelona, 1988